POR EL CUERPO DE MOISES

En Judas 1:9 tenemos el siguiente relato:

Ni siquiera el arcángel Miguel, cuando argumentaba con el diablo disputándole el cuerpo de Moisés, se atrevió a pronunciar contra él un juicio de maldición, sino que dijo: «¡Que el Señor te reprenda!» 



jUDAS 1:9

Mucho se ha hablado de este pasaje críptico.  ¿Qué quería satanás con el cuerpo de Moisés?  ¿Por qué disputaba con Miguel al respecto?

Algunos, como Orígenes, afirman que Judas estaba citando un texto extra-bíblico existente llamado La Asunción de Moisés.  Eso es posible, pero que nunca lo sabremos a ciencia cierta, ya que sólo una parte del manuscrito ha sobrevivido.  Otros han sugerido que satanás quería el cuerpo físico de Moisés para tomar posesión de él.

Posesión viene POR INVITACIÓN:  Alguien HA ABIERTO LA PUERTA de par a satanás y los demonios, DE SU VOLUNTAD PROPIA.  Ese no fue el caso con Moisés, que era/es profeta de Dios.

Otros dicen que satanás quería revelar el lugar donde Dios había enterrado el cuerpo de Moisés para que Israelitas adoraran a Moisés y cayeran en idolatría (Deuteronomio 34:5-6).  Pero eso es tontería. Moisés les había dado la ley que EXPRESAMENTE PROHÍBE tal adoración bajo pena de muerte física y espiritual (Éxodo 20:3).

Y, además, aunque NI los judíos NI NADIE SABE el lugar preciso donde fue enterrado Moisés, ALGUNOS DE  ELLOS adoran a Moisés de todos modos – aunque no lo admitan.

Según Daniel 12:1 Miguel es “el gran príncipe que está por los hijos de tu pueblo”. En contexto, “tu pueblo” (estaba hablando con Daniel) son los israelitas y judíos.

1 Corintios 10:2 dice con respecto a los israelitas:  “TODOS fueron bautizados en Moisés en la nube y en el mar.”  De modo que los israelitas naturales se convirtieron en “el cuerpo de Moisés”.

De la misma manera que los cristianos somos bautizados por un mismo Espíritu en Cristo y por lo tanto somos el “Cuerpo de Cristo” (1 Corintios 12:12-13).

De modo que Miguel y satanás disputaban sobre Israel (el cuerpo de Moisés), que satanás – sin duda—quería acusar y DESTRUIR (Juan 10:10).

De hacerlo, sería imposible que el Mesías apareciera, ya que Dios había prometido que sería  descendiente de Abraham, de Isaac y de Jacob, cuyo nombre Dios más tarde cambió a “Israel” (Génesis 35:10-12; Números 24:17-19; Mateo 1:2). Si satanás lo hubiera logrado, NO HABRÍA NINGUNA REDENCIÓN  ni para los israelitas, ni para nadie.

El arcángel Miguel se describe en la Biblia, en los libros de Daniel, Judas y Apocalipsis, como un ángel guerrero que participa en un combate espiritual. La palabra arcángel significa "ángel del rango más alto". La mayoría de los ángeles en la Biblia son retratados como mensajeros, pero a Miguel se lo describe en los tres libros como contendientes, luchando o enfrentándose contra espíritus malignos y principados (Daniel capitulo 10 versículo 13; versículo 21; Judas capitulo 1 versículo 9; Apocalipsis capitulo 12 versículo 7).

Tenemos un incidente similar en Zacarías 3:1-2, donde satanás está de pie delante del ángel de Jehová (Miguel) para acusar a Josué, el sumo sacerdote.  Allí, Miguel también dice a satanás “El Señor, que ha escogido a Jerusalén, te reprenda!”

Ambos incidentes tuvieron lugar antes de Jesús apareciera, fuera al Calvario, derrotara a satanás, resucitara de los muertos y ascendiera al cielo.

Algunos utilizan estos pasajes que decir que todo lo que podemos hacer con respecto a satanás es “reprenderlo” en el Nombre de Jesús.

Podemos definitivamente hacer eso, pero hemos de vivir, actuar y hablar en la autoridad de Jesús (Mateo 28:18-19; 1 Pedro 4:11).

Y Judas se refería específicamente A LOS IMPÍOS que hablan irrespetuosamente de las autoridades, NO A CRISTIANOS (Judas 1:4; 5-14).

Aunque nosotros NO HACEMOS “GUERRA ESPIRITUAL” (Noticia de última hora a los pentecostales: Jesús GANÓ YA la guerra y VENCIÓ A satanás – DECISIVAMENTE – DE UNA VEZ POR TODAS), el Nuevo Testamento ordena ESTAR EN CONTRA DE satanás (Efesios 6:10-13), RESISTIR A satanás (Santiago 4:7; 1 Pedro 5:8-9), y hablarle (ordenarle) cuando sea necesario EN LA AUTORIDAD DE JESÚS (Lucas 10:19; Hechos 1:8;16:16-18).

La Palabra nos asegura que cuando la Iglesia SUBE Satanás y sus ángeles SON ECHADOS DEL CIELO (Apocalipsis 12:5).  En ese momento, Miguel NO SERÁ TAN “AMABLE” Y HARÁ MUCHO MÁS QUE DECIR “el Señor te reprenda”:

Él LITERALMENTE Y  POR LA FUERZA pateará el trasero de satanás y de sus ángeles y los arrojará definitivamente del cielo a la tierra (Apocalipsis 12:7-9).

Puesto que Dios es Dios, y Su Palabra SIEMPRE SE CUMPLE, hay un tiempo SEÑALADO para  que Él pronuncie juicio contra satanás y un tiempo para decir simplemente “el Señor te reprenda”.

Hay un tiempo específico designado por Dios PARA JUZGAR A SATANÁS, primero expulsándolo  a él y a sus ángeles del cielo, echándolos a la tierra, y desterrándolos del reino celestial para siempre (Apocalipsis 12:7-9)

En segundo lugar, mediante SU ENCARCELAMIENTO EN EL ABISMO POR 1000 AÑOS durante el Milenio (Apocalipsis 20:1-3).  Y, por último, sentenciándolo AL LAGO DE FUEGO PARA TODA LA ETERNIDAD (Apocalipsis 20:10).

Hasta que eso ocurra, debe ser muy reconfortante para judíos y cristianos saber que DIOS LO HA REPRENDIDO  tanto en lo que respecta al cuerpo de Moisés (Israel natural) como en lo que respecta al Cuerpo de Cristo (Israel espiritual), también conocido como LA IGLESIA.

En otras palabras, Dios está en alianza con nosotros, y nos tiene cubiertos.

¡Gloria a Jesús por toda la eternidad! Amén y amén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.