“Me llevó de regreso a la entrada del Templo, y descubrí que salía agua por debajo de la plataforma del Templo 

Ezequiel 48: 1 (The Israel Bible )

NOTICIAS DE ISRAEL

Si bien Estados Unidos se ve sacudido por las protestas contra el racismo, existe una situación en Jerusalén que es aún más racista que los Estados Unidos antes del movimiento de derechos civiles. Las fuentes de agua en el Monte del Templo estaban reservadas para uso exclusivo de los musulmanes, mientras que a los judíos no se les permitía beber en absoluto. Pero gracias a un grupo de judíos decididos, esa situación está cambiando lentamente.

Después de la captura de Israel del Monte del Templo en la Guerra de los Seis Días de 1967, el gobierno israelí entregó el control diario del área a las autoridades religiosas musulmanas Waqf, supervisadas por el gobierno jordano. Israel retiene el control de seguridad del área.  Las condiciones establecidas en ese momento daban el derecho exclusivo de rezar en el sitio a los musulmanes. Se prohibió a los judíos traer artículos religiosos o libros al Monte del Templo. 

Además de la oración, a los judíos se les prohibió beber en el sitio y, como resultado, se les prohibió usar la fuente de agua en el Compuesto del Monte del Templo. Para muchos, esta prohibición era inquietantemente una reminiscencia de la política racista de “separados pero iguales” en los días anteriores a Jim Crow en el sur de los Estados Unidos. Pero la situación en el Monte del Templo fue aún más atroz ya que Jim Crow permitió fuentes de agua separadas para los negros, mientras que en el Monte del Templo, no había fuentes designadas para su uso por los judíos.

Michael Miller, un guía turístico en el sitio y activista del movimiento “Estudiantes para el Monte del Templo”, fue detenido por la policía el lunes después de grabar en video a un joven judío que bebía de la fuente. 

“Incluso hasta hace un año, a los judíos ni siquiera se les permitía tocar los grifos y la policía físicamente impidió que los judíos se acercaran a la fuente”, dijo Miller. “Los judíos que intentaron hacerlo fueron arrestados y detenidos”.

“Existía la preocupación de que esto provocaría violencia musulmana.  A los cristianos se les permitió beber de la fuente porque también había una preocupación porque antes de que un judío tome agua, tiene que decir una bendición, agradeciendo a Dios, y esto estaba estrictamente prohibido. Esto se parecía demasiado a la oración, que los musulmanes encuentran ofensiva. Incluso murmurando, moviendo los labios, cerrando los ojos o cogiendo las manos en forma de oración, arrestaría y expulsaría a un judío, a veces incluso lo prohibiría”.

Miller explicó que la política actual es que la policía debe permitir que los judíos usen la fuente de agua o deben proporcionarles agua embotellada. La situación se encuentra actualmente en un estado intermedio ambiguo.

“No hay nada ilegal ni ninguna política oficial que prohíba a los judíos usar la fuente. Eso sería absurdo e indefendible. Pero al mismo tiempo, la policía está tratando de evitar que los musulmanes se subleven, por lo que lo mantienen discreto. A los judíos ahora se les permite beber e incluso comer en el Monte del Templo, pero no a la vista de los musulmanes.  Si se vuelve demasiado obvio, la policía llevará a las personas a un lado, pero no pueden echarnos ni arrestarnos”.

En 2017, la organización Amigos del Templo, encabezada por Yaakov Hayman, presentó un caso relacionado con esta injusticia ante el Tribunal Superior de Israel. Iris Edri, la abogada que representa los derechos de los judíos, enfatizó que durante el movimiento de los Derechos Civiles estadounidenses, la policía protegió a los niños negros en su camino a aprender en las escuelas blancas debido al principio de igualdad. 

“Si hay violencia, la policía debe relacionarse con la fuente de la violencia, y no con la víctima”, dijo Edri a Breaking Israel News. “En el Monte del Templo, la policía se relaciona con los judíos como un enemigo, como una amenaza para la seguridad”.

“Los judíos son por inclinación, pero tenemos el requisito bíblico de no serlo”, dijo Hayman, citando el Libro de los Números.

Se agachan, se acuestan como un león, como el rey de las bestias; ¿Quién se atreve a despertarlos? ¡Bienaventurados los que te bendicen, malditos los que te maldicen! Números 24: 9

“Cuando los judíos dejan de actuar como nos dice la Biblia, las cosas comienzan a cambiar en una dirección bíblicamente positiva”, dijo Hayman. “Cada vez más judíos suben al Monte del Templo. Las barreras van a caer. Es inevitable y está profetizado”.

El rabino Mordechai Makover, ex director del Instituto del Templo y director del Centro Educativo Mikdash (Templo), ve los recientes desarrollos como una bendición mixta.

“Es innegable que recientemente hemos visto muchos desarrollos positivos y necesarios en el Monte del Templo”, dijo el rabino Makover. “Para realizar el servicio del Templo, los judíos deben comer y beber en el Monte del Templo. Tiene un profundo significado espiritual conectado a traer sustento y paz al mundo”.

Pero el rabino Makover también advirtió que estos desarrollos podrían representar un precedente dañino y el comienzo de un camino que solo puede terminar en un desastre para todo el mundo.

“Es destructivo y degradante que los musulmanes solo nos” permitan “estas cosas básicas”, dijo el rabino Makover. “Es como si ellos fueran los maestros cuando se nos prohíbe tener otro maestro además de Hashem, especialmente en su casa.  Este es el camino equivocado.  El mensaje principal aquí debe ser que ninguna otra nación o religión puede establecer las reglas en la Casa de Oración de Dios”.

“¿Son los musulmanes los maestros que permiten que los esclavos beban?  Dios nos sacó de Egipto y le servimos.  Él proporcionó agua en el desierto, Él proporciona agua para todo el mundo.  Hashem es el dueño de toda el agua”.

El Tribunal Superior de Israel estableció los mismos derechos para que los judíos rezaran en su lugar más sagrado en un caso de 2015 decidido a favor del rabino Yehudah Glick, un ex miembro de la Knéset, declarando que era deber de la policía proteger el derecho de los judíos a rezar. en el monte del templo. Es solo recientemente que este derecho se mantiene en la práctica, aunque de manera semi-clandestina con la aceptación a regañadientes de la policía.

Miller informó que ahora se permite a los judíos rezar en silencio en un quórum en áreas que los musulmanes no pueden ver. Esto se hace de acuerdo con las pautas del Ministerio de Salud. Si los musulmanes aparecen o se quejan, la oración se detiene y los judíos son retirados del sitio.  

La desigualdad antijudía sigue siendo en gran medida el statu quo en el Monte del Templo a pesar de la ley que lo ordena. Los judíos deben someterse a rigurosas verificaciones de seguridad y antecedentes antes de ingresar, mientras que los musulmanes se niegan a pasar por detectores de metales del tipo que se encuentra fuera de cada edificio público en Israel. Los judíos deben estar acompañados por la policía mientras realizan un circuito estrictamente limitado del sitio. Los judíos también están limitados en los tiempos que visitan y su tiempo en el sitio también es estrictamente limitado. 


FUENTE:  https://www.breakingisraelnews.com/155417/jews-allowed-access-to-running-water-on-temple-mt-bringing-them-closer-to-temple-service/

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .