Apostasía, su significado en el griego bíblico

2 Tesalonicenses 2:1-11 es uno de los pasajes más controversiales del Nuevo Testamento. Con frecuencia es usado por proponentes del arrebatamiento post-tribulación deseosos de encontrar alguna “base bíblica” para su doctrina antibíblica.

No obstante, también hay personas que realmente malentienden lo que dice.

Ese malentendido se debe en gran medida a la pobrísima traducción de ese pasaje a nuestros idiomas modernos, como el español:

El problema # 1 se encuentra en el versículo 3:

“Que nadie os engañe en ninguna manera, porque no vendrá SIN QUE PRIMERO VENGA LA APOSTASÍA y SEA REVELADO EL HOMBRE DE PECADO, el hijo de perdición” (La Biblia de las Américas).

Biblia de Las Américas

“Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá SIN QUE ANTES VENGA LA APOSTASÍA, y SEA REVELADO EL HOMBRE DE PECADO, el hijo de perdición”

Reina Valera Gómez

“No os engañe nadie en ninguna manera; porque no vendrá SIN QUE VENGA ANTES LA APOSTASÍA, y SE MANIFIESTE EL HOMBRE DE PECADO, el hijo de perdición”

Reina Valera 1909

Así es como tres de las traducciones más populares rinden este versículo. Las tres dicen que el Día del Señor no sucederá hasta que haya una “apostasía”.

Desafortunadamente estas traducciones erróneas se prestan para que los post-tribulacionistas conjeturen que tiene que haber una gran apostasía o defección de la fe cristiana en todo el mundo, ANTES QUE seamos arrebatados para Cristo.

Afirman que esa “apostasía” tiene su climax durante el reino del Anticristo, cuando las personas son forzadas a negar a Cristo, adorar al Anticristo y tomar su marca. De ahí, conjeturan que el arrebatamiento ocurre DESPUÉS DE la tribulación y del reino del Anticristo.

Por supuesto, una pregunta obligada que inmediatamente viene (o debe venir) a la mente es:

Si la gran mayoría de cristianos abandonan a Cristo, ¿a quiénes entonces arrebataría?

¿A 100, a mil, a un millón? ¿Cuándo hay poco más de 7 mil millones de habitantes en todo el planeta?

Otras preguntas pertinentes son: Si la gran mayoría de cristianos ha abandonado la fe significaría entonces que han “perdido” la Salvación.

Si es así entonces ¿Cómo puede entonces Jesús garantizarles vida eterna a todos los que creen (confían) en El? (Juan 3:16; 5:24; 6:40).

¿Cómo puede Hebreos 9:12 decir que Cristo obtuvo redención eterna? ¿Cuándo, según estos señores, la mayoría de cristianos abandonarán la redención que Cristo adquirió a precio de Su santísima y purísima Sangre?

Si la salvación se puede “perder” entonces no es eterna.

Y ¿cómo podría Cristo decirle al Padre “de los que me diste “ninguno” se ha perdido excepto el hijo de perdición”? (Judas) (Juan 17:12)

¿Cómo pudo también decir “Y yo les doy vida eterna y no perecerán para siempre, NI NADIE LAS ARREBATARÁ DE MI MANO”? (Juan 10:28). ¿Será entonces que Cristo mintió y los post-tribulacionistas son los que dicen la verdad? (Dios nos libre).

¿Será entonces que el Anticristo tiene más poder para perder las almas que tiene Cristo para salvarlas?

Y si el arrebatamiento sucede al final de la tribulación, y casi todos los cristianos se han apartado de la fe, ¿cómo entonces aparece la iglesia súbitamente en el cielo como una inmensa multitud que “nadie puede contar”? (Apocalipsis 7:9).

La pregunta clave es: ¿Qué significa realmente la palabra “apostasía” en el idioma original en que fue escrita?

En griego koiné, la lengua en que fue escrito el Nuevo Testamento original, la palabra “apostasía” no significa “abandonar o partir de la fe”. Lo repetimos: En el idioma original en que fue escrito el Nuevo Testamento las palabras griegas ho apostasía no significan “partir de la fe” ni “apartarse de la fe”.

Las palabras griegas “ho apostasía” no significan “apostasía” en el sentido lato que ha adquirido la palabra “apostasía” en lenguas modernas como el español, el inglés, etc.

A modo de ejemplo, el significado original de la palabra “gay” en el idioma inglés, hace dos siglos, no era “homosexual”, si no “alegre”. Sin embargo, en la actualidad, la palabra “gay” significa “homosexual”, no solo en inglés, si no en muchos otros idiomas,incluyendo nuestro español.

Es decir, su verdadero sentido original ha sido cambiado.

Volviendo a la pregunta: ¿Qué significan realmente las palabras griegas ho apostasía, y que significaban en el primer siglo, cuando esta epístola fue escrita por Pablo?

Significaba “LA PARTIDA”.

La correcta traducción, por lo tanto, del verso 3 al español es la siguiente:

“Que nadie los engañe en ninguna manera, porque (en contexto, el Día del Señor), no vendrá SIN QUE PRIMERO OCURRA LA PARTIDA, y el hombre de pecado sea revelado”

Vemos y comprobamos claramente esta verdad en Hechos 21:21, donde se usa la misma palabra griega apostasian para decir que Pablo enseñaba los Judíos a partir de (o apartarse de) Moisés y de la Ley.

La razón que la palabra “apostasía” pasó a significar “partir de la fe” en idiomas modernos (en lugar de su verdadero significado que es sólo “partir” O “partida”) es que en 1 Timoteo 4:1 Pablo usa un derivado de la misma, apostēsontai, para expresar que “en los postreros tiempos algunos se apartarán (partirán) de la fe”:

apostēsontai tines tes pisteos

En ese instante Pablo especifica que algunos (no “la mayoría”) se apartarán de la fe (pisteos) en el “último tiempo”:

Si no hubiera especificado que la “partida” era “de la fe” (tes pisteos), significaría simplemente “algunos partirán”. La palabra “apostasia” en el griego original significa simplemente “la partida”. Punto.

¿Cómo llegó a significar exclusivamente “partir de la fe” en idiomas modernos, como el español?

Acaso ¿necesitamos recordar a los lectores que cierta institución religiosa controló la Biblia por más de mil años?

¿Que por muchos siglos a laicos la lectura de la misma? ¿Que controlaba todas las traducciones y se auto-otorgaba “el derecho exclusivo” a interpretar su significado?

Acaso ¿necesitamos recordarles que cualquiera que se atreviera a contemplar otro significado que el que dictaba la jerarquía religiosa de Roma era arbitrariamente declarado “hereje” y podía ser excomulgado, torturado, encarcelado o quemado en la hoguera como, de hecho, les sucedió a Juan Hus y a William Tyndale?

Por consecuencia, cuando dicha jerarquía arbitrariamente decidió (como de hecho así fue) que la palabra “apostasía” de ahora en adelante significaría sola y exclusivamente “partir de la fe”, ¿quién habría argumentado? ¿Quién habría protestado?

Dicho sea de paso, fue esa misma jerarquía religiosa la que decidió que el arrebatamiento sucede “al final de” la tribulación, y que el arrebatamiento de la iglesia y la Segunda Venida de Cristo es “un mismo evento”. Aloh?

Pero eso no fue lo que dijo Pablo en 2 Tesalonicenses 2:3. Lo que Pablo dijo originalmente fue lo siguiente:

DOS COSAS deben suceder ANTES del Día del Señor:

1. Tiene que suceder LA PARTIDA. ¿Qué es el arrebatamiento, si no la partida de creyentes de este ámbito terrenal a la dimensión celestial?

2. El hombre de pecado tiene que ser revelado (dado a conocer).

Una vez que sucedan estas dos cosas, entonces y sólo entonces, vendrá el Día del Señor, comenzarán los juicios de la tribulación, y reaparecerá físicamente el Anticristo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .