Nefilim, los titanes de antaño

Un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos de abril de 2015 obligaba al Instituto Smithsonian a declasificar documentos secretos que datan de la década de 1900 que aparentemente demuestran que la organización participó en un importante encubrimiento histórico de evidencia que mostraban restos de gigantes humanos en decenas de miles que habían sido descubiertas en todo Estados Unidos, y recibieron la orden de ser destruidos por los administradores de alto nivel para proteger la teoría convencional de la evolución humana en el momento, que ante una divulgación masiva pondría en peligro dicha teoría.

Estos hallazgos arqueológicos son una evidencia abrumadora de que el relato bíblico de la remota existencia de los “hijos de Dios” de Génesis 6:12 es veraz. Pero ¿quiénes son los crípticos “hijos de Dios” mencionados en Génesis 6:2? Muchos cristianos dicen que son ángeles.

Sólo hay un pequeño problemita señores con esa teoría:

Dios NUNCA HA LLAMADO A UN ÁNGEL Su hijo (Hebreos 1:5).

Los ángeles no pueden ser “hijos de Dios” por la sencilla razón de que NO SON creados a Imagen de Dios. ESE ENORME PRIVILEGIO está reservado SÓLO PARA HUMANOS (Juan 1:12, Romanos 8:14, 1 Juan 3:2).

Los “hijos de Dios” (la descendencia espiritual, pura e incorruptible de Adán mencionados en Génesis 6, eran los descendientes HUMANOS de Adán y Eva ANTES que pecaran.

Cuál fue el primer mandamiento o instrucción dada por Dios a Adam (varón y hembra)?

El primer mandamiento que Dios les dio apenas fueron creados fue: “Sean fecundos y multiplíquense” (Génesis 1:28). ¿Acaso piensas que no obedecieron esa instrucción divina (la primera) sino hasta DESPUÉS DE volverse pecadores? ¿Crees que se hicieron los de oídos sordos y no cumplieron con dicho mandato divino sino hasta después que fueron expulsados del Edén?

Eso ni siquiera tiene sentido. Si ellos NO OBEDECIERON a Dios apenas fueron creados y formados cuando aún estaban SIN PECADO, ¿por qué iban a obedecerle, una vez que se convirtieron en pecadores?

La obediencia aplazada ES DESOBEDIENCIA. Si no hubieran obedecido de inmediato, HABRÍAN PECADO MUCHO ANTES DE morder la fruta prohibida, cuyo relato es en Génesis capítulo 3.

adan-y-evaPor tanto, Adán y Eva obedecieron la directiva de Dios al instante. Empezaron a reproducirse de inmediato.

Comenzaron a procrear HUMANOS ESPIRITUALES, puros, inmortales e incorruptibles como ellos mismos, desde el mismo momento en que Dios lo mandó (Génesis 1:28).

Fue SÓLO DESPUÉS DE HABER PECADO, que Adán “conoció” a Eva en forma carnal y física y engendró hijos e hijas carnales (Caín, Abel y Set, además de muchos hijos e hijas), mortales y PECADORES como ellos (Génesis 4:1 y 5:4).

Los “hijos de Dios” (la descendencia humana, pura e incorruptible, concebida espiritualmente por ambos antes que pecaran, y que son mencionados en Génesis 6:2), se mantuvieron en estado de pureza, inmortalidad e incorruptibilidad, aún después de la caída de sus progenitores, y se mantuvieron así por mucho tiempo SOLO HASTA EL DÍA QUE ELLOS MISMOS – POR LIBRE ALBEDRÍO – DECIDIERON PECAR, MEZCLANDO SU SIMIENTE PURA E INCORRUPTIBLE con la humanidad caída (es decir, con la descendencia caída y pecadora de Adán y Eva posterior a su desobediencia y expulsión del Edén, y que para ese entonces ya había llenado la tierra: las llamadas hijas de los hombres de Genesis 6:1, muchachas jóvenes, hermosas, pero mortales, corruptibles, nacidas de la carne, no del espíritu), hijas, nietas, biznietas, tataranietas, y demás descendientes, etc, de Adán y Eva, que ya se habían multiplicado y poblado la tierra.

Esa es la forma en que estos «Hijos de Dios» dejaron “su primer estado” como seres humanos espirituales, inmortales e incorruptibles, yendo tras carne “extraña” (caída, corruptible) (Judas 1:7) y se convirtieron en caídos (Nefilím). Génesis 6:4 los llama “NEFILÍM” o “caídos”.

No son ángeles caídos, como erradamente se ha creído y enseñado. Eran humanos de naturaleza espiritual incorruptible y glorificada, igual que Adan y su mujer, cuando fueron creados.

Cuando pecaron, perdieron su estado sobrenatural, se convirtieron en mortales y espiritualmente caídos (Nefilím), al igual que ya lo eran también sus padres, Adán y Eva, y además contaminaron y dañaron aun más el ADN humano produciendo, como consecuencia de esa cohabitación antinatural con las hijas humanas mortales de los hombres, GIGANTES y seres con anormalidades humanas, con 6 dedos en los pies y manos, etc. (Deuteronomio 2:11,20; 2 Samuel 21:20).

Eva fue tentada por Satanás. Pero ¿quién tentó a estos seres? ¿Quién crees?

En el libro más antiguo de la Biblia, el Libro de Job 1:6, 2:1, encontramos a Satanás yendo de un lado a otro con los “hijos de Dios”, que más tarde se convirtieron en Nefilím o “caídos”. El próximo versículo (Génesis 6:3) dice:

“mi Espíritu no luchará siempre con el hombre, porque Él es también carne”. Estos “hijos de Dios” habían dejado de ser ESPIRITUALES, y ahora TAMBIÉN eran CARNALES. Como Adán y Eva, se habían convertido en carnales en vez de espirituales. Ya no había ningún humano inmortal e incorruptible en la tierra. Todos los seres humanos en la tierra ahora habían sido contaminados por el pecado y se habían corrompido (Génesis 6:11-12).

Fue entonces que Dios se arrepintió de haber hecho al hombre, envió el diluvio universal, y acortó su expectativa de vida a 120 años (antes de eso, era común que los seres humanos vivieran entre 600 a 1,000 años, como podemos ver en el capítulo anterior, Génesis 5). Bien, pero ¿y qué me dices de los “hijos de Dios” mencionados en Job 38:7, que “se regocijaron” cuando Dios creó la tierra?

¿No demuestra eso que eran ángeles?

NO.

Esos “hijos de Dios” eran seres humanos. Eramos “nosotros” mismos, en nuestra existencia pre-humana. Efesios 1:4 dice que Dios “nos eligió y predestinó en Cristo Jesús antes de la fundación del mundo”. Esas son las palabras de Dios, no las nuestras. Han estado en la Biblia ¡durante 2,000 años! Ya estábamos en Él ANTES DE manifestarnos en este mundo en forma humana.

Nosotros éramos sus hijos, creados a Su Imagen, desde “la eternidad”. Simplemente no conservamos ningún recuerdo de ello, porque somos gobernados momentáneamente por nuestra mente carnal, que es incapaz de recibir estas cosas (1 Corintios 2:14). Los únicos “hijos de Dios” en la Biblia son humanos: Adán (Lucas 3:38), Jesús (Lucas 3:22) y seres humanos (tú y yo), que recibimos a Jesús como Señor, Salvador y Dios (Juan 1:12).

El título de “Hijo de Dios” está estrictamente reservado para los creados a Imagen de Dios; para seres humanos que llevan el ADN espiritual de Dios: Seres humanos habitados por Dios mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .