Cómo Alejandro se volvió verdaderamente ‘Grande’: de Hijo de Zeus a dios de Egipto

Alejandro III de Macedonia, el constructor de imperios más extraordinario de su tiempo, lideró victoriosas batallas militares a partir de los 16 años.


A mediados de los 20, se había enfrentado a Persia en una batalla continental por el control del mundo antiguo. Esa campaña de años lo llevó a Egipto en el 332 a. C., cuando, con solo 24 años, fue aclamado como salvador y defensor por los egipcios, que habían estado sufriendo bajo la dominación persa. Fue recompensado al ser declarado faraón, dios-hombre, y se inspiró para sentar las bases de la nueva ciudad costera de Alejandría.

Un rayo iluminó la habitación de su madre Olimpia, golpeando profundamente su útero, calentándola pero sin dañarla. Ella entendió lo que la había golpeado; como mujer religiosa, reverenciaba a los dioses y diosas del Panteón griego y conocía sus signos. Ella había sido fecundada nada menos que por el rey de los dioses y todos los cielos, Zeus, quien era conocido por representar su presencia con relámpagos. Claramente, Zeus la había elegido a ella para traer a su hijo al mundo.

A Olimpia le agradó este conocimiento, pero no le sorprendió demasiado. La historia de su familia estaba entrelazada con la de los dioses, y tenía sus raíces en el legendario (casi) invulnerable dios-hombre Aquiles.

Pero su conocimiento también conllevaba peligro: Olimpia sabía que nunca podría revelarle a su esposo Filipo, gobernante de Macedonia, la verdadera ascendencia del niño por temor a dañarlo, y se mantuvo fiel a su decisión. Hasta la muerte de Felipe, nadie sabía que Alejandro había sido engendrado por Zeus, y luego al único a quien le contó fue al propio Alejandro.

O eso dice la leyenda, cuyas raíces nos remontan a la antigüedad. Parte de esto podría ser literalmente cierto: según lo que sabemos de Alejandro Magno, el guerrero insuperable que cayó ante la espada de ningún hombre, parece que creyó la historia de su madre y se vio a sí mismo como un dios y un hombre. Esta puede ser una de las razones de su valentía y descaro en la batalla, recordando a los testigos de su antepasado Aquiles.

Alejandro se prepara para su destino

El Alejandro histórico tuvo una llegada al mundo algo más mundana. Era Alejandro III de Macedonia, nacido en 356 a. C. del rey Felipe II y su esposa Olimpia. Alejandro era el primogénito del rey guerrero, quien lo vio como la clave de sus planes para estabilizar y extender su imperio. Por supuesto, si uno de los padres piensa que eres un dios y el otro padre te ve como un futuro estratega militar y emperador, tu infancia será un poco especial.

Felipe dispuso que el niño fuera instruido nada menos que por el propio Aristóteles, comenzando cuando Alejandro tenía sólo 13 años. El gran filósofo le dio a Alejandro una educación rigurosa y completa, preparándolo para el destino que su padre había elegido para él.

Aristóteles introdujo a su joven encargado en la poesía épica de la Ilíada de Homero. Se convirtió en la obra literaria favorita de Alejandro, y mantuvo una copia cerca de él durante toda su vida. Es posible que Alejandro considerara la Ilíada como una especie de historia familiar, presentando las hazañas de su supuesto antepasado Aquiles.

Guiado por su padre y las enseñanzas de Aristóteles, Alejandro comenzó su carrera militar a la edad de 16 años, luchando y derrotando a los tracios. Solo unos años después, Felipe II estaba muerto (era un trabajo interno), y Alejandro reemplazó a su padre como guerrero principal del reino y sus aliados. Quizás no fue una coincidencia que en esta época también se enteró de su naturaleza supuestamente divina de su madre Olimpia.

Con este conocimiento de sí mismo en su haber, Alejandro estaba muy motivado para enfrentarse a los persas, cuyo imperio en expansión amenazaba la independencia de Macedonia y su aliada, la Liga de Corinto, una asociación flexible de ciudades-estado griegas. Lanzó una campaña hacia el este y luego hacia el sur, a lo largo del borde oriental del Mediterráneo. Alejandro fue implacablemente victorioso en la batalla, y su búsqueda para dominar por completo a sus adversarios estaba bien encaminada hacia el éxito total.

Alejandro libera Egipto y gana los corazones y las mentes de su pueblo

Después de una victoria particularmente reñida en el puesto de avanzada costero persa de Tiro, en el actual Líbano, Alejandro y sus tropas llegaron a la legendaria tierra de Egipto. Era el año 332 a. C., y Egipto estaba muy lejos de sus gloriosos días del Reino Antiguo. Persia había controlado todo su territorio durante generaciones, imponiendo su voluntad a la población nativa y desmoralizando completamente a los egipcios al prohibir la práctica de su religión. Esta fascinante historia se destaca en el extenso documental The Story of Egypt. 

