Hemos demostrado – Gloria a Su Nombre – con sólidos argumentos tanto históricos como de la realidad hoy existente, que la guerra de Gog y Magog de Ezequiel 38 y 39 y Apocalipsis 20: 7-9 es una y la misma. Ezequiel 38 y 39 es la profecía en sí, y Apocalipsis 20: 7-9 es su cumplimiento.


ABC para conocer las profecías más importantes de la Biblia. Descorremos el velo en Profecía Bíblica y damos un vistazo a los sucesos mundiales que marcarán su cumplimiento.

El contexto de Ezequiel 38:1-6 es muy específico acerca de qué naciones serán arrastradas por Satanás en la Guerra de Gog y Magog y tratarán de derrocar el Reino de Jesús cuando su reinado humano físico/terrenal de mil años esté llegando a su final:

Rusia, Irán, el sureste de Iraq, Libia, Alemania, algunas naciones no especificadas de Europa del Este y Turquía.

Dado que esta guerra realmente sucede es AL FINAL DEL MILENIO (Y NO ANTES – DURANTE – NI AL FINAL DE LA TRIBULACION), Rusia NO ESTARA OCUPANDO TANTO TERRITORIO como lo ocupa en la actualidad.

Todas las principales superpotencias (Rusia, China y los Estados Unidos) serán drásticamente afectadas, y en parte destruidas, al comienzo de la tribulación (Apocalipsis 8:7-10).

Ezequiel 38:2 deja claro que LA PARTE OCCIDENTAL de Rusia (Magog, Mesec y Tubal) será la principal aliada de Gog en su invasión.

Podemos asumir, por lo tanto, que gran parte, si no toda, LA PARTE ORIENTAL de esa nación será destruida al comienzo de la tribulación.

Iraq también es nombrado como invasor. Sin embargo, debemos entender esto como el SURESTE de Iraq (actualmente musulmán chiíta).

El NOROESTE de Iraq se llama Asiria en la Biblia, y JESÚS LO REINSTALARÁ COMO UNA NACIÓN SEPARADA.

¿Qué países, entonces, NO participan en la invasión y PERMANECEN FIELES A JESÚS?

¡TODOS LOS DEMÁS!

NO TODAS LAS NACIONES QUE EXISTEN HOY seguirán existiendo durante el Milenio. Algunas DESAPARECERÁN durante los juicios de la tribulación o durante el Juicio de las Naciones, (del cual hablamos en el mensaje anterior) inmediatamente después de la Segunda Venida de Jesús. (Joel 3:1-3; Mateo 25:31-46; Apocalipsis 8:7-10; 9:18; 19:13-15)

«Sobre los montes de Israel caerás, tú y todas tus tropas y los pueblos que están contigo. Te daré por comida a toda clase de ave de rapiña y a las bestias del campo». Ezequiel 39:4

Líbano, Siria y Jordania SERAN BORRADAS DEL MAPA INMEDIATAMENTE después de la Segunda Venida (cuando decimos «borradas del mapa» NO estamos diciendo que su población será aniquilada SINO que la organización político-territorial de esas naciones, desde el punto de vista político-geográfico y limítrofe será disuelta por Jesús).  Sus territorios les serán dados a Israel (Isaías 18:1; Jeremías 48:18; Joel 3:4-8; Amós 1:13-15; Abdías 1:2,15-18).

Puede haber muchas otras que también desaparezcan, por las razones antes mencionadas.

Las naciones que ESPECÍFICAMENTE se nombran permaneciendo fieles a Jesús durante el Milenio, hasta su conclusión, son:

1) Egipto y Asiria (noroeste de Irak) que formarán una alianza muy estrecha con Israel (Isaías 19:21-25).

2) Lo que haya quedado de Estados Unidos y Arabia Saudita (Ezequiel 38:13) cuando termine la tribulación.

3) Y lo que quede de China (Isaías 49:12).

Anuncio publicitario

TU SITIO DE SALUD ONLINE DESDE DONDE QUIERA QUE ESTES

Podemos inferir por el hecho de que ninguna otra nación (además de las arriba mencionadas) se nombra como invasora, que lo que quede (o sobreviva) del continente americano (América del Sur, América Central y América del Norte), del continente asiático y del africano Y la mayor parte de Europa, permanecerán fieles al Señor.

LA MAYORÍA DE LAS NACIONES actualmente MUSULMANAS (excepto las nombradas entre los invasores, por lo menos, las que aún existan en el Milenio) PERMANECERÁN FIELES a Jesús.

¡Cuán amoroso y misericordioso es nuestro maravilloso Dios, Señor y Salvador! ¡Gloria a su nombre!

Ahora, lo que sí encontramos MÁS FASCINANTE, sin embargo, es el destino de los llamados “Palestinos”.

Hay una pequeña minoría (menos del 2%) de árabes palestinos que profesan ser cristianos.

Asumimos que, por la Gracia de Dios, ellos, tarde o temprano, antes del juicio de las naciones, habrán de nacer de nuevo.

Pero la mayoría de los palestinos que SOBREVIVEN LA TRIBULACIÓN, EXCEPTO LOS QUE HABRÁN DE RESPETAR LAS PALABRAS DE JESÚS Y SERÁN MISERICORDIOSOS, CARITATIVOS Y «BUENOS SAMARITANOS» CON LOS ISRAELITAS durante la terrible persecución del Anticristo, serán contados entre las «cabras» en el Juicio de las Naciones, y ENVIADOS AL LAGO DEL FUEGO. (Joel 3:4-7)

Sin embargo, LOS HIJOS DE ELLOS (pequeños) serán dados por los judíos a Arabia Saudita, donde se integrarán perfectamente con el resto de la población árabe y servirán a Jesús durante el Milenio (Joel 3:8).

NO HABRÁ MÁS «palestinos» en la Tierra Santa.

La izquierda internacional globalista y sus gobiernos se podrá engañar a sí misma (Rusia, Cuba, Venezuela, Bolivia, Francia, Nicaragua, Perú, Argentina, incluso se podrá engañar la prensa liberal progresista/globalista que preconiza tales mentiras, se podrá engañar a sí misma la ONU y los demás organismos internacionales, la Liga Árabe, etc, etc, pero Jesús, QUIEN ES LA VERDAD, nunca se ha “tragado” el mito «palestino»:

Él SABE que EN REALIDAD SON ÁRABES y LOS ENVIARÁ ADONDE PERTENECEN: A ARABIA SAUDITA, que es donde se radicaron los hijos de Ismael (Ismaelitas).

Queremos mantenerte actualizado con nuestro boletín GRATUITO! Regístrate hoy y recibe informes, mensajes y actualizaciones directamente a tu bandeja de entrada.

Hemos demostrado ya con sólidos argumentos circunstanciales de la realidad actual que la guerra de Gog y Magog de Ezequiel 38 y 39 y Apocalipsis 20: 7-9 es una y la misma. Ezequiel 38 y 39 es la profecía en sí, y Apocalipsis 20: 7-9 es su cumplimiento.

Lo decimos, porque el internet está lleno de opiniones personales y subjetivas, no de lo que Dios realmente dice. Esta guerra tiene su escenario y cumplimiento SOLO al final de los mil años del reino de Cristo en la tierra; todo aquel que piense o enseñe otra cosa está confundido simplemente está confundido y/o miente.

¡Amados, La Palabra de Dios es PRECISA!