Consejo Mundial de Iglesias endurece su corazón hacia Israel

El Consejo Mundial de Iglesias (CMI) tuvo la oportunidad de trazar una línea en la arena. Tuvo la oportunidad de mostrar al mundo que se tomó en serio la plaga del antisemitismo y comprendió que las desagradables polémicas deshonestas sobre Israel socavan la capacidad de los cristianos para promover la paz en Tierra Santa.


El reverendo Robert Smith, representante de Jerusalén del Consejo Mundial de Iglesias, se dirige a un mitin de BDS en Sudáfrica. 
Foto: captura de pantalla

La organización también tuvo la oportunidad de sincerarse y admitir que, sí, el CMI ha sido un partidario ferviente y persistente de la campaña BDS que retrata falsamente a Israel como un violador de derechos humanos singular en el escenario mundial, y al hacerlo, ha Fomentó una plaga de hostilidad hacia Israel y los judíos.


El Consejo Mundial de Iglesias debe aclarar su apoyo al BDS


En lugar de pretender que el CMI nunca apoyó el BDS, el grupo podría haber declarado que ahora está haciendo todo lo posible para distanciarse del movimiento intolerante y desacreditado que abrazó anteriormente.

Los funcionarios del CMI también tuvieron la oportunidad de admitir que al señalar al Estado judío para su condena, mientras ignoraban los crímenes reales contra la humanidad en lugares como China y Siria, su organización había dado a los judíos de todo el mundo todas las razones para considerar a los cristianos y al movimiento ecuménico. con sospecha.

Pero en lugar de participar en un acto de metanoia, los líderes del CMI en Ginebra (y uno de sus activistas en Sudáfrica) endurecieron sus corazones contra la verdad y duplicaron las mentiras que han contado sobre los eventos en Tierra Santa (y ellos mismos como pacificadores).

Con su negativa a confrontar sus errores, los líderes y el personal del CMI han demostrado una vez más que ven la supervivencia y la autodeterminación de los judíos como obstáculos para los cristianos que, después de todo, pretenden seguir a Jesús, un judío él mismo.

La controversia comenzó el 6 de febrero de 2021, cuando el reverendo Frank Chikane, un miembro prominente del Congreso Nacional Africano (ANC) en Sudáfrica, hizo comentarios falsos e incendiarios durante un webinar para promover una película de 27 minutos sobre los pro-palestinos. activismo de Michel Sabbah. Informó falsamente que la gente muere todos los días como resultado del conflicto israelo-palestino y declaró, entre otras cosas, que «se buscará la sangre del pueblo de Palestina» de los partidarios de Israel.

Escribí sobre los comentarios de odio de Chikane en un artículo para este sitio. Pero en lugar de responder con la conmoción y el remordimiento apropiados, el CMI hizo lo que hacen los políticos cuando están en problemas: trataron de dispararle al mensajero en un aviso de prensa deshonesto y evasivo.


RECIBE ACTUALIZACIONES


En su aviso, el secretario general interino del CMI, Ioan Sauca, dijo que mi artículo era inexacto porque el CMI «nunca ha pedido un boicot económico del Estado de Israel». También citó al Rev. Frank Chikane como miembro del ANC para declarar que no hablaba en nombre del CMI cuando hizo los comentarios que hizo. (Hasta aquí una sonora condena a sus polémicas antiisraelíes).

La noción de que el CMI no ha promovido el movimiento BDS es simplemente ridícula.

El aviso a los medios declara que el CMI no «apoya medidas económicas contra Israel», pero en realidad, el CMI ha sido un partidario principal y central del movimiento BDS en los círculos cristianos progresistas durante años.

En 2005, el Comité Central del CMI felicitó a la Asamblea General de la Iglesia Presbiteriana de EE. UU. Por aprobar una propuesta de 2004 que inició «un proceso de desinversión selectiva y por fases de las empresas multinacionales que operan en Israel». El comité también alentó a las iglesias miembros del CMI a «considerar seriamente» la adopción de estrategias similares dirigidas a Israel.

Después de esa declaración de 2005, la publicación protestante liberal Christian Century publicó un artículo de Religion News Service que decía que la organización se había pronunciado a favor de la «desinversión». Cuando se les mostró este artículo, los funcionarios del CMI dijeron que el artículo de 16 años era inexacto.

Que conveniente

En estos días, el apoyo del CMI a los SDE fluye a través de dos de sus instituciones, la primera es el Foro Ecuménico Palestina-Israel (PIEF), que se estableció en 2007 en una reunión del CMI en Ammán, Jordania.

Según un resumen elaborado por la Iglesia Presbiteriana en 2010, la PIEF se reunió durante dos años, «alentando la redacción de una declaración definitoria de nuestros socios palestinos», que más tarde se conoció como «Kairos Palestine». El mismo informe de PCUSA declara que el PIEF se reunió nuevamente en diciembre de 2009, «en Belén, Palestina, y allí fue testigo de la revelación de una declaración cristiana palestina: ‘Kairos Palestina: un momento de verdad, una palabra de fe, esperanza y amor de el corazón del sufrimiento palestino'».

Además de declarar la presencia israelí en Cisjordania como un «pecado contra Dios y la humanidad» (sin ofrecer una palabra de condena al terrorismo palestino, incitación o políticas de pago para matar), el documento Kairos Palestine promueve: adivinó eso – BDS. El documento, que se publica en el sitio web del CMI, pide «el comienzo de un sistema de sanciones económicas y boicot que se aplicará contra Israel».

«No puedo ver cómo el CMI no está a favor del BDS», dijo la Rev. Dra. Jill Schaeffer, ex profesora visitante asociada de ética en el Seminario Teológico de Nueva York, quien trabajó en la oficina de derechos humanos de la Alianza Mundial para la Reforma de las Iglesias desde 1985 a 1991. «Todas sus acciones son para BDS».

Dos empleados del WCC, uno anterior y otro actual, ayudaron a escribir «Kairos Palestine». El empleado actual del CMI que ayudó a redactar el documento es Yusef Daher, que trabaja en el Centro Intereclesiástico de Jerusalén del CMI (cuando no publica mensajes de odio contra Israel en Facebook).

El ex miembro del personal del CMI que ayudó a redactar el documento es Rifat Odeh Kassis, quien en 2005 y 2006 se desempeñó como gerente internacional del Programa de Acompañamiento Ecuménico del CMI en Palestina e Israel (EAPPI), que proporciona tropas de choque para el movimiento BDS (más sobre ellos a continuación).

En su libro de 2011 sobre el documento, Kassis declara que el lenguaje BDS en el texto tiene la intención de obstruir la normalización entre Israel y los palestinos.

Sobre el apoyo del CMI al documento de Kairos Palestina, Kassis escribe: «El alcance y alcance del apoyo institucional al Documento de Kairos – incluso por parte de organismos ecuménicos internacionales como el CMI – tampoco tuvo precedentes, aumentando aún más su impacto y universalidad». El PIEF trabajó mano a mano con los palestinos que escribieron el texto y lo promovió una vez que estuvo terminado.

Mientras tanto, el EAPPI envía a occidentales privilegiados a Cisjordania para documentar las fechorías israelíes (pero no palestinas) y, al regresar a casa, para promover el BDS en sus iglesias. En 2012, EAPPI emitió un documento titulado «Fe bajo ocupación», que incluía múltiples llamamientos a boicotear a Israel.

¿Por qué el CMI ahora está tratando de negar su apoyo al BDS? Una explicación probable es que necesita mantener el acceso a Jerusalén. En 2016, el gobierno israelí prohibió la entrada al país de un funcionario del CMI, en parte debido al apoyo del CMI al BDS. En lugar de decir: «Hemos terminado con el BDS», el WCC está tratando de engañar a todos diciéndonos que nunca apoyó el movimiento.

ENTRADAS RECIENTES:

Pero eso no va a funcionar.


FUENTE: 

https://www.algemeiner.com/2021/02/18/the-world-council-of-churches-must-come-clean-about-support-for-bds/