inflación vertiginosa de precios de los alimentos podría generar más disturbios mundiales

¿Habrá llegado la hora ya de preocuparse seriamente por la inflación de los alimentos?


La inflación de los precios de los alimentos se acelera por séptimo mes consecutivo.

El índice de precios de los alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación subió por séptimo mes consecutivo en diciembre, liderado por los productos lácteos y los aceites vegetales.

El índice de precios de los alimentos de la FAO promedió 107,5 puntos el mes pasado frente a 105,2 puntos en noviembre.

El índice de referencia, que rastrea los precios mundiales de los alimentos de cereales, semillas oleaginosas, productos lácteos, carne y azúcar, promedió 97,9 puntos para 2020, un máximo de tres años y un aumento del 3,1% desde los niveles de 2019.

El índice mundial de alimentos todavía estaba un 25% por debajo de su máximo histórico alcanzado en 2011.

Los precios del aceite vegetal experimentaron el salto más significativo, con un alza del 4,7% intermensual en diciembre después de subir más del 14,0% en noviembre. El índice subió un 19,1% en 2020 con respecto al año anterior.

La FAO explicó que la subida de los precios del aceite vegetal se debe a «la escasez de suministro en curso en los principales países productores de aceite de palma. El comercio internacional se vio afectado por un fuerte aumento de los derechos de exportación en Indonesia».

Los precios internacionales del aceite de soja subieron en parte debido a las huelgas prolongadas en Argentina que afectaron tanto la actividad aplastante como la logística portuaria».

Los precios de los cereales subieron un 1,1% desde noviembre y durante todo 2020 promediaron un 6,6% respecto al año anterior. El motivo del aumento es que los precios de exportación del trigo, el maíz, el sorgo y el arroz aumentaron el mes pasado debido a la creciente preocupación por las condiciones en América del Norte y del Sur y la Federación de Rusia.

A principios de esta semana, destacamos que las condiciones de sequía que se materializaron en Argentina dieron como resultado que los precios del maíz (maíz) cotizaran en Chicago a máximos de 6-1 / 2 años.

La FAO, con sede en Roma, dijo que el índice de productos lácteos aumentó un 3,2% en el mes, pero para el año, se mantuvo plano en comparación con 2019.

El índice de carne aumentó un 1,7% el mes pasado, mientras que su promedio de este año fue un 4,5% inferior al de 2019.

El permabear favorito de todos, Albert Edwards de SocGen, quien, a diferencia de Goldman Sachs, está empezando a preocuparse por el aumento de la inflación de los alimentos, escribe que el Índice de Precios de los Alimentos de la FAO ha estado aumentando durante los últimos meses.

Con el índice de alimentos de la FAO en constante aumento, Edwards señala que «la inflación anual en los cereales alcanzó el 20%, el aumento anual más alto desde mediados de 2011, cuando la Primavera Árabe estaba en pleno apogeo (ver el gráfico a continuación)».

Edwards deja en claro sus sentimientos sobre quién fue en última instancia el culpable del maremoto mundial en la inflación de los alimentos en 2011: «A pesar de las negaciones de Ben Bernanke de que las políticas de QE de la Fed causaron una inflación galopante de los precios de los alimentos en 2011, muchos economistas como yo creemos que fue absolutamente el caso.»

Edwards resume mejor sus preocupaciones con la siguiente declaración: «incluso en el país más rico del mundo, la pobreza alimentaria se ha convertido en un problema real durante esta pandemia».

Esto nos deja con la próxima inminente crisis de inflación de alimentos, ya que los bancos centrales están inyectando inconscientemente un récord de $ 1.4 mil millones en liquidez en los mercados de capital cada hora.

El aumento de la inflación de los alimentos puede provocar la desestabilización social; la pregunta es ¿por dónde empezará?


FUENTE: 
https://www.activistpost.com/2021/01/food-price-inflation-accelerates-for-seventh-consecutive-month.html