Spread the love

Las actividades de enriquecimiento de uranio de Irán se encuentran en su etapa más avanzada hasta la fecha, ya que Teherán se beneficia de un status quo actual que carece de la máxima presión o términos asociados con un nuevo acuerdo.


Una vista de las centrifugadoras nucleares en la exposición de energía nuclear de Irán en el Museo de la Revolución Islámica y la Defensa Sagrada en 2018. Crédito: Inspirado en Maps/Shutterstock.
Una vista de las centrifugadoras nucleares en la exposición de energía nuclear de Irán en el Museo de la Revolución Islámica y la Defensa Sagrada en 2018. Crédito: Inspirado en Maps/Shutterstock.

El recién nombrado jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán, Mohammad Eslami, hizo un anuncio significativo el 10 de octubre.

Irán enriqueció más de 120 kilogramos de uranio al nivel del 20 por ciento, dijo, un salto importante desde los 84 kilogramos que Irán había enriquecido previamente un mes antes, según el organismo de control nuclear de las Naciones Unidas, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

El hito de 120 kilogramos es más significativo de lo que parece. Si bien Eslami dijo que la cifra representaba un objetivo establecido por el parlamento iraní que se cumplió con éxito, que lo fue, el número tiene un significado mucho más amplio.

Esta cantidad de uranio enriquecido, si se enriquece aún más al 90 por ciento, es casi lo que se requiere para construir una sola bomba nuclear.

El hecho de que Irán también esté enriqueciendo abiertamente otras cantidades de uranio, aunque más pequeñas, al nivel del 60 por ciento, como lo demuestran sus anuncios anteriores, representa un abandono por parte de Irán de la cobertura civil para su programa nuclear. Ningún estado no nuclear necesita enriquecer uranio al nivel del 60 por ciento.

En total, esto significa que Irán se encuentra en su etapa más avanzada en su programa nuclear, tanto en la cantidad de uranio enriquecido como especialmente en el nivel al que se ha enriquecido parte de ese uranio (60 por ciento).

Estos desarrollos significan un problema más amplio, y esa es la zona crepuscular de «tierra de nadie» en la que se encuentra actualmente el programa nuclear iraní. Por un lado, no se ha alcanzado ningún acuerdo nuclear nuevo o antiguo desde que la administración Trump salió del JCPOA en 2018 unilateralmente. Por otro lado, la campaña de «máxima presión» que la anterior administración estadounidense libró sobre Irán tampoco está en su lugar.

Anuncio de publicidad

Aunque la administración Biden no ha levantado las sanciones contra Irán, el nivel de aplicación ha disminuido notablemente, y también lo ha hecho la disciplina de los miembros del acuerdo internacional. China está logrando acuerdos de petróleo crudo con Irán que no llegaron hace un año.

En ausencia de la máxima presión y en ausencia de un acuerdo, Irán está disfrutando de todos los beneficios a medida que enriquece una cantidad creciente de uranio.

Cuanto más tiempo se alte con el statu quo, peor será la situación para la seguridad mundial, regional e israelí.

Mientras tanto, el Irán ha limitado cada vez más las capacidades de supervisión del OIEA. Irán está retrasando su regreso a las conversaciones nucleares; la última ronda de negociaciones tuvo lugar en Viena en junio.

El presidente de Irán, Ebrahim Raisi. Crédito: Wikimedia Commons.

En varios meses, si no se produce ningún cambio, podría activarse el umbral para la acción militar israelí.

En total, Irán está aproximadamente a un año y medio de tener un programa nuclear. Si bien está haciendo grandes progresos en el desarrollo de material fisionable, no ha aumentado en otros componentes del programa, como la preparación de una prueba nuclear subterránea, debido al hecho de que esto haría obvio para todo el mundo que un programa nuclear militar se está abriendo paso hasta la bomba.

Esto probablemente crearía una fuerte reacción violenta, un desarrollo que el régimen iraní está dispuesto a evitar. En cambio, Irán conserva todo el conocimiento tecnológico y el personal necesario para abrirse paso, y «los pone en hielo», esperando un momento diferente.

Disuasión económica, diplomática y militar

De cara al futuro, parece haber tres planes potenciales en el trabajo para hacer frente a esta situación.

El primero, el «Plan A», es la intención de la administración Biden de regresar al acuerdo nuclear de 2015: el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA).

Negociaciones en Viena, Austria, entre Irán y la Unión Europea, Francia, Reino Unido, Alemania, Rusia y China. Fuente: Servicio Europeo de Acción Exterior/Twitter.

Si bien Washington parece decidido a este plan, es casi inútil en términos de detener significativamente el programa de Irán a la luz de todo el progreso nuclear que Irán ha logrado en los últimos 18 meses.

El «Plan B» implicaría aplicar una presión internacional real para que Irán regrese a las negociaciones de una manera auténtica con el fin de lograr un acuerdo nuclear más largo y más fuerte. Esto implicaría emplear la diplomacia, mezclada con una amenaza militar creíble tanto por parte de Estados Unidos como de Israel.

Parece razonable suponer que los funcionarios israelíes que visitan Washington han estado promoviendo tal enfoque. Un acuerdo mejor y más fuerte mantendría a Irán alejado de las armas nucleares durante décadas, no solo varios años como lo harían el JCPOA actual y sus cláusulas de extinción a corto plazo.

Un mejor acuerdo también vería a Irán no solo renunciar a su material fisionable, sino también desmontar su infraestructura nuclear, y el OIEA recibir capacidades de supervisión más fuertes capaces de responder a actividades sospechosas como se revela en el archivo iraní, que el Mossad recuperó de Teherán en 2018 en una operación audaz.

La comunidad internacional ya ha demostrado su capacidad para unir y presionar a Irán a la mesa de negociaciones en 2015, y en teoría podría repetir esto. Para lograrlo sería necesaria una combinación de disuasión y presión económica, diplomática y militar.

Un ataque podría desencadenar una guerra más amplia

En el caso de que los dos planes fracasen, la cuestión de la acción militar cobra relevancia.

Las Fuerzas de Defensa de Israel han estado trabajando para construir opciones militares actualizadas para evitar que Irán se afición a las armas nucleares.

Si la diplomacia continúa estancada, Irán necesitará recordatorios de que las opciones militares también existen.

Desde la perspectiva de Israel, un Irán nuclear formaría una amenaza existencial intolerable, y no solo debido a las amenazas nucleares directas. La actividad regional de Irán y la red de representantes recibirían un paraguas nuclear, lo que significa que la actividad arriesga y desestabilizadora de Irán en la región se colocaría en esteroides. Esto desencadenaría una carrera armamentista nuclear con estados sunitas como Arabia Saudita lanzando sus propias ofertas para armarse con bombas atómicas en las próximas décadas. Este futuro regional representa un escenario inaceptablemente peligroso e inestable que debe evitarse a toda costa.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, se dirige a la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, Estados Unidos. 27 de septiembre de 2021. Foto por Avi Ohayon/GPO.

A pesar de su bravuconería, Irán no tiene interés en entrar en guerras directas de estado contra estado. Lo ha demostrado repetidamente en los últimos 20 años. En 2003, con el ejército estadounidense en Afganistán e Irak a su alrededor, la República Islámica congeló su programa nuclear militar, apodado «Amad». Más recientemente, Irán ha invertido muchos esfuerzos y recursos en la protección de su infraestructura nuclear colocando partes de ella bajo tierra y rodeando sus sitios con sistemas de defensa aérea, lo que demuestra cuán seriamente Teherán toma la amenaza de una acción militar.

Si la diplomacia fracasa, el «Plan C» sería el último recurso. Es un escenario para el que el establishment de defensa israelí debe prepararse intensamente. Un ataque contra el programa nuclear de Irán probablemente desencadenaría una guerra regional más amplia, aunque no necesariamente.

Múltiples escenarios, incluida la activación de Hezbolá en el Líbano, que es 20 veces más poderoso de lo que era durante la Segunda Guerra del Líbano de 2006, junto con los representantes de Irán en Siria e Irak, deben tenerse en cuenta en la planificación.

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Esto contribuirá a la credibilidad de la disuasión militar de Israel. Actualmente, parece que el líder supremo de Irán, el ayatolá Jamenei, no evalúa que existe una amenaza militar inminente para su país, y está actuando sobre la base de esa evaluación.

Si se le convence de lo contrario, particularmente con la ayuda de los Estados Unidos, es probable que Jamenei cambie de rumbo porque teme lo que una guerra directa podría hacer a su revolución islámica.

Israel comenzó a desarrollar sus capacidades militares para detener el programa nuclear de Irán en 2004, y no se ha detenido. A medida que pasa el tiempo, las posibilidades de que Israel necesite desplegar estas capacidades parecen haber aumentado. Ahora, con Teherán acelerando su programa nuclear, Jerusalén está acelerando su propia capacidad de ataque militar en paralelo.

El año 2022 demostrará ser un cruce crítico.


FUENTE:
Tres planes para hacer frente al programa nuclear de Irán: ¿Cuál entrará en vigor? (jns.org)