Con Yom Kipur aquí y COVID-19 corriendo salvajemente, los medios analizan quién está propagando infecciones, quién está tratando de detenerlas y quién debería expiar; además, el ‘vidui’ del periodista.


1. Esperando con temor: en Israel, no es nada nuevo que el país se detenga casi por completo en Yom Kipur, y eso también es válido para la prensa, que a menudo tiene dificultades para completar sus páginas, en línea e impresas, con noticias reales. contenido antes de las vacaciones. Lo más novedoso suele ser cualquier registro de la guerra de Yom Kippur de 1973 que el estado decida publicar ese año, que a menudo contiene poco interés real para nadie más allá de los historiadores.

  • Pero nada es igual este año, y aunque es el único día del año en que un cierre nacional no se sentirá fuera de lo común, el cierre de sinagogas y las tasas de infección que se disparan hacen más que matizar la cobertura de la prensa en el período previo a la vacaciones – lo dominan.
  • Las noticias del Canal 12 informan que la tasa de infección diaria per cápita de Israel es la más alta del mundo, citando un informe del centro de información sobre coronavirus administrado por militares. No se incluye en la cobertura el hecho de que el centro basa su hallazgo en calcular un promedio semanal y compararlo con solo otros seis países con poblaciones mucho más grandes que Israel, incluidos Estados Unidos y Francia, pero no Brasil, India o México.
  • Sin embargo, de los incluidos, Israel tiene el porcentaje más alto de muertes por millón, pruebas por millón, pruebas positivas y casos nuevos, ninguno de los cuales es una buena noticia.
  • Sin embargo, el número real que muchos están viendo es de 800 pacientes graves, que según los expertos es el punto en el que los hospitales comenzarán a perder la capacidad de hacer frente a la afluencia. A última hora de la tarde del domingo, la cifra es de 749.
  • “Todos los pasos que se han tomado tienen como objetivo evitar que Israel se convierta en Italia”, dijo el jefe del hospital Shaare Zedek, el profesor Yonatan Halevi al Canal 12. “A partir de hoy, no hay preocupación de que no haya suficientes ventiladores, pero nosotros temen que se reduzca el nivel de atención y la atención del personal. Eso vendrá cuando pasemos la marca de 800 pacientes y estamos muy cerca de eso”.
  • Channel 13 informa sobre lo que dice que es un modelo que combina todos los demás modelos de predicción de infecciones en Israel, lo que muestra que Israel afectará a 835 pacientes gravemente enfermos para fin de mes.
  • “Para la próxima semana podremos ver el efecto del inicio [del encierro] antes de Rosh Hashaná. No se espera un descenso de los casos graves, porque los que se enferman gravemente lo hacen a las 2-3 semanas de haberse infectado ”, informa el canal.
  • Todavía hay algo de cobertura relacionada con la guerra de Yom Kippur, incluida la de Carmela Menashe de Kan, quien pregunta si existen similitudes entre los fracasos en el período previo al ataque sorpresa en 1973 y los fracasos del gobierno para hacer frente al virus hoy.
  • “Cuando se habla de las fallas de liderazgo analizadas después de la guerra, hay arrogancia, altivez, complacencia y un liderazgo que perdió el rumbo”, dice. “Ahora, medio año después del brote, estamos hablando de un gobierno confuso y sin rumbo, que mezcla la política con la toma de decisiones, lo que lleva a una falta total de fe pública”.

2. Miedo a un sombrero negro: Gran parte de la atención de la prensa el domingo está dirigida a los ultraortodoxos, a quienes se culpa de una gran parte del aumento vertiginoso de la tasa de infección en Israel, que rápidamente asciende a 10.000 casos por día. (Sin embargo, los números de prueba atenuados debido al período de vacaciones pueden mantener esas cifras más bajas).

