Spread the love

El régimen iraní ha reconocido por primera vez que podría perseguir abiertamente la obtención de armas nucleares.


Por Majid Rafizadeh

El ministro de Inteligencia iraní, Mahmoud Alavi, un asesor cercano del líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, señaló recientemente que Irán, de hecho, muy probablemente podría seguir ese camino:

“Debo dejar en claro que si empujan a un gato a la esquina, puede comportarse de manera diferente a un gato que camina libremente. Si Irán es arrinconado, no será su culpa [es decir, la búsqueda de armas nucleares] sino más bien la culpa de quienes lo empujan”.

Esta declaración es fundamental. Los líderes iraníes han argumentado durante mucho tiempo que no hay forma de que puedan buscar armas nucleares debido a una fatwa religiosa (opinión legal bajo la ley islámica) emitida por Khamenei.

De hecho, Jamenei emitió previamente una fatwa que prohibía la búsqueda de armas nucleares. Anteriormente se le ha citado diciendo:

“Consideramos que el uso de tales armas está prohibido [religiosamente prohibido por la ley islámica] y creemos que es deber de todos hacer esfuerzos para proteger a la humanidad contra este gran desastre”.

Khamenei también afirmó que la producción o el uso de armas nucleares se rigen por leyes islámicas que supuestamente las prohíben. En su sitio web oficial, agrega que «Tanto la sharia [leyes islámicas] como las aqli [relacionadas con la lógica y la razón] fatwas dictan que no las apliquemos».


RECIBE ACTUALIZACIONES


Esta fatwa de prohibir las armas nucleares ha sido la respuesta inmediata del régimen iraní en el escenario internacional para demostrar que su programa nuclear tiene únicamente fines pacíficos. Cuando el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif, se reunió con el senador estadounidense Rand Paul, en 2019, por ejemplo, Zarif le contó a Paul sobre la falta de voluntad de Irán de buscar armas nucleares precisamente debido a la fatwa de Jamenei.

Otros líderes mundiales también han utilizado la fatwa del Líder Supremo para respaldar la afirmación de Irán de que no quiere una bomba nuclear. El presidente Barack Obama, por ejemplo, en un intento de llegar a un acuerdo nuclear y apaciguar a los mulás, declaró en su discurso ante la Asamblea General de la ONU en 2013 que «El Líder Supremo ha emitido una fatwa contra el desarrollo de armas nucleares».

El exsecretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, apoyó la línea de los mulás al llamar a la fatwa «la forma más elevada de prohibición islámica»:

«El líder supremo … dice que ha emitido una fatwa, la forma más alta de prohibición islámica contra alguna actividad, y dijo que es prohibir que Irán busque un arma nuclear».

La exsecretaria de Estado Hillary Clinton también prestó su apoyo impulsando aún más la narrativa del régimen iraní. Segun ella:

“El otro desarrollo interesante que puede haber seguido fue la repetición del líder supremo, el ayatolá Jamenei, de que lo harían, que había emitido una fatwa contra las armas nucleares, contra las armas de destrucción masiva. El primer ministro Erdogan y yo hablamos de esto en profundidad, y lo he discutido con varios expertos y eruditos religiosos».

Si los líderes occidentales saben algo sobre el establecimiento teocrático de Irán, podrían ver que el régimen ha utilizado la religión del Islam chiíta para justificar la represión de la población de Irán, matando, ejecutando y patrocinando grupos terroristas en toda la región. Entonces, ¿qué detendría a los mulás de emitir un fallo religioso falso si va a hacer avanzar su programa nuclear al ocultar el hecho de que quieren tanto armas nucleares como garantizar la supervivencia de su teocracia?

En segundo lugar, si los líderes occidentales supieran algo sobre el Islam chiíta, se darían cuenta de que una fatwa puede cambiarse en cualquier momento. En tercer lugar, si los líderes occidentales saben algo sobre la República Islámica de Irán, se darían cuenta de que los líderes iraníes han redactado la constitución de la República Islámica de una manera que permite al gobierno aprobar leyes que prioricen esas leyes codificadas sobre las normas religiosas y las fatwas. 

Según el artículo 167, «el juez está obligado a esforzarse por juzgar cada caso sobre la base de la ley codificada [aprobada por el parlamento y respaldada por el Consejo de Guardianes]». Luego agrega: «En caso de que no exista tal ley, debe emitir su juicio sobre la base de fuentes islámicas autorizadas y fatwa auténtica».

En pocas palabras, el parlamento iraní puede aprobar inmediatamente una ley que permita al gobierno buscar armas nucleares. Según la constitución iraní, tal ley codificada anularía cualquier fatwa que prohibiera un programa nuclear.

Incluso el padre fundador de la República Islámica, el ayatolá Ruhollah Khomeini, mencionó en varias ocasiones que las leyes islámicas podrían, si fuera necesario, ser ignoradas. Señaló, por ejemplo, que «el gobierno está facultado unilateralmente para revocar cualquier acuerdo de la Shahria que haya celebrado con la gente cuando estos acuerdos sean contrarios a los intereses del país o del Islam».

En otra ocasión, Jomeini afirmó que «el gobierno puede impedir el hajj, que es una de las obligaciones divinas importantes, de forma temporal, en los casos en que sea contrario a los intereses del país islámico».

El tema importante para los mulás gobernantes de Irán es la supervivencia de su dictadura. Cualquier cosa, incluida la religión, puede utilizarse para garantizarlo.


FUENTE: 

https://www.raptureforums.com/israel-middle-east/the-mullahs-nuclear-weapons-game/