África se ha convertido en un patio de recreo yihadista, solo cuestión de tiempo para que se extienda

Estado Islámico y Al-Qaeda están ganando fuerza en el continente, generando alarmas entre las agencias de inteligencia occidentales y africanas.