«Vióse también un dragón que, estando dormida Olimpia, se le enredó al cuerpo; de donde provino, dicen, que se amortiguase el amor y cariño de Filipo, que escaseaba el reposar con ella; bien fuera por temor que usara de algunos encantamientos y maleficios contra él, o bien porque tuviera reparo en dormir con una mujer que se había ayuntado con un ser de naturaleza superior.«

Plutarco, «VIDAS PARALELAS«

Habíamos abordado en la primera parte de este estudio todo lo que el profeta hebreo Daniel dice tocante al futuro Anticristo. En esta segunda y última parte continuaremos con el resto de la descripción profética que brinda Daniel y que constituyen imperativos bíblicos que reúne o debe reunir la persona del Anticristo

SUCESORES

Los capítulos 8 y 11 del libro de Daniel hablan de Alejandro el Grande y sus sucesores. En ambos casos, se indica que el Anticristo procedería de su dinastía política:


«El chivo es el rey de Grecia, y el cuerno grande… es el rey primero de Grecia (Alejandro).

Ahora… cuatro reinos se levantarán de esa nación (Grecia), pero no en su poder. Y en el tiempo del reinado de éstos… un rey de rostro fiero… se levantará. Y su poder se fortalecerá, pero no con fuerza propia; y destruirá a la gente santa… y se engrandecerá en su corazón… Él también se levantará contra el Príncipe de los príncipes, pero será quebrantado»… (Daniel 8:21-25)

«Y ahora yo te mostraré la verdad…… habrá aun tres reyes en Persia, y el cuarto rey (Jerjes o Asuero del libro de Ester)… despertará… contra el reino de Grecia. Y en el siguiente versículo dice: “Y un poderoso rey (en Grecia) se levantará (Alejandro), con gran dominio, y hará conforme a su voluntad”.

Y… su reino… será repartido hacia los cuatro vientos del cielo… (Los versos que siguen, 5-27, hablan de las dos dinastías más importantes que surgieron del reino de Alejandro: «el rey del sur» (los Ptolomeos en Egipto), y «el rey del norte», (los Seléucidas en Siria).


El versículo 28 recoge el relato sobre el futuro Anticristo:

«Y el rey hará su voluntad, y se exaltará a sí mismo, y se engrandecerá sobre todo dios, y hablara cosas maravillosas contra (ANTI) el Dios de dioses… hasta que sea consumada la ira». (Daniel 11:2-36)


Vemos, por tanto, que Alejandro es la figura central de las profecías relacionadas con el Anticristo.

Si no hubiera habido un Alejandro Magno, no podría haber un Anticristo. ¿Y por qué? Porque Alejandro ES el Anticristo. Su primera venida simplemente preparó el terreno para su segunda venida.

UN LEOPARDO

La Palabra de Dios con gran precisión describe a Alejandro como «un leopardo». Las dos características sobresalientes de los leopardos son su naturaleza mixta y su rapidez. Ambos se aplican en forma singular a Alejandro.

En la antigüedad, el leopardo es considerado el resultado del apareamiento entre un león y una pantera.  Por lo tanto, leo (león) y Pardo (pantera macho).  https://es.wikipedia.org/wiki/Panthera_pardus

https://elpais.com/elpais/2017/07/20/ciencia/1500546647_419581.html

Alejandro es también un híbrido, ya que su muy maculada concepción fue el resultado de que su madre Olimpia (Olympiade) fuera impregnada por una serpiente (Satanás). Alejandro conquistó más territorio y más rápido que cualquier hombre en la historia. Se convirtió en monarca de toda Grecia a los 20 años, y gobernó todo el mundo entonces conocido a los 25 años de edad. Lloró en una ocasión, porque «no había ya más mundos para conquistar».


Si él fue capaz de lograr todo eso entre los años de 336 a 323 AC., imagínate lo que podrá hacer en esta época, después de haber resucitado.

«… Después vi otra bestia… semejante a un leopardo…» (Daniel 7:6)

…y  la bestia que vi era semejante a un leopardo…»(Apocalipsis 13:2)


El apóstol Juan describe al Anticristo con las palabras EXACTAS con que Daniel describió a Alejandro. La descripción no es simplemente similar, es idéntica. Esto NO ES mera coincidencia, ya que en Apocalipsis 13, Juan cita directamente el capítulo 7 de Daniel al menos ocho veces.

Grande significa “grande”, un cuerno es “un cuerno”, un leopardo es “un leopardo”.

DIVISIONES

La Palabra de Dios, en el texto original, no tenía números de capítulos ni de versículos, ni divisiones de capítulos. Estos fueron todos añadidos mucho más tarde, a discreción de los traductores. Los capítulos 10, 11 y 12 del libro de Daniel NO son, por lo tanto, tres capítulos diferentes, sino más bien un solo capítulo muy largo.

Hay un hilo continuo de pensamiento a través de ellos.

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

En el capítulo 10, Daniel comienza a contar su encuentro divino con el Hijo de Dios. «En el tercer año de Ciro, rey de Persia, fue revelado a Daniel»…  Muchos suponen equivocadamente que este personaje es Gabriel.

De ninguna manera. Gabriel aparece con anterioridad en el capítulo 9. Sin embargo, él no tuvo el mismo efecto en Daniel, que tuvo Jesús.

En los versículos que siguen, Daniel describe la aparición del Hijo de Dios, el efecto de Su Presencia y su conversación con Jesús, siendo éste último el orador principal.

EL PROPOSITO DE LA VISITACION


En Daniel 10:4 Jesús explica por qué El mismo ha venido a entregar el mensaje:

«… Yo he venido para hacerte comprender lo que ha de suceder a tu pueblo en los últimos días: la visión es para muchos días (a partir de ahora).


Una vez más, en Daniel 10:21 dice: «… Yo te mostraré lo que está escrito en la escritura de la verdad»… 


En Daniel 11:2-4 Él repite «Y ahora yo te mostraré la verdad”… (Y comienza a mostrarle a Daniel LA VERDAD sobre los «últimos días» hasta el final del libro).

«… Aún habrá tres reyes en Persia (estos fueron Cambises, el Seudo Esmerdis y Darío Histaspes), y el cuarto (rey) se hará de grandes riquezas más que todos (este rey fue Jerjes, también conocido como el rey Asuero de la historia de Ester 1:3-11), y por su fuerza y con sus riquezas, levantará a todos contra el reino de Grecia. Y UN REY PODEROSO (ALEJANDRO, EN GRECIA) se levantará, y dominará con gran poder, y de acuerdo a su voluntad. Y cuando esté en la cúspide, su reino será quebrantado, y dividido hacia los cuatro vientos del cielo…».


Esta profecía se cumplió en todos sus detalles. La historia registra que, tras la repentina muerte de Alejandro, su reino fue dividido entre sus cuatro generales: Ptolomeo tomó Egipto (sur), Seleuco tomó Siria (Norte), Lisímaco tomó Turquía (Oriente) y Casandro tomó Grecia (Oeste).

HISTORIA ESCRITA DE ANTEMANO

El resto del capítulo 11 habla de los sucesores de Alejandro. Los versículos del 5 al 27 revelan increíbles profecías que ya se han cumplido en cada detalle. Los versículos 28 a 45 nuevamente hablan del futuro Anticristo.



Los versículos del 5 al 27, por lo tanto, son un paréntesis histórico que relatan lo que ocurrió entre dos de las dinastías que ocupaban parte del territorio del antiguo imperio de Alejandro:

«El rey del sur» (Egipto) y el rey «del Norte «(Siria, y más tarde Siria /Turquía).

SU SEGUNDA VENIDA

Ya has oído hablar de la Segunda Venida de Jesús. Veamos la Segunda Venida de Alejandro. En Daniel 11:27 el paréntesis histórico llega a su final, con las profecías concernientes al rey de la dinastía seléucida Antíoco Epífanes, el extremadamente cruel, profano, anti-Dios, anti-Judío «rey del norte», que fue un tipo o figura del futuro Anticristo.

A partir de Daniel 11:28, hasta el final del capítulo, se habla de nuevo de Alejandro. Veamos el versículo 27:


«Y el corazón de estos dos reyes (el rey del norte, Antíoco Epífanes, y el rey del sur, su sobrino) será para hacer mal, y hablarán mentiras en una misma mesa; pero no prosperará sin embargo, porque el fin será en el tiempo señalado”.


Ahora veamos el versículo 28:

ENTONCES (¿entonces cuándo? Cuando sea el tiempo del fin o «Últimos tiempos») ÉL VOLVERÁ…» (¿Quién es «él»?) El primer rey, el rey poderoso de quien habló en el principio del capítulo del cual vinieron todos los demás, a saber, Alejandro. Desde el versículo 5 hasta el versículo 27, Jesús se refiere o bien al «rey del sur» (el sobrino de Antíoco) o al «rey del norte” (Antíoco).

Pero en el versículo 28, hay un cambio repentino. Jesús habla simplemente de «él» (quien había gobernado TODO el territorio, Norte y Sur). Una vez más, el versículo 27 habla de «estos dos reyes», pero el siguiente versículo se refiere solamente a «él».


Recojamos la cita en el versículo 28, de nuevo:

«Entonces él volverá a su tierra (ahora ya no es el norte o el sur, sino su tierra) con grandes riquezas, y su corazón será contra (ANTI) el pacto santo, y hará hazañas, y volverá a su tierra”.

A la hora indicada (para el fin – véase el versículo 27) él volverá, y vendrá hacia el sur, pero su última VENIDA no será como la primera…  él… VOLVERÁ y se enojará contra el pacto santo… Y VOLVERÁ y se entenderá con los que habrán abandonado el pacto santo».


En estos dos versos (28 y 29) Jesús le dice a Daniel (y a nosotros) SIETE VECES QUE ALEJANDRO VOLVERÁ.

Esto es excesivamente redundante. O Jesús es el peor escritor de todos los tiempos, o él está tratando de decirnos algo y quiere asegurarse de que no te lo pierdas. También nos dice CUATRO VECES que Alejandro estará CONTRA (ANTI) el pacto santo. La redundancia es casi increíble.


Aquí están estos dos versos, esta vez editados para dar énfasis:

«Entonces volverá a su tierra con grandes riquezas, pero pondrá su corazón contra el pacto santo. Actuará contra éste, y volverá a su tierra. «En el tiempo señalado volverá y vendrá hacia el sur, pero esta última venida no será como la primera… el… VOLVERÁ… Y VOLVERÁ (Daniel 11:28,29).


Tomado en contexto, esto sólo podía referirse a Alejandro, ya que él es el tema y el enfoque de la narración. No puede ser ninguna otra persona. No hay otra interpretación posible.

CADENA DE PENSAMIENTO

Aquí está el capítulo 11, desde el principio. Lo hemos editado para facilitar la continuidad. Sólo tienes que seguir la cadena de pensamiento:


«Y ahora yo te mostraré la verdad… el cuarto rey de Persia… levantará a todos contra el reino de Grecia. Y un rey poderoso se levantará en Grecia (Alejandro), quien gobernará con gran dominio y de acuerdo a su voluntad.

Y cuando se levante (Alejandro) su reino será quebrantado, y… repartido hacia los cuatro vientos…

Y el rey del sur (versículo 5)… al rey del norte (versículo 6) … del rey del norte (versículo 7) … que el rey del norte (versículo 8) … por lo que el rey del sur (versículo 9) .. Y el rey del sur

...con el rey del norte (versículo 11) … para el rey del norte (versículo 13) … contra el rey del sur (versículo 14) … por lo que el rey del norte (versículo 15) … contra el rey del sur … y el rey del sur (versículo 15) … y estos dos reyes (versículo 27) … Luego EL VOLVERÁ… Y él… VOLVERÁ… En el tiempo señalado volverá, y vendrá… pero SU última VENIDA no será como la anterior….. por lo tanto VOLVERÁ… Incluso volverá… Y EL REY hará su voluntad; y se ensoberbecerá, y se engrandecerá sobre todo dios: y contra el Dios de los dioses hablará maravillas, y será prosperado, hasta que sea consumada la ira: porque está hecha esta determinación.


