Los gurús de profecía bíblica nos dicen ad nauseam que Israel es el reloj profético de Dios. 


Están equivocados. ¡Su reloj profético es Jerusalén!  No es lo mismo.

La escatología está inextricablemente ligada a lo que está sucediendo en Jerusalén y en Ella (Jeremías 3:17; Daniel 9: 24-27; Joel Capítulo 2; Zacharias capítulos 12, 13 y 14; Lucas 21:24).

En la profecía de las 70 semanas dada a Daniel, Dios predice que Jerusalén será reconstruida, destruida de nuevo y luego reconstruida de nuevo. La Escritura siempre debe tomarse en contexto. La Jerusalén moderna no existía cuando se dio esta profecía. Por lo tanto, no tiene lugar en la ecuación.

La Jerusalén que existía en el momento en que se dio la profecía, en el siglo VI a. C., es en su mayor parte lo que ahora llamamos el “barrio judío”, también llamado “Sion” en las Escrituras. Dios dice que ama esta parte específica de Israel, más que cualquier otro lugar (Salmos 87:2-6). Más o menos la forma de una plaza, consistía en la parte inferior del Monte Moriah, donde se habían erigido los templos, así como la colina de Sión, directamente al oeste desde allí. El resto de lo que hoy llamamos Jerusalén, incluso el resto de la Ciudad Vieja, fue construido mucho más tarde.

Como se predijo en Daniel 9:27 y Mateo 24:2, Jerusalén fue completamente destruida (en el año 70 d. C.). Todo ha sido arrasado. No quedaba ni una sola piedra sobre la otra, como Jesús había predicho (Lucas 19:41-44). 60 años más tarde, en 130 d.C, el emperador romano Adriano tenía “simpatía” por los judíos (algunos delos cuales habían regresado, viviendo en condiciones deplorables) y decidió reconstruir la ciudad.

Sin embargo, Adriano, que no sabía nada sobre la Biblia o el judaísmo, decidió construir una ciudad pagana allí e incluso cambió el nombre de Jerusalén a “Aelia Capitolina”. Jesús había anunciado que la ciudad sería pisoteada por los paganos (Lucas 21:24).  Añadiendo un insulto a la herida que infligió a los judíos, propuso construir un templo a Júpiter en el sitio del primer y segundo templo. Para copar todo, prohibió formalmente la circuncisión, ya que la consideraba una “mutilación”. El resultado fue la segunda revuelta judía, encabezada por Bar Kochba, un autoproclamado “mesías” que fue la causa de una separación permanente entre los judíos que creían en el verdadero Mesías, Jesús de Nazaret, y los judíos que creían en este falso mesías.

Esta separación permanece hasta el día de hoy. Cuando esta revuelta terminó, a los judíos ya no se les permitió vivir en Jerusalén ni siquiera visitarla, excepto en Tisha B’av, que marca el aniversario de la destrucción del primer y segundo templo. La mayor parte de lo que hoy conocemos como la “ciudad vieja”, con la notable excepción del “barrio judío”, fue construido por Adriano. Algunas estructuras, principalmente iglesias, capillas o mezquitas, fueron añadidas más tarde por el emperador Constantino, los cruzados y el Imperio Otomano.

Explicación detallada de la antigua Jerusalem directo sobre la maqueta a estala 50-1 situada en Jerusalem, Israel.

También hay algunos edificios que fueron construidos por las naciones europeas en los siglos XVIII, XIX y XX. Las murallas actuales fueron erigidas por Suleiman el Magnífico en el siglo XVI. Se extienden mucho más al norte que en la Jerusalén que Daniel había conocido y omiten parte de ella.

Nada de lo que se mencionó anteriormente fue parte de Jerusalén desde el siglo VI a. C. Por lo tanto, nada de esto puede tenerse en cuenta en términos de “devolver y reconstruir Jerusalén” en el contexto bíblico de la profecía de 70 semanas. Adriano construyó una ciudad pagana, y cambió su nombre, que es una abominación a los ojos de Dios. Los otros no construyeron la ciudad como tal, sólo agregaron estructuras aquí y allá.

https://www.facebook.com/PROFECIAS.ISRAEL.ANTICRISTO

La judería, que es jerusalén bíblica y profética, fue destruida en 1948 durante el conflicto entre árabes e Israel. Permaneció así hasta que los judíos reclamaron el este de Jerusalén, 19 años más tarde, durante la Guerra de los Seis Días.

Su reconstrucción comenzó en junio de 1969, después de la evacuación de todos los árabes. Hoy en día, 2.300 familias viven allí.

Todo esto fue profetizado en la Biblia. Es imperativo que los cristianos conozcan la historia de Jerusalén. Sin esto, es imposible entender lo que se refiere al “tiempo del fin”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .