Cardenal Pietro Parolin: ‘El concordato es pastoral, no político’.

El cardenal chino Joseph Zen Ze-kiun, de 88 años, a quien el Papa Francisco rechazó una reunión después de llegar al Vaticano la semana pasada, señaló que el acuerdo había fracasado en la Iglesia, dejando importantes diócesis sin un obispo o con el nombramiento inminente de un obispo aprobado por el Partido Comunista ateo.

 


“El Vaticano se estaba limpiando de la corrupción y Francisco la restauró. Benedicto XVI sacó a los pedófilos y Francisco les devolvió sus puestos.  Inclusive varios religiosos católicos ya han acusado a Francisco de entablar conexiones con ex mandatarios Latinoamericanos en maniobras multimillonarias de corrupción.  Existen documentos reales en los que cada presidente asumió un acuerdo con Francisco y firmó para tener un número de cuenta, pero todas estas denuncias han sido bien tapadas por la Santa Sede”.

«Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas; con la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación».

Apocalipsis 17:1-2

El segundo al mando del Vaticano está defendiendo el acuerdo de la Santa Sede con China, un día antes de que se espera que el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, avergüence al Papa Francisco por querer renovar el controvertido concordato. 

Cardenal Zen le ruega a Francisco que no nombre a un obispo pro-China.

Adelantándose al discurso de Pompeo sobre la libertad religiosa, que será pronunciado en la Embajada de los Estados Unidos ante la Santa Sede el martes, el Secretario de Estado del Vaticano Cdl. Pietro Parolin, como parte de un informe de Vatican News, justificó el pacto como pastoral.

«El objetivo del acuerdo provisional nunca ha sido meramente diplomático, mucho menos político, sino siempre genuinamente pastoral», enfatizó Parolin.

Parolin explicó:

El objetivo [del convenio] es permitir que los fieles católicos tengan obispos en plena comunión con el sucesor de Pedro, que sean al mismo tiempo reconocidos por las autoridades de la República Popular China. El acuerdo provisional trata exclusivamente el proceso para el nombramiento de obispos … una cuestión esencial para la vida de la Iglesia y para la necesaria comunión entre los pastores de la Iglesia católica china con el obispo de Roma y con los obispos de todo el mundo.

En 2018, inmediatamente después de firmar el acuerdo, dijo Parolin, el Papa Francisco había enfatizado que «en las últimas décadas, las heridas y divisiones en el corazón de la Iglesia católica en China se centraron especialmente en la figura del obispo como guardián del autenticidad de la fe y como garante de la comunión eclesial'».

Cardenal Zen suena la alarma

Sin embargo, el cardenal chino Joseph Zen Ze-kiun, de 88 años, a quien el Papa Francisco rechazó una reunión después de llegar al Vaticano la semana pasada, señaló que el acuerdo había fracasado en la Iglesia, dejando importantes diócesis sin un obispo o con el nombramiento inminente de un obispo aprobado por el Partido Comunista ateo.


«No se pueden hacer tratos con este régimen: incluso pensar en hacer tratos con Beijing es una locura. Es como hacer un trato con el diablo».


«El acuerdo se refiere al nombramiento de obispos: bueno, en dos años no ha habido un nuevo nombramiento. Por otro lado, bajo el pretexto del acuerdo, siete obispos excomulgados fueron reconocidos por la Santa Sede», dijo Zen al medio italiano La Nuova Bussola Quotidiana.

El cardenal Parolin, sin embargo, afirmó que Francisco «ha restablecido la plena comunión con los obispos chinos ordenados sin mandato papal» sólo «después de años de largas negociaciones emprendidas por sus predecesores».

La Iglesia católica aprobada por el gobierno comunista sigue siendo «cismática», dice Cdl. 
Joseph Zen
.

Zen, obispo emérito de Hong Kong, también citó el ejemplo de Hong Kong controlado por China, que dice que «no ha tenido un obispo titular desde enero de 2019» tras la muerte de Bp. Michael Yeung Ming-cheung.

«Ahora estamos en casi dos años de estancamiento: inicialmente parecía obvio que el Mons. Aux. Joseph Ha Chi-shing sería nombrado, pero su nombre fue muy mal recibido en Beijing ya que mostró demasiada simpatía por el movimiento democrático que se rebela contra el régimen chino», dijo Zen a los medios de comunicación italianos La Nuova Bussola Quotidiana.


«El comunismo no es eterno, y cuando caiga se encontrará que la Iglesia ha colaborado con este régimen inhumano; [la Iglesia] no tendrá más autoridad moral».


Zen también dijo que hizo un viaje especial a Roma para advertir a la Santa Sede contra el nombramiento de Peter Choy Wai-man como nuevo obispo de Hong Kong.

Choy, uno de los cuatro vicarios generales de Hong Kong, «corre el riesgo de dividir la Iglesia de Hong Kong» y «aparte de la fuerte reacción [al nombramiento] entre la mayoría de los fieles católicos de la diócesis, sería la capitulación definitiva de la Iglesia antes que el poder político chino», dijo Zen.

«Significaría que el acuerdo ‘secreto’, firmado hace dos años, en realidad da vía libre al gobierno de Beijing», se lamentó Zen.  

¿’Unidad’ o Sellout?

Pero según Cdl. Parolin, el Papa Francisco insiste en que «el único alcance del acuerdo provisional es apoyar y promover la predicación del evangelio y restablecer y preservar la unidad plena y visible de la comunidad católica en China».

Zen dijo a los medios italianos:

«El comunismo no es eterno, y cuando caiga se encontrará que la Iglesia ha colaborado con este régimen inhumano; [la Iglesia] no tendrá más autoridad moral. No se pueden hacer tratos con este régimen: incluso pensar en hacer tratos con Beijing es una locura. Es como hacer un trato con el diablo».

«Si bien el contacto [con China] fue bloqueado en los últimos meses debido a la pandemia, los resultados [del concordato] han sido positivos, aunque limitados, y sugieren seguir adelante con la aplicación del acuerdo por otro período de tiempo determinado», anunció el Vaticano.

Pero Zen respondió: «El tiempo de la adoración [de los fieles en las] catacumbas ha vuelto».

El Partido Comunista ateo ha estado intensificando la persecución de los católicos chinos, incluidos aquellos que se han unido a la Asociación Patriótica Católica China (CPCA) administrada por el gobierno con la esperanza de que hacerlo les permita adorar en paz. Algunos expertos han acusado que las decisiones del Vaticano están siendo influenciadas por $ 2 mil millones en pagos anuales de los comunistas chinos.


FUENTE: 

https://www.churchmilitant.com/news/article/vatican-defends-deal-with-the-devil