Spread the love

«Hice que pasaran hambre en cada ciudad  y que hubiera hambruna en cada pueblo, y con todo y eso, ustedes no se volvieron a mí»,  dice el Señor.Amós 4:6 NTV


ABC para conocer las profecías más importantes de la Biblia. Descorremos el velo en Profecía Bíblica y damos un vistazo a los sucesos mundiales que marcarán su cumplimiento.

Expertos mundiales han señalado que China ha estado acumulando los principales tipos de granos y que para el próximo año, la mayoría del suministro mundial de alimentos estará en almacenes chinos. El país tiene una historia milenaria de hambruna a pesar del acaparamiento del gobierno. Los de mentalidad bíblica prestarán más atención a lo que esto significa para el fin de los días y cómo esto encaja en la profecía.

CHINA: ACAPARAMIENTO DE ARROZ, TRIGO Y MAÍZ

The Watchers, un sitio web que informa sobre el clima y los fenómenos naturales, publicó un artículo la semana pasada titulado: «China almacena alimentos a niveles históricamente altos». El artículo citó a NIKKEI Asia, el periódico financiero más grande del mundo con una circulación diaria que supera los tres millones.

NIKKEI señaló que se espera que China, con el 20% de la población mundial, tenga el 69% de las reservas de maíz del mundo en la primera mitad del año agrícola 2022, el 60% de su arroz y el 51% de su trigo. Esto representa un aumento del 20 % en los últimos 10 años. China gastó 98.100 millones de dólares en la importación de alimentos en 2020, 4,6 veces más que una década antes, según la Administración General de Aduanas de China. En el período enero-septiembre de 2021, China importó más alimentos de los que había importado desde al menos 2016.

En los últimos cinco años, las importaciones de soja, maíz y trigo de China se dispararon de dos a doce veces debido a las compras agresivas de Estados Unidos, Brasil y otras naciones proveedoras. Las importaciones de carne de res, cerdo, lácteos y frutas aumentaron de dos a cinco veces. China está importando más granos y otros alimentos porque la producción nacional no puede mantenerse al día con el consumo. Las importaciones de trigo de China aumentaron un 50% entre enero y julio, en comparación con el mismo período de 2020.

Anuncio

TU SITIO DE SALUD ONLINE EN DONDE QUIERA QUE ESTES

Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, China tendrá el 69% de las reservas mundiales de maíz, el 60% de su arroz y el 51% de su trigo para mediados de 2022, imagínese!.

El acaparamiento de China es, al menos en parte, el culpable del aumento de los precios de los alimentos. El índice de precios de los alimentos, calculado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en noviembre fue aproximadamente un 30% más alto que un año antes. Bloomberg señaló que en los últimos meses, los precios de los alimentos han alcanzado máximos de 10años.

LA HISTORIA DE HAMBRUNA Y DISTURBIOS POLÍTICOS DE CHINA

La única forma de que China mantenga la seguridad alimentaria es mediante el acaparamiento. El tamaño de la tierra cultivable de China ha estado en declive durante décadas, reducido por el desarrollo urbano la contaminación del suelo. Sus granjas son mucho menos productivas que sus contrapartes en otros países.

China tiene una larga historia de almacenamiento de alimentos. En la época imperial, sirvieron como una fuente de ingresos fiscales y un medio para manejar las malas cosechas, los desastres naturales y la guerra. Esta tradición se fortaleció aún más por los episodios de hambruna durante finales del siglo 19 y principios del siglo 20 cuando los desastres naturales y políticos trajeron hambre y hambre a millones de personas.

«A lo largo de la historia, la escasez de alimentos ha provocado disturbios populares», escribió NIKKEI. «Sirvieron como un factor que contribuyó a los levantamientos que derrocaron a las dinastías chinas. Y la segunda economía más grande del mundo ahora enfrenta incertidumbres alimentarias debido a factores como el deterioro de sus relaciones con Estados Unidos y Australia, lo que podría alterar drásticamente el entorno de importación. De hecho, esto podría ser lo que está empujando a China a aumentar sus reservas de calorías».

Anuncio

En respuesta, Mao Zedong y el Partido Comunista de China subieron al poder con promesas de resolver el hambre. A pesar de estas promesas, decenas de millones de chinos murieron en hambruna durante su reinado.

El acaparamiento actual sigue su ejemplo. En 2013, pocas semanas después de asumir el cargo, el presidente Xi Jinping respaldó una campaña nacional para desalentar a las personas de desperdiciar alimentos como parte de una «campaña de platos limpios». En 2020, Xi pidió al gobierno chino que «mantenga un sentido de crisis sobre la seguridad alimentaria».

Los suministros mundiales de alimentos se han visto desafiados por la pandemia, con la reducción de los viajes internacionales y el fracaso de las cadenas de suministro. CNN informó que hasta el 25% de los camiones petroleros no se mueven debido a la falta de conductores calificados, lo que se ha traducido en escasez de combustible en algunas estaciones de servicio. La agricultura moderna es intensiva en gasolina, confiando en maquinaria pesada.

La mayoría de los cálculos predicen una crisis alimentaria mundial para el año 2050, cuando se espera que la población mundial alcance los 9.100 millones. En ese momento, para satisfacer la demanda global, el mundo necesitará producir un 70% más de alimentos que hoy para alimentar a todas esas personas.

LA HAMBRUNA EN LA PROFECÍA

Al acumular una cantidad sustancial, si no la mayoría, del suministro mundial de alimentos, China amenaza con provocar una escasez de alimentos con impacto global. Este tipo de hambruna global sin precedentes se describe como un precursor de la era mesiánica.

Anuncio

El Talmud (Sanedrín 97a) describe un calendario preciso de aumento de la hambruna basado en el ciclo de siete años de Shemitta (Sabático) que presagia al Mesías. El Talmud cita la predicción del profeta Amós de una lluvia extraña:

Por lo tanto, te retuve la lluvia Tres meses antes de la cosecha: haría llover en una ciudad y no en otra; Un campo sería llovido mientras que otro en el que no llovió se marchitaría. Amós 4:7

Cabe señalar que el versículo anterior declara explícitamente que el fin de los días verá la hambruna extrema como un medio para instar a las personas a arrepentirse ante el Mesías:

Yo, por Mi parte, os he dado limpieza de dientes en todos vuestros pueblos, y falta de alimentos en todos vuestros asentamientos. Sin embargo, no volviste a Mí —declara Hashem— declara Hashem. Amós 4:6

El Talmud continúa describiendo los próximos años en el ciclo sabático de hambruna:

Durante el segundo año de ese período, se dispararán flechas de hambruna, lo que indica que solo habrá hambruna en ciertos lugares. Durante el tercer año habrá una gran hambruna, y hombres, mujeres, niños, piadosos y hombres de acción morirán, y la Torá será olvidada por aquellos que la estudian. Durante el cuarto año habrá abundancia, pero no gran abundancia. Durante el quinto año habrá abundancia y comerán, y beberán, y se regocijarán, y la Torá regresará a aquellos que la estudien. Durante el sexto año, se escucharán voces celestiales. Durante el Año Sabático, se librarán guerras, por ejemplo, la guerra de Gog y Magog, que involucrarán al pueblo judío. Durante el año después de la conclusión del Año Sabático, vendrá el hijo de David.

Esta crisis alimentaria global también fue predicha en una visión profética por el rabino Schneur Zalman de Liadi. un renombrado erudito y líder judío del siglo 18 conocido como el «Alter Rebe». Mientras leía el rollo de la Torá, el Alter Rebe tuvo una visión de que el Mesías vendría después del año 5775, hace seis años. Su visión se basaba en la tradición judía de que al mundo se le daba una cantidad general de sustento para durar 4.000 años desde la creación.

Queremos mantenerte actualizado con nuestro boletín GRATUITO! Regístrate hoy y recibe informes, mensajes y actualizaciones directamente a tu bandeja de entrada.

Únete a otros 9.602 suscriptores

Cuando ese sustento terminara, el Mesías vendría. Se enseña en el Talmud, el libro de la ley oral judía, que el Mesías puede venir en cualquier momento entre el año 4000 y el año 6000, según el calendario hebreo. Su visión vino mientras leía la sección de la Torá que trataba del medio shekel tomado de cada hombre judío, cada año. Los semi-shekels de los 600.000 judíos en el desierto (Números 1:46) equivalían a cien talentos de plata, con cada talento compuesto por 3.000 siclos completos de plata.

Pero la Biblia enumera 3.550 semi-shekels adicionales (1.775 shekels completos), de los cuales Moisés hizo los ganchos de plata en la parte superior de los pilares utilizados para instalar la pantalla que rodea el Tabernáculo en el desierto. El Alter Rebe explicó que esos 1.775 siclos de plata dados al tabernáculo le dieron al mundo otros 1.775 años de sustento.

Este sustento, como señalan los expertos científicos, se está agotando rápidamente.


FUENTE:
El acaparamiento de alimentos de China está creando una hambruna global; ¿Es la profecía mesiánica de Amós? (israel365news.com)