¿Por qué la Antigua Roma tiene una advertencia seria para nosotros?

Pero el día del Señor llegará tan inesperadamente como un ladrón. Entonces los cielos desaparecerán con un terrible estruendo, y los mismos elementos se consumirán en el fuego, y la tierra con todo lo que hay en ella quedará sometida a juicio. 2 Pedro 3:10 NTV

La guerra espiritual y las profecías del fin chocan

La noche casi termina; el día casi está aquí. Por tanto, dejemos a un lado las obras de las tinieblas y vistámonos con las armas de la luz. Romanos 13: 11-12