Spread the love

Comparando solo la frecuencia semanal de las oraciones del viernes en la mezquita y la misa dominical en la iglesia, el futuro es claro:


ABC para conocer las profecías más importantes de la Biblia. Descorremos el velo en Profecía Bíblica y damos un vistazo a los sucesos mundiales que marcarán su cumplimiento.

  • El 65% de los católicos practicantes [en Francia] tienen más de 50 años. Por el contrario, el 73% de los musulmanes practicantes son menores de 50 años.
  • En un ensayo sobre L’Incorrect Frédéric Saint Clair, politólogo y analista, explica que «el hito de 10.000 mezquitas, al ritmo actual, se alcanzará alrededor de 2100». ¿Tendremos 10.000 mezquitas llenas y 10.000 iglesias prácticamente vacías?
  • «[Una] mezquita se erige cada quince días en Francia, mientras que un edificio cristiano está siendo destruido al mismo ritmo.» – Edouard de Lamaze, presidente del Observatorio del Patrimonio Religioso en París; Agencia Católica de Noticias, 4 de mayo de 2021.
  • «Durante mis primeros viajes a Oriente Medio, a principios de la década de 1980, no vi mujeres con velo y gradualmente el velo se extendió por todas partes. Es el signo de la reislamización de las sociedades musulmanas y, en este sentido, adquiere una dimensión política y geopolítica. Es parte de una estrategia de conquista. Francia está en un estado de auto-dhimmitud…. un estatus legal y político aplicable a los ciudadanos no musulmanes en un estado gobernado por el Islam de acuerdo con una prescripción del Corán (9:29). [Los dhimmis] no disfrutan de la misma ciudadanía con los ‘verdaderos creyentes’, que son musulmanes». – Annie Laurent, ensayista y académica autora de varios libros sobre el Islam, Boulevard Voltaire, 19 de mayo de 2022.
  • «… Francia, debido a un complejo colonial y un sentimiento de culpa, anticipa una situación legal y política que no se le impone (todavía) pero que podría ser un día en el que el Islam será mayoritario y, por lo tanto, capaz de gobernar nuestro país. La situación es realmente preocupante. Antes de que se vuelva dramático, es urgente poner fin a las concesiones que estamos multiplicando al islamismo escondiéndonos detrás de nuestros valores. Porque al hacerlo borramos nuestra propia civilización». — Annie Laurent, Boulevard Voltaire, 19 de mayo de 2022.
  • El cristianismo en Alemania «parece estable, pero en realidad está al borde del colapso. Pastores y obispos, pero también muchos laicos activamente involucrados, ven paisajes en flor donde en realidad no hay nada más que el desierto». — Markus Günther, ensayista, Frankfurter Allgemeine Zeitung, 29 de diciembre de 2014.
  • «Los musulmanes, los ganadores del cambio demográfico», tituló Die Welt. «Investigadores estadounidenses predicen que por primera vez en la historia habrá más musulmanes que cristianos. Las sociedades cambian. Incluso la de Alemania».
  • En Tréveris, Alemania, donde nació Karl Marx, la diócesis anunció un recorte sin precedentes en el número de parroquias que, en los próximos años, se reducirá de 900 a 35.
  • L’Echo, el principal periódico económico belga, dice: «Bruselas estaba a la vanguardia de la secularización antes de enfrentarse a una minoría musulmana activa. La primera religión en Bruselas hoy es el Islam»… El antropólogo belga Olivier Servais confirmó una presencia musulmana en Bruselas del 33,5 por ciento, pronosticando una mayoría en 2030.

El escritor francés André Malraux lo dijo: «Una civilización es todo lo que se reúne en torno a una religión». Y cuando una religión declina, otra toma su lugar.

Sarcelles, Saint-Denis, Mulhouse, Nantes, Chambéry, Estrasburgo, La Rochelle… Las impresionantes imágenes de estadios llenos de fieles musulmanes, que llegaron de toda Francia para la fiesta de Eid Al Kabir, setenta días después del final del Ramadán. En Saint-Denis, la ciudad donde descansan los reyes de Francia; en Nantes, la ciudad de los duques de Bretaña; en Estrasburgo, la ciudad de la catedral y sede del Parlamento Europeo, en Mulhouse, en el corazón de Alsacia.

Anuncio

«En cuarenta años, Francia se ha convertido en la nación de Europa occidental donde la población de origen musulmán es la más importante», escribió Radio Vaticano. «No es difícil plantear la hipótesis de que ahora estamos cerca de que el Islam supere al catolicismo». ¿Y si el adelantamiento ya se ha producido?

«Francia ya no es un país católico», escribe Frederic Lenoir, editor de la revista Le Monde des ReligionsLe Figaro se preguntó si el Islam ya puede considerarse «la primera religión en Francia». Estamos en el país, donde hasta 5.000 iglesias están en riesgo de demolición para 2030, señaló Le Figaro el mes pasado. Cinco mil iglesias corren el riesgo de desaparecer en ocho años, en un país que carece de la voluntad política, religiosa y cultural de mantener viva una herencia milenaria que representa el alma más profunda de Francia. Tal vez el imán de la Gran Mezquita de París entendió lo que estaba evolucionando cuando sugirió el uso de iglesias abandonadas como mezquitas.

El escritor alemán Martin Mosebach observó que «la pérdida de la religión desestabiliza un país». Cuando una sociedad ya no sabe cómo darse una razón de existir, otros la encuentran y el vacío dejado por el cristianismo pronto se llena. Incluso un ateo como Richard Dawkins reconoció que «el sonido de las campanas [de la iglesia] es mejor que el canto del muecín [de la mezquita]».

El Islam se está apoderando de las ruinas post-cristianas de Europa. Se estima que hoy en Francia, por cada musulmán practicante, hay tres católicos practicantes. Pero si profundizas en este análisis, esa relación está a punto de revertirse. Comparando solo la frecuencia semanal de las oraciones del viernes en la mezquita y la misa dominical en la iglesia, el futuro es claro: el 65% de los católicos practicantes tienen más de 50 años. Por el contrario, el 73% de los musulmanes practicantes son menores de 50 años.

Hakim El Karoui, asesor del presidente Emmanuel Macron sobre el Islam e investigador del Instituto Montaigne, afirma que el Islam es ahora la religión más practicada en Francia. «Hay más musulmanes practicantes, entre 2,5 y 3 millones, que católicos practicantes, 1,65 millones».

Anuncio

Lo mismo se aplica a la construcción de nuevos sitios religiosos. Hoy, en Francia, hay 2.400 mezquitas, en comparación con 1.500 en 2003: «Este es el signo más visible del rápido crecimiento del Islam en Francia», señala el semanario Valeurs Actuelles.

En un ensayo sobre L’Incorrect Frédéric Saint Clair, politólogo y analista, explica que «el hito de 10.000 mezquitas, al ritmo actual, se alcanzará alrededor de 2100». ¿Tendremos 10.000 mezquitas llenas y 10.000 iglesias prácticamente vacías?

La Iglesia Católica no solo ha construido solo 20 nuevas iglesias en Francia en la última década, según una investigación realizada por La Croix. Edouard de Lamaze, presidente del Observatorio del Patrimonio Religioso de París, la organización más importante que monitorea el estado de los lugares de culto en el país, reveló:

«Aunque los monumentos católicos todavía están por delante, se erige una mezquita cada 15 días en Francia, mientras que un edificio cristiano se destruye al mismo ritmo … Crea un punto de inflexión en el territorio que debe tenerse en cuenta».

Annie Laurent, ensayista y académica autora de varios libros sobre el Islam, y a quien el Papa Benedicto XVI quería como experta para el sínodo sobre el Medio Oriente, dijo recientemente en una entrevista publicada en Boulevard Voltaire:

«A pesar de las repetidas garantías de firmeza del Estado hacia el islamismo y su rechazo de todo separatismo, está sucediendo lo contrario: el avance de la cultura musulmana en diferentes formas. Un progreso que parece no encontrar más límites y obstáculos. Está la cobardía de los poderes públicos que ceden a los cálculos electorales o a los clientes, y también la complacencia de una parte de nuestras élites cuya militancia está impregnada de ideología progresista…

«Durante mis primeros viajes a Oriente Medio, a principios de la década de 1980, no vi mujeres con velo y gradualmente el velo se extendió por todas partes. Es el signo de la reislamización de las sociedades musulmanas y, en este sentido, adquiere una dimensión política y geopolítica. Es parte de una estrategia de conquista…

«Francia está en un estado de auto-dhimmitud. ¿Qué es la dhimmitud?