  • “Los políticos se pelean por las protestas mientras la tasa de infección entre los ultraortodoxos rompe récords”, se lee en el titular principal de Haaretz.
  • El documento afirma que el 25% de las pruebas entre los ultraortodoxos están dando positivo. Si bien no está del todo claro cómo se define a los ultraortodoxos, la tendencia parece serlo.
  • “La propagación del virus en la comunidad haredi ha aumentado durante más de un mes, desde el inicio de las clases de yeshivá a principios del mes de Elul. La mayoría de los transportistas son jóvenes y, por lo tanto, las altas cifras no se tradujeron en tantos casos graves”, informa Amos Harel del periódico. “Pero la propagación del virus continuó en Rosh Hashaná y se identificaron al menos dos puntos focales de contagio en las sinagogas haredi que se abrieron específicamente para los fieles mayores, de 65 años o más”.
  • Una parte de eso se atribuye a la secta Gur Hasidic, según varios informes. Walla dice que 260 personas de la secta se han enfermado, calificándolo como el colapso de un sistema “cápsula” ideado por ellos.
  • Según el informe, el grupo acogió a unas 2.000 personas en su complejo de Jerusalén sobre Rosh Hashaná, pero las mantuvo en cápsulas separadas destinadas a evitar que el virus se propagara demasiado. No obstante, cientos dieron positivo después de Rosh Hashaná y más de mil que estuvieron expuestos a ellos han regresado a casa desde entonces.
  • Los números restantes se han enviado a viviendas de coronavirus modernizadas para las yeshivás, destinadas a mantenerlas alejadas de la calle. Varios informes señalan que los vecinos no estaban muy contentos de saber que vivían junto a un High Holidays Inn ad-hoc.
  • No obstante, Walla y otros sitios dicen que la secta es conocida por cumplir estrictamente las reglas. (El ex ministro de salud Yaakov Litzman, un miembro de la secta, se hizo famoso por contraer el virus después de aparentemente ignorar sus propias reglas sobre evitar la oración grupal).
  • Ynet, por ejemplo, señala que la casa de estudio de la secta, la más grande del país, tiene la friolera de 36,000 metros cuadrados (387,500 pies cuadrados, o aproximadamente la mitad del tamaño del Staples Center de Los Ángeles) y normalmente tiene capacidad para alrededor de 20,000 personas para las fiestas de fin de año. .
  • “Varias grandes comunidades haredi desdeñaron las pautas sobre el coronavirus en los últimos meses para no dañar la vida religiosa de sus colegas”, escribe Ynet. “Otras comunidades mantuvieron las reglas, a pesar del precio espiritual esperado. Pero parece que una comunidad simplemente se negó a aceptar la dicotomía entre la santidad de la vida y el mantenimiento de la tradición. El Gur Hasidim trató de cuadrar el círculo, insistiendo en tener ambos, y en su mayoría lo logró. Aunque algo salió mal en Rosh Hashaná, el tribunal jasídico más grande y más fuerte de Israel solo está mirando hacia el futuro y planea corregir sus errores para Yom Kippur ”.

3. Salga: Camine por Bnei Brak para escuchar un mensaje de voz para averiguar si la gente cree que se mantendrán las reglas, Army Radio descubre que algunos todavía están planeando orar adentro, y algunos grupos incluso planean celebrar oraciones masivas adentro, aunque la mayoría dice al menos que escuchará lo que dicen las autoridades y los rabinos.

Obtenga la edición diaria de The Times of Israel por correo electrónico y nunca se pierda nuestras noticias principalesREGISTRO GRATUITO

  • “Hay una escuela al lado del edificio, por lo que algunas personas orarán en las aulas, pero los que no puedan orarán debajo del edificio”, dice un hombre citando.
  • Makor Rishon informa que en varias otras ciudades con grandes poblaciones religiosas (pero no ultraortodoxas), los rabinos han decidido “no esperar al rabinato principal o al gobierno” y han encerrado sinagogas.
  • “Todo el mundo sabe que incluso con la oportunidad de ayudar a alguien a salvar una vida se puede romper el Shabat, y que incluso con una pequeña preocupación se puede permitir comer y beber en Yom Kipur”, se cita diciendo el rabino Avi Gisar del asentamiento de Ofra. “Así que no hace falta decir [que deberíamos hacer lo mismo] por un peligro para las masas.
  • En Hamevaser ultraortodoxo, sin embargo, la historia principal habla de judíos que fluyen en masa “a las sinagogas o áreas cercanas a ellos, y rezan y ruegan para que seamos sellados para siempre y que la plaga se levante de nuestra nación”.
  • En el resto de la prensa ultraortodoxa, los llamados a que las personas eviten la oración en el interior son pocos y distantes. La historia principal sobre Behadrei Haredim cita al líder de la secta Vizhnitz Hasidic pidiendo a aquellos que tienen algún síntoma que no se presenten a los servicios, pero no dice nada sobre el resto de la multitud que también reza al aire libre.

4. Mucha culpa e introspección, para todos: Dados los números y la temporada, hay más de unas pocas llamadas a la introspección, y de hecho, el titular de la primera plana de Israel Hayom dice “Es hora de buscar el alma”.

  • “Pecamos, pecamos desenfrenadamente, fuimos criminales”, se lee en el titular de una columna de Ran Reznik del periódico, que culpa a los políticos de la Knesset, al zar del coronavirus Ronni Gamzu por su plan de semáforo “fallido” ya los medios de comunicación.
  • “En una epidemia tan extensa como COVID, la influencia de los medios en el público es un elemento importante en la batalla. Pero los medios israelíes glorifican y dan una plataforma al culto de la ‘negación de COVID’, permitiendo que un puñado de médicos y administradores proporcionen información engañosa, falsa y, a veces, manipuladora sobre el virus, en particular información que minimiza su gravedad. A menudo, los medios de comunicación ni siquiera se molestan en equilibrar sus apariencias con otros científicos o médicos que los desafiarán ”, escribe.
  • Los comentarios guardan un parecido increíblemente cercano con los comentarios del primer ministro Benjamin Netanyahu el sábado por la noche, en los que admitió que el gobierno estropeó algunas partes de su salida del primer bloqueo, pero culpa a la Knesset, a los medios de comunicación y a otros por los fracasos.
  • Si bien Netanyahu no mencionó las protestas en sus comentarios (y tampoco Reznick), varios otros se han pronunciado en contra de ellas, e Israel Hayom hace hincapié en yuxtaponer una imagen de la manifestación de aspecto caótico del sábado y el Muro Occidental, que estaba casi vacío. de personas y dispuestas en cápsulas ordenadas.
  • El editorial principal de Haaretz también culpa, criticando a Netanyahu y al gobierno por impulsar una legislación que compara las protestas con las oraciones y tiene como objetivo tomar medidas drásticas contra ambos.
  • “El intento de crear paridad entre las manifestaciones al aire libre, con la participación de unos pocos miles de personas, y oraciones masivas en espacios cerrados no es más que una manipulación mentirosa más de Netanyahu”, se lee. “El objetivo es dividir, incitar y poner a un grupo contra otro, todos para permanecer en el poder. Netanyahu no está haciendo una comparación al servicio de la campaña contra el virus, solo apunta a reprimir la protesta. Es encomiable que los manifestantes, que a diferencia del primer ministro se están comportando de manera responsable, se estén cuidando de usar máscaras y mantener el distanciamiento social ”.
  • Yuval Agassi, de Kan, lamenta todas las formas en que el virus ha ayudado a crear divisiones en la sociedad: “A través de las pautas y restricciones, cada tribu se ha vuelto hacia adentro, preocupándose por su propia casa, a menudo comparándose y culpando a otros”.
  • “Este virus ha demostrado que estoy dispuesto a sacrificarte en el altar de mi existencia”, escribe el ex ministro Rabino Shai Piron en Yedioth. “La nación que mostró al mundo lo que es la fe ha dejado de creer. Mientras los que creen no tienen miedo, los que han dejado de confiar en los líderes, en los demás, en los vecinos, tenemos miedo. La falta de fe se ha convertido en una pandemia más grande que el virus”.

5. El vidui del periodista: Con todo eso en mente, les presento, como en años pasados, el vidui del periodista, o confesión de Yom Kipur, actualizado para este año especial del virus.

  • Yo he calumniado.
  • Tengo información sobre dramatizada.
  • Tuiteé información antes de comprobar si es cierta.
  • He echado la culpa a los inocentes.
  • Me he retratado a mí mismo y a mi comunidad como irreprochables.
  • He editorializado sin sentido.
  • No he podido internalizar el dolor de los demás, los enfermos, los desempleados, los de alto riesgo, los temerosos, los más preocupados por alimentar a sus familias que por evitar el COVID-19, los más preocupados por mantener a sus hijos sanos que por la educación en persona.
  • No he podido intentar comprender plenamente a los que son diferentes a mí, con diferentes prioridades y diferentes necesidades.
  • He fingido ser epidemiólogo.
  • Me he retratado falsamente como un experto.
  • Fingí experiencia matemática, estadística y de salud cuando no tenía ninguna.
  • He fingido confianza en mis pronunciamientos cuando ninguno estaba justificado.
  • He citado solo a los expertos que coinciden con mi agenda, o solo a los que van contra la corriente.
  • No les he dado a los lectores una imagen completa, sino solo fragmentos que dan a algunas ideas una caja de jabón, ignorando los contrapuntos que también merecen ser escuchados.
  • He llevado a los lectores por mal camino.
  • Tengo lectores confundidos.
  • Tengo editores confundidos.
  • He minimizado noticias verdaderamente importantes.
  • He exagerado las noticias menos importantes al servicio de una determinada agenda o para mi propia comodidad.
  • He permitido que las fuentes se citen de forma anónima cuando no se justifica tal anonimato.
  • Le he dado a fuentes anónimas una plataforma para difamar a otros.
  • He plagiado ideas.
  • No he citado mujeres. No he citado a los árabes. No he citado a los ultraortodoxos.
  • He calumniado a comunidades enteras con el hedor de la culpa colectiva.
  • He cuestionado las intenciones de los demás.
  • He cuestionado la experiencia y el buen sentido de los demás.
  • Me he negado hipócritamente a seguir las mismas pautas que predico.
  • He predicado.
  • Tengo copia y pegado.
  • He sobreeditado, subsumiendo la voz del escritor debajo de la mía.
  • No he podido comprender completamente.
  • Lo he asumido.
  • He insultado la inteligencia de mis lectores.
  • He insultado a expertos, líderes y a todos los demás.
  • Yo he trolleado.
  • Me he burlado.
  • He actuado sin tener en cuenta la obra santa de mi profesión, poniendo una nube oscura sobre el trabajo absolutamente vital de mis colegas, tanto en The Times of Israel como en otras publicaciones.
  • He jugado con una impunidad espantosa.
  • Les he fallado a mis lectores.
  • He fallado.

El año que viene será mejor.


FUENTE: https://www.timesofisrael.com/you-have-sinned-you-have-betrayed-what-the-press-is-saying-on-september-27/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .