Spread the love

La Generación Z abraza la desviación sexual.


ABC para conocer las profecías más importantes de la Biblia. Descorremos el velo en Profecía Bíblica y damos un vistazo a los sucesos mundiales que marcarán su cumplimiento.

El número de personas que se autoidentifican como «LGBTQ +» está creciendo rápidamente entre los adultos de la Generación Z, según una encuesta reciente.

Una encuesta de Gallup recientemente publicada que analiza los datos de 2021 revela que poco más del 7% de los adultos ahora se identifican con una de las tendencias sexualmente desordenadas que significa el ambiguo acrónimo de sopa de letras. Esto es más del doble del número de una encuesta de Gallup de 2012. La encuesta se compuso de entrevistas con 12,000 adultos estadounidenses.

La encuesta divide a la población en cinco segmentos por edad: (1) Tradicionalistas (nacidos antes de 1946), (2) Baby Boomers (nacidos 1946-1954), (3) Generación X (nacidos 1965-1980), (4) Millennials (nacidos 1981-1996) y (5) Generación Z (nacidos 1997-2003).

La mayoría de los segmentos de población permanecieron casi estáticos desde 2012 en la adopción de estilos de vida «alternativos». Pero los últimos cuatro años han visto un aumento considerable en los miembros de la Generación Z que se identifican como LGBTQ. En los últimos cuatro años, el número de personas de la Generación Z que se identifican como personas no heterosexuales prácticamente se duplicó, de casi el 11% en 2017 al 21% en 2021.

Encuesta de Gallup que muestra el aumento en la identificación LGBTQ

La categoría del espectro del arco iris con el mayor porcentaje de miembros autoproclamados es la de «bisexual». De los que reclaman el título «LGBTQ +», el 57% se identifica como bisexual, lo que significa que se sienten atraídos sexualmente por ambos sexos. Un asombroso 15% de los adultos de la Generación Z ahora pretenden ser bisexuales, en comparación con el 6% de los Millennials y menos del 2% de los de la Generación X. En cuanto a los Baby Boomers y Tradicionalistas, solo el 1% admite la bisexualidad. Las mujeres tienen tres veces más probabilidades que los hombres de identificarse como bisexuales.

Anuncio

¿Qué está causando el marcado aumento de la confusión sexual, especialmente entre la Generación Z? Hay muchos factores posibles, entre los cuales no es el menor la pérdida de la fe religiosa. Perder de vista a Dios significa perder la comprensión de nosotros mismos. Hay, sin embargo, otros factores.

Es notable que el mismo estudio mostró que entre 2020 y 2021, hubo un aumento inusual en los adultos jóvenes que se identifican con la desviación sexual. Esto corresponde al tiempo que las personas estuvieron encerradas en casa debido a la pandemia de COVID, con tiempo suficiente para explorar temas de sexualidad en Internet. No hace falta decir que gran parte de lo que se escribe y se muestra en la red está sesgado y pervertido.


Perder de vista a Dios significa perder la comprensión de nosotros mismos.


Además, la ideología sexual se ha vuelto cada vez más frecuente en la formación de los jóvenes. No se puede ignorar el poder de la explosión de la pornografía que han provocado los medios electrónicos. Desde la década de 1990, cuando Internet se convirtió en parte de la vida de la mayoría de los estadounidenses, la pornografía hardcore ha sido de fácil acceso y altamente adictiva.

Anuncio

En generaciones pasadas, los hombres solitarios tenían que conducir a un barrio rojo, entrar en una tienda o teatro con clasificación X y pagar por material sexual ilícito. Pero hoy en día, están a solo dos o tres clics de ver pornografía a pantalla completa en la privacidad de sus propios hogares. Esto ha tenido grandes efectos perjudiciales en el matrimonio y las relaciones entre los sexos.

Dependiendo de las estadísticas que uno lea, entre el 70% y el 80% de los hombres ven pornografía regularmente (varias veces al mes), al igual que entre el 20% y el 30% de las mujeres. Puede que no sea una coincidencia que la bisexualidad se haya disparado entre las mujeres de la Generación Z en un momento en que el «porno lésbico» es una categoría superior del consumo pornográfico. Los poderosos efectos que estas imágenes tienen en el cerebro han sido bien documentados.


La confusión sexual y la desviación están creciendo en el mundo occidental.


Los observadores políticos afirman que la desviación sexual, que incluye el llamado transgenerismo, es una herramienta fundamental de la élite izquierdista, principalmente para mantener a las masas adictas y el tamaño de la población bajo. Antes de que el ataque humanista secular impregnara todas las instituciones estadounidenses, y durante innumerables generaciones, el sexo prematrimonial se consideraba socialmente inaceptable, mientras que el sexo, el matrimonio y la familia eran honrados como sagrados.

La revolución sexual, nacida de la píldora anticonceptiva, cambió todo eso, y la pendiente resbaladiza de la desviación y la confusión ha sido una bola de nieve durante décadas.

tra cosa a considerar es lo que las personas han estado ingiriendo físicamente durante varias décadas. Los productos químicos de los plásticos, las drogas psiquiátricas y las píldoras anticonceptivas han tenido sus efectos en los consumidores y el medio ambiente.

Estas hormonas y productos químicos han permeado los suministros de agua. 

Mujer que toma píldoras anticonceptivas a diario.

Más específicamente, un estudio geológico estadounidense de 2015 encontró que las hormonas de las píldoras anticonceptivas excretadas por las mujeres habían afectado la fertilidad de los peces, hasta por tres generaciones. El lavado de estos productos químicos en las vías fluviales que eventualmente terminan en el agua potable está planteando serias preguntas sobre sus efectos en la sexualidad humana.

Queremos mantenerte actualizado con nuestro boletín GRATUITO! Regístrate hoy y recibe informes, mensajes y actualizaciones directamente a tu bandeja de entrada.

Únete a otros 8.104 suscriptores

Por último, y lo más importante, cuanto más se alejan las personas de Dios en sus vidas personales y públicas, más difícil es controlar sus naturalezas caóticas heridas por el pecado. La integridad se ha perdido con Adán; y nuestras pasiones, emociones y deseos ya no son fácilmente gobernados por la razón.

La confusión sexual y la desviación están creciendo en el mundo occidental, como indica esta última encuesta de Gallup, y puede ser el mayor desafío para la civilización que el mundo ha conocido. Sin embargo, en lo que puede llamarse la «era post-cristiana», esto no debería ser sorprendente. Si volvemos a Dios a tiempo para salvar a la civilización occidental de la pendiente resbaladiza de la muerte espiritual y física es una pregunta que permanece.


FUENTE:
Más estadounidenses se identifican como ‘LGBTQ+’ (churchmilitant.com)