La noticia de la llegada de Alejandro a Egipto fue recibida con gran esperanza por los egipcios oprimidos, y rápidamente se convirtió en un héroe para la población al derrotar tan fácilmente a la fuerza de ocupación. Según todos los informes, la defensa persa se derrumbó prácticamente de la noche a la mañana, y Alejandro restauró rápidamente las antiguas tradiciones del país. Como resultado, el conquistador fue percibido como el salvador de la tierra y su gente.

Nuestro boletín GRATUITO es espectacular! Regístrese hoy para recibir las mejores historias directamente a su bandeja de entrada.

Tres (3) logros de Alejandro en Egipto

Alejandro se sumergió en la cultura y las tradiciones egipcias, congraciándose aún más con la gente. Era tan popular que en tan solo seis meses, el tiempo que duró su estadía en el país, logró tres metas profundamente significativas que lo transformaron tanto como cambiaron el país:

  1. Se convirtió en faraón, un dios-hombre a los ojos de los egipcios, y fue declarado descendiente de Amón, su deidad suprema.
  2. Ideó un nuevo sistema de gobierno, uno que duró tres siglos.
  3. Concibió e incluso trazó un mapa de una nueva ciudad, llamada Alejandría, en la costa mediterránea del país que se convirtió en esencial para el comercio y el desarrollo futuro de Egipto.

1 – Alejandro Magno, hijo de Zeus-Amón

Alejandro respetaba enormemente las tradiciones religiosas de los egipcios, cuya historia ya había abarcado milenios. Consumido por la creencia de su madre en su naturaleza divina, entró en Egipto sabiendo que quería afiliarse, incluso identificarse, con los arcaicos dioses egipcios.

No se equivoquen, su llegada fue de hecho una bendición para el pueblo egipcio, cuyo ánimo se animó inmediatamente cuando se eliminaron las restricciones de los persas sobre la observancia religiosa. Alejandro participó en rituales religiosos él mismo.

Por ejemplo, mientras se dirigía a Memphis, una ciudad importante en el Nilo al suroeste de El Cairo, buscó el santuario de Apis, una deidad faraónica de gran prestigio encarnada en un toro vivo, y le ofreció sacrificios. A cambio, los sacerdotes de ese templo proclamaron faraón a Alejandro, otorgándole el honorífico «amado por Amón», el dios supremo de Egipto.

Ese título encajaba como un guante con la imagen de sí mismo de Alejandro, y en poco tiempo había decidido hacer una peregrinación al desierto al oeste de Egipto, de camino a Libia. En el desierto había un oasis que albergaba el Templo de Amón y su oráculo residente. Alejandro exigió una audiencia con el oráculo y fue recibido en el templo.

Alejandro nunca habló directamente del contenido de su entrevista, pero se cree ampliamente que el oráculo confirmó a Alejandro lo que su madre Olimpia había plantado desde niño en su corazón. De hecho, no solo lo amaba Amón, sino era literalmente el hijo de Amón. Dado que el dios supremo egipcio estaba, en la mente de los griegos, alineado con Zeus, llamaron a este dios Zeus-Amón. Alejandro, estuvo convencido de su hijo divino.

Esto solidificó para Alejandro lo que realmente creía, y fue esta admisión honorífica por parte del oráculo de Siwa lo que hizo que fuera reverenciado como «el Grande» desde ese momento en adelante.

2 – Reemplazo de la opresión persa con un enfoque más respetuoso

Alejandro sabía que derrotar a los persas en Egipto significaba que tenía que idear una nueva forma de gobernar el país. Permitió a los egipcios un papel más importante en su gobierno que a los persas, pero, no obstante, quedó claro que Egipto todavía era una tierra ocupada. Alejandro nombró a miembros de su personal, todos macedonios, para la junta gobernante.

Y años más tarde, después de la muerte de Alejandro en 323 a. C., Egipto fue cedido al control de su general Ptolomeo. Ptolomeo también se integró a la vida cultural de Egipto, fue declarado faraón y sus sucesores gobernaron Egipto hasta el suicidio de Cleopatra en el año 30 a. C., al borde de la toma del país por el Imperio Romano.

Los ayudantes y sucesores de Alejandro completaron el proyecto monumental, erigiendo puntos de referencia como el Faro y la Biblioteca de Alejandría de renombre mundial, que formaba parte de un complejo dedicado a las Musas divinas. Ambas estructuras fueron construidas por Ptolomeo II en el siglo III a. C., basándose en la visión de su padre, Ptolomeo I, y, según muchos, el propio Alejandro. Un notable documental, Alexandria: The Greatest City, revela este puesto de avanzada esencial de la cultura helenística en todo su encanto moderno y gloria antigua.

