Spread the love

El director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de la ONU está diciendo que ahora nos enfrentamos a «una catástrofe». 


ABC para conocer las profecías más importantes de la Biblia. Descorremos el velo en Profecía Bíblica y damos un vistazo a los sucesos mundiales que marcarán su cumplimiento.

Por Michael Snyder

Desafortunadamente, y aunque estas declaraciones provengan de la mal vista y desprestigiada ONU, no son exageradas. El precio mundial de los alimentos se estaba disparando incluso antes de que estallara la guerra en el otro lado del mundo, y ahora muchos de los países que dependen extremadamente de las exportaciones agrícolas de Ucrania y Rusia tendrán que recurrir a otro lugar en busca de respuestas.

Mientras tanto, la severa sequía está amenazando la producción en el otro gran «granero» del mundo. Se nos advierte que la cosecha de trigo de invierno en los Estados Unidos podría ser «desastrosa» este año, y esa es una noticia muy desagradable. Porque si no ocurre algún tipo de milagro, pronto veremos hambre y hambruna en una escala que una vez habría sido inimaginable para muchas personas.

Realmente nos enfrentamos a una «tormenta perfecta» en lo que respecta a la producción mundial de alimentos. Lo siguiente proviene de un artículo reciente del New York Times.

Las granjas ucranianas están a punto de perderse las temporadas críticas de siembra y cosecha. Las plantas europeas de fertilizantes están reduciendo significativamente la producción debido a los altos precios de la energía. Los agricultores de Brasil a Texas están reduciendo el consumo de fertilizantes, amenazando el tamaño de las próximas cosechas.

China, que enfrenta su peor cosecha de trigo en décadas después de graves inundaciones, planea comprar mucho más de la menguante oferta mundial. Y la India, que normalmente exporta una pequeña cantidad de trigo, ya ha visto la demanda extranjera más del triple en comparación con el año pasado.

La nueva crisis energética mundial sigue empujando los precios de los fertilizantes cada vez más alto.

Esto es algo sobre lo que he estado advirtiendo durante meses, y ahora los principales medios de comunicación finalmente están reconociendo que tenemos un desafío verdaderamente histórico en nuestras manos.

Anuncio

De hecho, no están admitiendo abiertamente que los precios de los fertilizantes se han «más que duplicado o triplicado su precio en el último año».

En otra señal ominosa para los clientes de fertilizantes, a principios de este mes los productores europeos de fertilizantes dijeron que estaban desacelerando o deteniendo la producción debido al aumento de los precios de la energía. Muchos fertilizantes están hechos con gas natural.

Los principales fertilizantes del mundo han más que duplicado o triplicado su precio en el último año.

En realidad, en algunos casos los precios de los fertilizantes se han cuadruplicado.

¿Cómo se supone que las partes más pobres del mundo deben lidiar con eso?

Es fácil decirles que usen menos fertilizante, pero usar menos fertilizante significará que se cultiva menos comida.

Lamentablemente, los precios absurdos de los fertilizantes resultarán en una reducción dramática de la producción agrícola en todo el mundo este año, y el director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos de la ONU advierte públicamente que nos dirigimos a la peor crisis alimentaria mundial «desde la Segunda Guerra Mundial».

El desastre que se avecina está poniendo al descubierto las consecuencias de una gran guerra en la era moderna de la globalización. Los precios de los alimentos, los fertilizantes, el petróleo, el gas e incluso metales como el aluminio, el níquel y el paladio están aumentando rápidamente, y los expertos esperan algo peor a medida que los efectos caen en cascada.

«Ucrania solo ha agravado una catástrofe además de una catástrofe», dijo David M. Beasley, director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, la agencia de las Naciones Unidas que alimenta a 125 millones de personas al día. «No hay precedentes ni siquiera cercanos a esto desde la Segunda Guerra Mundial».

Aviso

Habrá hambruna en muchas partes del mundo en 2022. A partir de la página 44 de mi último libro, advertí específicamente que nos dirigíamos a un momento de hambruna global.

Ahora, incluso las Naciones Unidas están admitiendo que están sobre nosotros, y las cosas solo van a empeorar en los próximos meses.

Pero a muchos estadounidenses simplemente no les importará esta crisis hasta que los afecte personalmente.

Por supuesto, la verdad es que muchos estadounidenses ahora están comenzando a «sentir la presión financiera» de los precios de los alimentos que aumentan rápidamente. Lo siguiente viene del Washington Post.

A medida que la guerra continúa devastando Ucrania, los estadounidenses, particularmente aquellos que viven de cheque en cheque, están comenzando a sentir la presión financiera en los precios de sus alimentos por el conflicto a medio mundo de distancia.

Comenzó con un rápido aumento en los precios del gas. Ahora, con el petróleo ruso prohibido en los Estados Unidos y la escasez de energía aumentada a nivel mundial, los expertos dicen que los compradores pueden esperar que sus facturas de comestibles aumenten en los próximos meses, especialmente si Ucrania pierde su temporada de siembra de trigo.

La buena noticia es que nadie se enfrenta a la inanición en los Estados Unidos en este momento.

Pero las filas en nuestros bancos de alimentos locales están empezando a hacerse bastante largas una vez más.

Los funcionarios de los bancos de alimentos están reportando crecientes filas en sus centros de distribución en todo el país. Las tasas de hambre reportadas han estado aumentando desde principios de agosto, cuando casi el 8 por ciento de los encuestados dijeron que «a veces» o «a menudo» no tenían suficiente para comer, según datos de la Encuesta de Pulso de Hogares del Censo.

A principios de febrero, el 10 por ciento de los encuestados dijo que su hogar a veces no tiene suficiente para comer. Ese repunte es más significativo para los hogares con niños, que se eleva al 13 por ciento, aunque lejos de los picos de la pandemia.

En los próximos meses, ¿cree que los precios mundiales de la energía subirán o bajarán?

Anuncio

TU SITIO DE SALUD VIRTUAL DESDE DONDE QUIERA QUE ESTES

Para mí, la respuesta a esa pregunta es bastante obvia.

Si los precios mundiales de la energía continúan aumentando, eso significa que los precios de los fertilizantes continuarán aumentando.

Y cuanto más altos se disparen los precios de los fertilizantes, peor será esta nueva crisis mundial del hambre.

Desde el inicio de la pandemia de COVID, el número de personas en todo el mundo que no tienen suficientes alimentos para comer ha aumentado constantemente.

Ahora la guerra en Ucrania ha llevado las cosas a un nivel completamente nuevo, y expertos como David Beasley están admitiendo abiertamente que simplemente no vamos a ser capaces de alimentar a todos.

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Entonces, ¿qué sucede si se produce otro «evento del cisne negro»?

Por ejemplo, ¿qué pasará si China invade Taiwán?

¿O qué pasará si de repente estalla otra pandemia mundial?

Somos tan vulnerables en este momento, y no se necesitará mucho para empujar a nuestro mundo a una pesadilla completa y absoluta de producción de alimentos.


FUENTE:
La ONU advierte que nos dirigimos a la peor crisis alimentaria mundial desde la 2ª Guerra Mundial (themostimportantnews.com)