«No le importarán los dioses de sus padres ni el favorito de las mujeres, tampoco le importará ningún otro dios, porque él se ensalzará sobre todos ellos (Daniel 11:36,37).

«En su lugar honrará al dios de las fortalezas, un dios a quien sus padres no conocieron; lo honrará con oro y plata, piedras preciosas y cosas de gran valor”. Actuará contra la más fuerte de las fortalezas con la ayuda de un dios extranjero. A los que lo reconozcan colmará de honores, los hará gobernar sobre muchos y repartirá la tierra por un precio.

«Y al tiempo del fin, el rey del sur (Egipto) se enfrentará con él, y el rey del norte (Siria), lo atacará con carros, jinetes y con numerosas naves. Entrará en sus tierras, las invadirá y pasará. «También entrará a la Tierra Gloriosa (Palestina), y muchos países caerán en su mano. Pero éstos serán librados de su mano: Edom, Moab y la mayoría de los Amonitas.

«Y extenderá su mano contra otros países, y la tierra de Egipto no escapará. «Se apoderará de los tesoros ocultos de oro y plata y de todas las cosas preciosas de Egipto. Y Libios y Etíopes seguirán sus pasos. «Pero rumores del oriente y del norte lo turbarán, y saldrá con gran furor para destruir y aniquilar a muchos”.

«Y plantará las tiendas de su pabellón entre los mares y el monte glorioso y santo. Pero llegará a su fin y no habrá quien lo ayude.

Y en aquel tiempo se levantará Miguel…. y será tiempo de angustia (tribulación), cual nunca hubo».

(Daniel 11:2-45, 12:1).


Considera esto: ¿qué otro rey en la historia universal es tan importante, tanto histórica como proféticamente, como para hacer comparecer al Arcángel Gabriel y dar 27 versículos en el capítulo 8, en relación con este individuo?

¿Y más tarde, como para hacer venir al mismo Cristo, personalmente, y dar a Daniel 45 versículos en el capítulo 11 en relación a su dinastía política… hasta llegar al Anticristo? Sólo Alejandro tiene esta distinción.

Es, por tanto, evidente que Alejandro es la figura clave histórica en torno al cual giran las profecías de los últimos días. Digo esto, por supuesto, en sentido negativo.

La figura central en TODA la historia, y en toda la Biblia, si se refiere a profecía o a cualquier otra cosa, es el Señor Cristo Jesús, el Rey de Reyes y Señor de Señores. No puede ser otro.

Algunos han sugerido que tal vez Antíoco Epífanes es el Anticristo. Esto es imposible por varias razones:

1.  En Daniel 11:40, el rey del norte se levantará contra Anticristo. Antíoco es precisamente el rey del norte. ¿Cómo podría venir contra sí mismo?  No tiene ningún sentido.

2.  Antíoco no es bien conocido. Por lo tanto, la humanidad no quedaría maravillada o asombrada ante la resurrección de alguien que ni siquiera conoce muy bien.

3. Antíoco era rey, pero no de uno de los primeros cinco imperios.

4. Alejandro es ampliamente admirado como el mayor y el más genial de los militares de la historia. Sus logros superaron los de cualquier otro conquistador, antes y después de él, y jamás perdió una batalla. Por tanto, el mundo lo consideraba (y lo considera) invencible.

Antíoco, en  cambio, es odiado POR TODO EL MUNDO. Fue derrotado en varias  batallas, y terminó en la humillación y ruina total.

Alejandro previo a la Batalla de Gaugamela. Alexander (2004)

5. La descripción del Anticristo, “como un leopardo» no tiene relación alguna con Antíoco o con nadie más que no sea Alejandro.

6. Antíoco no es la figura central en las profecías de Daniel capitulo 8, o Daniel  capitulo 11. Alejandro SI lo es.

7. Alejandro es claramente identificado como el futuro anticristo. Antíoco no lo es.

8. Antíoco no cumple con una serie de otros requisitos bíblicos, como ser la semilla de la serpiente, mezclar a sus súbditos «con la semilla de los  hombres», o ser un genio militar con una reputación de invencibilidad.  (Apocalipsis 13:4)

Antíoco fue definitivamente un tipo del futuro anticristo, pero no el Anticristo. Ni siquiera se acerca, ésa es la razón por la cual es descrito como «un cuerno pequeño». Pequeño en todo el sentido de la palabra.

EN CONCLUSION

Cuando empecé a estudiar al Anticristo, no tenía la menor idea de que sería Alejandro. Yo esperaba que fuera alguien que ya estuviera vivo en la tierra, porque eso es lo que había oído de los “expertos” en profecía, uno tras otro. Si hubiera sido otra persona, no habría representado ninguna diferencia para mí. Yo no tenía candidato favorito. Sólo quería saber quién es.

Simplemente, busqué la verdad sin ningún prejuicio. Esta revelación es el resultado de estudio, investigación y revelación dedicada por muchos años, cediendo mi voluntad a la voluntad de Dios, inspirado por el Espíritu, sin ideas preconcebidas ni prejuicios religiosos, y sin ninguna agenda religiosa o mundana.


Simplemente eché a un lado todas las ideas preconcebidas, y permití que la Palabra de Dios hablara por Sí Misma. Para concluir este capítulo, sería apropiado que haga justamente eso:

…de Grecia. Se levantará entonces un rey poderoso que gobernará con gran autoridad y hará lo que le plazca. «Pero cuando se haya levantado, su reino será fragmentado y repartido hacia los cuatro vientos del cielo, no a sus descendientes, ni según el poder que ejerció, pues su reino será arrancado y dado a otros fuera de ellos…

«Entonces EL volverá a su tierra con grandes riquezas, pero pondrá su corazón contra el pacto santo. Actuará contra éste, y volverá a su tierra. «En el tiempo señalado EL volverá y vendrá hacia el sur, pero su última venida no será como la primera.

… Volverá y se enfurecerá contra el pacto santo y actuará contra él; volverá, pues, y favorecerá a los que abandonen el pacto santo. «Y de su parte se levantarán tropas que profanarán el santuario… pondrán fin al sacrificio perpetuo y establecerán la abominación desoladora…

«El rey hará lo que le plazca, se enaltecerá y se engrandecerá sobre todo dios, y contra el Dios de los dioses dirá cosas horrendas. El prosperará hasta que se haya acabado la indignación, porque lo que está decretado se cumplirá.

«No le importarán los dioses de sus padres ni el deseo de las mujeres, tampoco le importará ningún otro dios, porque él se ensalzará sobre todos ellos.  «En su lugar honrará al dios de las fortalezas, un dios a quien sus padres no conocieron; lo honrará con oro y plata, piedras preciosas y cosas de gran valor.

«Y al tiempo del fin, el rey del sur se enfrentará con él, y el rey del norte lo atacará con carros, jinetes y con numerosas naves. Entrará en sus tierras, las invadirá y pasará. «También entrará a la Tierra Hermosa (Israel), y muchos países caerán…  «Y plantará las tiendas de su pabellón entre los mares y el monte glorioso y santo. Pero llegará a su fin y no habrá quien lo ayude.

Y en ese momento… habrá un tiempo de angustia como nunca fue» (Daniel 11:2-4, 28-32, 36-45, 12:01).


¿Que más podemos decir? Díganme ustedes.

El Cristo de Dios le habló a Daniel sobre el ANTI-Cristo de Satanás.

RELACIONADAS: