Obispos católicos advierten que la Ley de Igualdad ‘discriminará a las personas de fe’

Si la Cámara de Representantes aprueba la Ley de Igualdad, sus mandatos «discriminarán a las personas de fe» al afectar negativamente a las organizaciones benéficas y sus beneficiarios, los derechos de conciencia, los deportes de mujeres «e instalaciones específicas por sexo», dijeron los presidentes de cinco comités de obispos estadounidenses.


Cinco presidentes de comités de la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU., en una carta del 23 de febrero de 2021 a los miembros del Congreso se oponen a la Ley de Igualdad reintroducida.  Los presidentes son el Obispo David A. Konderla de Tulsa, Okla., Subcomité para la Promoción y Defensa del Matrimonio;  el Arzobispo Paul S. Coakley de Oklahoma City, Comité de Justicia Doméstica y Desarrollo Humano;  el obispo Michael C. Barber de Oakland, California, Comité de Educación Católica;  el Arzobispo Joseph F. Naumann de Kansas City, Kan., Comité de Actividades Pro-Vida y el cardenal Timothy M. Dolan de Nueva York, Comité para la Libertad Religiosa.  (Compuesto del SNC; fotografías de Paul Haring, Gregory A. Shemitz, Brendan McDermid de Reuters)

El proyecto de ley, conocido como HR 5 y recientemente reintroducido en la Cámara, también proporcionará fondos para el aborto por parte de los contribuyentes y limitará la libertad de expresión, dijeron los presidentes en una carta del 23 de febrero a todos los miembros del Congreso.

HR 5 enmendaría la Ley de Derechos Civiles de 1964 para prohibir la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género en el empleo, la vivienda, las instalaciones públicas, la educación pública, la financiación federal, el sistema crediticio y el servicio de jurado. Se esperaba que la Cámara votara sobre la medida antes del 26 de febrero.

«La dignidad humana es fundamental para lo que creen los católicos porque cada persona está hecha a imagen de Dios y debe ser tratada en consecuencia, con respeto y compasión», dijeron. «Este compromiso se refleja en el servicio caritativo de la iglesia a todas las personas, sin consideración alguna. a la raza, religión o cualquier otra característica «.

«Significa que debemos respetar el derecho de toda persona a un empleo remunerado libre de discriminación injusta o acoso, ya los bienes básicos que necesitan para vivir y prosperar», continuaron. «También significa que las personas de creencias diferentes deben ser respetadas. En esto, apoyamos de todo corazón los principios de no discriminación para garantizar que los derechos de todos estén protegidos».

HR 5 «pretende proteger a las personas que experimentan atracción por el mismo sexo o discordancia de género de la discriminación. Pero en cambio, el proyecto de ley representa la imposición por parte del Congreso de puntos de vista novedosos y divisivos sobre el ‘género’ en individuos y organizaciones», dijeron.

«Esto incluye descartar la diferencia sexual y presentar falsamente el ‘género’ como solo una construcción social», dijeron. «Como ha reflejado el Papa Francisco, sin embargo, ‘el sexo biológico y el papel sociocultural del sexo, el género, se pueden distinguir pero no separar'».

Firmaron la carta: el obispo Michael C. Barber de Oakland, California, presidente del Comité de Educación Católica de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos; El arzobispo Paul S. Coakley de Oklahoma City, presidente del Comité de Justicia Nacional y Desarrollo Humano de la USCCB; El cardenal Timothy M. Dolan de Nueva York, presidente del Comité de Libertad Religiosa de la USCCB; El obispo David A. Konderla de Tulsa, Oklahoma, presidente del Subcomité de Promoción y Defensa del Matrimonio de la USCCB; y el arzobispo Joseph F. Naumann de Kansas City, Kansas, presidente del Comité de Actividades Pro-Vida de la USCCB.

«Una cosa es comprender la debilidad humana y las complejidades de la vida, y otra es aceptar ideologías que intentan romper lo que son aspectos inseparables de la realidad», dijeron los obispos, citando además al Papa Francisco.


RECIBE ACTUALIZACIONES:


«Trágicamente, este acto también puede interpretarse como que incluye un mandato de aborto, una violación de los preciosos derechos a la vida y la conciencia», agregaron los presidentes del comité.

«En lugar de afirmar la dignidad humana de maneras que superen significativamente las protecciones prácticas existentes, la Ley de Igualdad discriminaría a las personas de fe», dijeron. «También infligiría numerosos daños legales y sociales a los estadounidenses de cualquier religión o ninguna».

La medida fue aprobada por primera vez en la Cámara el 17 de mayo de 2019, en una votación bipartidista de 236-173, pero el Senado no actuó sobre el proyecto de ley después de recibirlo. El presidente Donald Trump había amenazado con vetar la medida si alguna vez llegaba a su escritorio.

El liderazgo de la Cámara se comprometió a que se reintroduzca en el 117º Congreso. El 18 de febrero, el representante David Cicilline, demócrata de Rhode Island, lo reintrodujo. Se espera que los senadores demócratas Jeff Merkley de Oregon, Cory Booker de Nueva Jersey y Tammy Baldwin de Wisconsin reintroduzcan pronto una versión del Senado.


FUENTE: 

https://www.ncronline.org/news/politics/bishops-if-passed-equality-act-will-discriminate-against-people-faith