QUÉ ACONTECIÓ CON LOS HIJOS DE DIOS?

Los hijos de Dios (b’nei Elohim) de que habla Genesis capitulo 6:2 eran LOS HIJOS ESPIRITUALES de Adán y Eva ANTES de que pecaran y se hicieran mortales. Eran humanos inmortales, incorruptibles, concebidos y procreados espiritualmente.

Dios había instruido bien temprano a Adán y Eva su mujer, apenas fueron creados: “Fructifiquen y MULTIPLÍQUENSE, LLENEN LA TIERRA, y SOJÚZGUENLA” (Génesis 1:28). Eso es PRECISAMENTE lo que de una vez hicieron.

Durante años, especuladores han afirmado que los Nefilím podrían ser:

  • A. Ángeles,
  • B. Ángeles caídos o
  • C. Demonios.

Ni A, ni B ni C. Los Nefilím eran realmente hijos ESPIRITUALES de Adan y Eva.  Ellos NO PROCREARON HIJOS NATURALES SINO HASTA DESPUES QUE PECARON (Genesis 4:1).

Por nuestros cálculos que hemos hecho basados en la Biblia, Adán y Eva produjeron descendencia ESPIRITUAL, antes de su caída, por un período de 40 a 55 años. Sus hijos ESPIRITUALES se habían extendido por todo el mundo primitivo antediluviano de aquel entonces y gobernaban en diferentes partes del mismo.

Creemos que su padre Adán DELIBERADAMENTE los había mantenido ignorantes, hasta cierto punto, tanto a ellos como a su madre Eva, porque no quería compartir el dominio del planeta con ellos.  Adán quería DOMINIO TOTAL Y EXCLUSIVO sobre la tierra.

Casi podemos oír al diablo decir: “Dios te hizo COMPARTIR DOMINIO con ellos. Yo te daré, A TI SOLO, dominio TOTAL”.

Esa es la misma oferta que le hizo a Jesús y que nuestro bendito Salvador, afortunadamente, RECHAZÓ. (Mateo 4:8-10)

Adán y Eva tenían control sobre todo el planeta, y tenían su sede en el Jardín del Edén. Cuando cayeron en pecado, perdieron dominio sobre la tierra, y fueron expulsados del Edén.

Sin embargo, la DESCENDENCIA ESPIRITUAL de Adán y Eva, aún después de la caída y expulsión del Edén de estos, continuaron siendo SIN PECADO (no perfectos, pero SIN PECADO) puesto que no habían comido del fruto prohibido.

Al Adán y Eva perder dominio sobre la tierra, y como sus hijos espirituales se habían extendido a otras partes del planeta, estos últimos quedaron DESPLAZADOS.

Estaban en el ámbito superior del espíritu (de la luz), MIENTRAS QUE LA TIERRA HABÍA caído al ámbito natural e inferior del SONIDO. Dios nunca quitó el dominio a ADÁN Y EVA.

Ellos le CEDIERON su dominio a Satanás.                 

Como resultado, Satanás había ADQUIRIDO ACCESO AL ÁMBITO SUPERIOR DEL ESPÍRITU Y ANDABA CON LOS HIJOS DE DIOS. Por eso, Satanás comparecía ante Dios, cuando los hijos de Dios se presentaban ante Él. (Job 1:6-7, 2: 1-2)

Los hijos de Dios, AUN SIN PECADO, estaban en el reino superior y todavía tenían influencia sobre porciones de la tierra. Es por eso que reportaban REGULARMENTE y DIRECTAMENTE AL SEÑOR DIOS.

No obstante, EL DOMINIO TOTAL del planeta ya había sido dado a Satanás por Adán (Lucas 4: 5-8). A Satanás le tomó 1.656 años (33 generaciones) HACER CAER a los hijos de Dios y ganar DOMINIO ABSOLUTO sobre la tierra (Génesis capítulo 5, 7: 6).

Luego, los hijos de Dios (NO ERAN ÁNGELES) se convirtieron en SERES CAÍDOS (Nephilim) al abandonar sus cuerpos glorificados y participar en relaciones sexuales (para ellos NO NATURALES) con mujeres MORTALES Y PECADORAS. (Génesis 6:1-4, Judas 1:6)

Cuando Dios destruyó la tierra con un diluvio, salvando solamente a Noé y a los otros 7 miembros de su familia, y a todos los animales en el arca, Satanás ya había adquirido DOMINIO TOTAL sobre el planeta.

A partir de ese momento NO OÍMOS MÁS (después de Job 1:6-7) que los hijos de Dios siguieran compareciendo ante Dios.

Ellos eran HIJOS DE DIOS porque su NACIMIENTO FUE DEL ESPÍRITU: de la interacción espiritual entre Adán y Eva cuando AMBOS eran sin pecado, vestidos de gloria y creados a Imagen de Dios. (Génesis 1:27; Salmo 8:3-5; Juan 4:24)

Por eso NOSOTROS, QUE SOMOS DESCENDIENTES NATURALES DE ADÁN Y EVA, DEBEMOS NACER DE NUEVO POR EL ESPÍRITU, mediante la fe en el Último Adán (Jesús), para entrar en el Reino de Dios. (Juan 3:5-6)

Entonces NOSOTROS, a partir de esa transformación en nuestro espíritu, nos convertimos en HIJOS DE DIOS. (Juan 1:12; 1 Juan 3:2).

Los gigantes que menciona la Biblia después del diluvio no eran los nefilim. Todos los nefilim perecieron en el segundo diluvio (el diluvio de Noé). Estos que se mencionan posteriormente pertenecían a razas de hombres muy grandes y fuertes debido a variaciones genéticas, como las que vemos hoy por hoy en las razas arias (India y Paquistán), y que aparecen en revistas o reportajes noticiosos.

Por ejemplo, Deuteronomio 2 y 3 mencionan a los emitas, los anaquitas y los refaítas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.