El legado del dios-hombre Alejandro

Aunque su tiempo en Egipto fue breve, Alejandro el Grande tuvo un impacto enorme en la legendaria civilización, que fue quizás donde se confirmó su visión de su propia divinidad. Hizo sentir su presencia en todos los ámbitos de la vida espiritual, política y cultural de Egipto, y su impacto dio forma a los siguientes 300 años de la historia del país. Además, trasladó la capital del país a una ciudad recién establecida en la desembocadura del Delta del Nilo y restauró la dignidad a las vidas de los egipcios al eliminar el flagelo de la dominación persa.

Expulsar a los persas de Egipto no fue suficiente para Alejandro. Persiguió a sus enemigos mortales hasta lo que ahora es el Irak kurdo y finalmente derrotó al rey Darío III en la Batalla de Gaugamela, en el 331 a. C. Pronto el Imperio Persa estuvo en sus manos. Seguramente sintió, quizás más que nunca, lo que había creído en su corazón durante años: que era un ser divino, creado por los dioses para su gloria en la Tierra.

3 – Fundación de Alejandría

A pesar de que la estadía de Alejandro en Egipto duró solo unos meses, su impacto fue vasto y duradero. Durante el tiempo que pasó allí, se convenció de que Egipto necesitaba una ciudad fuerte y cosmopolita para facilitar el transporte y el comercio, y para darle una capital a su imperio recién expandido. Así que recorrió la costa mediterránea de Egipto y descubrió un pequeño asentamiento que entonces se llamaba Rhakotis, que se adaptaba perfectamente a sus sueños.

Se dice que Alejandro diseñó personalmente la ciudad, ubicando lugares para templos a varios dioses, así como un gran ágora público o espacio comercial. Sin embargo, Alejandro no presidió realmente la construcción de la ciudad y su establecimiento como el centro del mundo helenístico. Dejó Egipto para cumplir su destino terrenal al completar su conquista de Persia, y nunca regresó en su vida.

Alexander incluso pudo haber creído que era inmortal, aunque presenció y participó en la carnicería a su alrededor. Si bien sobrevivió a la muerte de su querido compañero Hefestión y su amado caballo Bucéfalo, sus pérdidas le causaron un profundo dolor. Finalmente, en Babilonia, la muerte le sobrevino a raíz de una fiebre que duró diez días y lo envió al delirio. Tenía solo 33 años.

ENTRADAS RELACIONADAS:

Tumba de Alejandro Magno: posibles ubicaciones

Basado en la Biblia, no hay duda de que el Anticristo es Alejandro Magno (Daniel 7: 6, Apocalipsis 13: 2). … Sigue leyendo Tumba de Alejandro Magno: posibles ubicaciones

Arqueóloga griega empeñada en hallar la tumba de Alejandro Magno.

«LA BESTIA QUE HAS VISTO (JUAN) ES LA QUE ANTES FUE, PERO YA NO ES, Y ESTÁ A PUNTO DE … Sigue leyendo Arqueóloga griega empeñada en hallar la tumba de Alejandro Magno.

Paralelismos históricos entre Alejandro y Jesús. Coincidencia???

Alejandro III de Macedonia fue reconocido frecuentemente, con el pasar de los siglos, como “el Grande” o “Magno”. Este término … Sigue leyendo Paralelismos históricos entre Alejandro y Jesús. Coincidencia???

¿EL MAYOR DISCURSO DE LA HISTORIA? ALEJANDRO EL GRANDE Y EL AMOTINAMIENTO EN OPIS

Este cuerno parecía más grande que los demás y tenía ojos humanos y una boca que presumía con arrogancia. Apocalipsis … Sigue leyendo ¿EL MAYOR DISCURSO DE LA HISTORIA? ALEJANDRO EL GRANDE Y EL AMOTINAMIENTO EN OPIS

Tras su muerte en 323 a. C., el imperio de Alejandro se dividió entre sus generales. Ptolomeo, que heredó Egipto, estaba decidido a obtener el sarcófago dorado de Alejandro. Se rumorea que fue tan lejos como para capturar el ataúd en su ruta prevista de Babilonia a Macedonia, luego lo desvió a Alejandría, donde el dios-hombre recibió un entierro en el templo digno de un faraón muerto.

Es imposible subestimar el impacto tan grande que tuvo Alejandro en el mundo antiguo. Sus conquistas definieron la era helenística y apoyaron un imperio griego expansivo que duró hasta que cayó ante las fuerzas romanas siglos después de su muerte. Como habrían proclamado los vencedores: Sic transit gloria mundi, así pasa la gloria del mundo.


FUENTE: https://www.greecehighdefinition.com/blog/2021/4/15/how-alexander-became-great-from-child-of-zeus-to-god-of-egypt