Es un estatus legal y político aplicable a los ciudadanos no musulmanes en un estado gobernado por el Islam de acuerdo con una prescripción del Corán (9:29). [Los dhimmis] no gozan de la misma ciudadanía que los «verdaderos creyentes», que son musulmanes. El dhimmi puede mantener su identidad religiosa pero debe someterse a una serie de medidas discriminatorias que pueden afectar a todos los aspectos de la vida, pública, social y privada. No todos los estados musulmanes aplican todas estas disposiciones hoy en día, pero están en vigor en algunos países. Sea como fuere, el principio permanece ya que se basa en un orden «divino».

«Los musulmanes traducen ‘dhimmitud’ con protección, lo que tiende a tranquilizarnos, pero la traducción más apropiada es ‘protección-sumisión’: a cambio de las libertades de culto u otras libertades más o menos concedidas a ellos, pueden estar sujetos a disposiciones especiales, incluida la Sharia, con el objetivo de hacerlos conscientes de su inferioridad.

«Si hablo de auto-dhimmitud, es para expresar la idea de que Francia, debido a un complejo colonial y un sentimiento de culpa, anticipa una situación legal y política que no está (todavía) impuesta sobre ella pero que podría ser un día en el que el Islam sea mayoría y por lo tanto capaz de gobernar nuestro país. También hay que señalar que el Islam vive de la debilidad de las sociedades en las que se asienta».

¿Hasta dónde llegaremos? «No lo sé, pero la situación es realmente preocupante», concluye Laurent.

«Antes de que se vuelva dramático, es urgente poner fin a las concesiones que estamos multiplicando al islamismo escondiéndonos detrás de nuestros valores. Porque al hacerlo borramos nuestra propia civilización».

Hace apenas dos meses, habíamos visto las mismas escenas para el final del Ramadán. Seis mil fieles celebraron en el Estadio Delaune de Saint-Denis, a las afueras de París. «Allahu Akbar» resonó desde los altavoces colocados en las cuatro esquinas del estadio. Las mismas escenas se podían ver en docenas de otros estadios en toda Francia, y en ciudades pequeñas y medianas: en Garges; en Montpellier (10.000 fieles en oración); en Vandœuvre-lès-Nancy, una ciudad de 30.000 habitantes, 5.000 se reunieron en oración en el estadio. La celebración también tuvo lugar en Gennevilliers.

Se puede ver el mismo avance de la descristianización y el crecimiento del Islam, con diferentes intensidades, en todas partes de Europa.

Anuncio

TU SITIO DE SALUD ONLINE DESDE DONDE QUIERA QUE ESTES

En un dramático artículo en el Frankfurter Allgemeine Zeitung, el ensayista Markus Günther explica que el cristianismo en Alemania «parece estable, pero en realidad está al borde del colapso. Pastores y obispos, pero también muchos laicos activamente involucrados, ven paisajes en flor donde en realidad no hay nada más que el desierto».

«Estamos dando la espalda a nuestra cultura», escribe Volkert Resing en el último número de la revista Cicerón, hablando del fin del cristianismo en Alemania.

«En 2021, un promedio de 390 niños fueron bautizados cada día en Alemania. Hace diez años había 800 bautismos al día. El año pasado, 359.338 personas abandonaron la Iglesia Católica y 280.000 personas abandonaron la Iglesia Protestante. En ambos casos se trata de un nuevo récord. El año pasado 21,6 millones de personas pertenecían a la Iglesia Católica y 19,7 millones eran protestantes. El número de cristianos en Alemania que son miembros de una de las dos iglesias más grandes cayó por debajo de la marca del 50 por ciento por primera vez. ¿La caída del Occidente cristiano? Y a quién le importa».

«Por primera vez en siglos», según la revista alemana Stern, «la mayoría de la gente en Alemania ya no está en las dos grandes iglesias. Una proyección supone que en 2060 solo el 30 por ciento será católico o protestante». Para esa fecha, todas las denominaciones cristianas habrán perdido la mitad de sus miembros actuales. Y si en 1950 uno de cada dos católicos participaba en los servicios dominicales, señala el semanario alemán más grande Die Zeit, hoy solo una de cada diez personas que dicen ser cristianos participan en servicios religiosos.

«La importancia del Islam en Alemania aumentará y la del cristianismo disminuirá», explica Detlef Pollack, profesor de sociología de la religión en la Universidad de Münster y el principal experto del país en tendencias religiosas, en el Neue Zürcher Zeitung.

«En 2022, por primera vez, menos de la mitad de los alemanes pertenecerán a una de las grandes iglesias. Hay una licuefacción. Las comunidades musulmanas en Alemania son indudablemente vitales en comparación con la mayoría de las comunidades cristianas. Por el contrario, el Islam es una religión altamente dinámica que apunta a la visibilidad».

Desde hace algún tiempo, las escuelas públicas alemanas han estado ofreciendo clases sobre el Islam.

Un estudio del Dresdner Bank en 2007 predijo que «la mitad de las iglesias en el país cerrarán» y otra que la mitad de todos los cristianos en el país desaparecerán. Dentro de treinta años, según el Pew Forum, habrá 17 millones de musulmanes en Alemania, en comparación con los 22 millones de cristianos entre católicos y protestantes, muchos de los cuales son solo nominales (ya hoy un tercio de todos los católicos están pensando en abandonar la iglesia). Los fieles musulmanes asentados en Alemania igualarán el número total de católicos y protestantes.

Esta es una tendencia en todo Occidente. «Los musulmanes, los ganadores del cambio demográfico», tituló Die Welt. «Investigadores estadounidenses predicen que por primera vez en la historia habrá más musulmanes que cristianos. Las sociedades cambian. Incluso la de Alemania».

Anuncio

Entre 1996 y 2016, Alemania perdió más de 3.000 parroquias, de 13.329 a 10.280. En Tréveris, Alemania, donde nació Karl Marx, la diócesis anunció un recorte sin precedentes en el número de parroquias que, en los próximos años, se reducirá de 900 a 35. En comparación con sus contrapartes cristianas, los lugares de culto islámicos están creciendo; en los últimos 40 años, pasaron de inexistentes a entre 2.600 y 2.700. Nos damos cuenta de cómo nuestro mundo ha cambiado solo al final de una transformación de época.

Prácticamente todos los días en la prensa alemana hay artículos como este en el Frankfurter Allgemeine Zeitung:

«Generaciones de creyentes se casaron en la Kreuzkirche en el área de Lamboy de Hanau, bautizaron a sus hijos y allí lloraron a los muertos. Pero los días en que las filas de sillas estaban ocupadas incluso durante las clásicas funciones dominicales han quedado atrás. La próxima venta es una nueva y amarga experiencia para Hanau. El culpable es la continua disminución de la membresía. Esto se debe al cambio demográfico y a los numerosos residentes musulmanes que ya no proporcionan una base para una comunidad cristiana».

538 iglesias abandonadas y 49 de nueva construcción: este es el triste equilibrio de las iglesias católicas en Alemania en los últimos 20 años.

En Bonn, 270 iglesias serán abandonadas, algunas de las cuales ya se pueden comprar en el servicio diocesano en línea.

«La diócesis del Ruhr quiere mantener solo 84 iglesias y 160 tendrán que ser utilizadas para un nuevo propósito … Maguncia y Hildesheim quieren reducir a la mitad sus iglesias. Aquisgrán ha comenzado un proceso de reducción de edificios en un 30 por ciento. La archidiócesis de Berlín también ha decidido reducir el número de iglesias en una cuarta parte».

Desde la diócesis de Münster este mes:

«87 iglesias han sido desconsagradas. En varios lugares, las iglesias se utilizan como hogares de ancianos y de ancianos. Dos iglesias solo en Marl se utilizan como lugares de entierro de urnas. Se están construyendo apartamentos en la iglesia de St. Mariä Himmelfahrt en Greven. Ya existen proyectos similares, por ejemplo, en Dülmen, Gescher y Herten-Bertlich. La antigua iglesia de Sant’Elisabetta ahora sirve como pabellón deportivo».

En toda la archidiócesis de Múnich, la ciudad natal del ex Papa Benedicto XVI, hay hoy solo 37 seminaristas en las diversas etapas de formación en comparación con aproximadamente 1,7 millones de católicos. En comparación, la diócesis estadounidense de Lincoln, Nebraska, actualmente tiene 49 seminaristas para aproximadamente 100,000 católicos.

Se puede ver la misma desintegración que está ocurriendo en España. «España es el tercer país con mayor abandono del cristianismo en Europa», informó el principal periódico de España, El País. El cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, ha enviado a todas las parroquias un mensaje anunciando la supresión de 160 parroquias en Barcelona, para que cada una pueda hacer su propia contribución antes de que se implemente el plan. Un titular de El Mundo dice: «Barcelona cierra parroquias por la pérdida de fieles… El arzobispado dejará solo 48 de los 208».

ENTRADAS RELACIONADAS:

En 2015, había 1.334 mezquitas en España, el 21% del número total de todos los lugares de culto en el país. Durante un período de seis meses en 2018, se construyeron 46 nuevas mezquitas, lo que elevó el número a 1.632 mezquitas para ese año. El número de mezquitas está creciendo a una tasa del 20 por ciento cada año. En 2004 había 139 mezquitas en Cataluña y en 2020 había 284, un 104% más, según el Departamento de Justicia de Cataluña.

En Andalucía el número de mezquitas en una década aumentó de 27 a 201; en Valencia, del 15 al 201 y en Madrid, del 40 al 116. La demografía es el motor del cambio cultural. «En 2030», según El País, «la población musulmana en España aumentará en un 82 por ciento».

La misma situación existe en Austria. Según Die Welt:

«En Austria, la fe católica está en declive, el Islam está en aumento. Habrá muchos menos católicos en el futuro, mientras que el número de musulmanes y personas no confesionales aumentará significativamente, predicen los expertos. En 2046, uno de cada cinco austriacos profesará el Islam. En Viena, el Islam será la religión más fuerte: en 30 años, uno de cada tres vieneses será musulmán. El porcentaje de católicos será solo del 42 por ciento en el país, cayendo al 22 por ciento en Viena». En 1971, los católicos representaban el 78,6% de la población de Viena; en 2001, poco más de la mitad; en 2011, el 41,3% y en treinta años los católicos serán sólo un tercio del total».

Si las iglesias están vacías, 3.000 personas se reúnen para las oraciones del viernes en Floridsdorf, la primera mezquita de Viena. La mezquita fue erigida oficialmente en 1979 en presencia del entonces presidente Rudolf Kirchschläger, el canciller Bruno Kreisky y el cardenal Franz König. Hoy el muecín puede llamar a la oración tres veces al día.

El cristianismo ya no es la primera religión; El Islam ha tomado su lugar. Este cambio debería ser motivo de discusión, por no decir de preocupación, ciertamente no de alegre indiferencia.

L’Echo, el principal periódico económico belga, dice: «Bruselas estaba a la vanguardia de la secularización antes de enfrentarse a una minoría musulmana activa. La primera religión en Bruselas hoy es el Islam».

Queremos mantenerte actualizado con nuestro boletín GRATUITO! Regístrate hoy y recibe informes, mensajes y actualizaciones directamente a tu bandeja de entrada.

Únete a otros 9.121 suscriptores

El periódico mensual Causeur nos recuerda que Le Vif-L’Express (el principal periódico en francés) publicó una provocativa portada titulada «Bruselas musulmana en 2030». El antropólogo belga Olivier Servais confirmó una presencia musulmana en Bruselas del 33,5 por ciento, pronosticando una mayoría en 2030.

En Saint-Chamond, una ciudad francesa de 35.000 habitantes, el ayuntamiento ordenó recientemente la eliminación de la iglesia principal de la ciudad, Notre-Dame, construida en el siglo 19. Cerrada al culto desde 2004, privada de las cruces que orgullosamente se elevaban sobre sus agujas, esta iglesia, en vista de su transformación en un proyecto cultural, acaba de ser condenada a la desconsagración.

Mientras tanto, la semana pasada, cerca de lo que queda de Notre-Dame, el muecín llamó por los altavoces para que los fieles musulmanes acudieran a las oraciones.


FUENTE:
El crepúsculo de Europa: el cristianismo declina, el islam se eleva :: Gatestone Institute