ABC de la Fe Cristiana

Verdades doctrinales y apostólicas fundamentales

Todas las divisiones, falsas doctrinas y confusión entre los cristianos desaparecerían en un instante si todos entendieran las verdades que presentaremos aquí.

Un cristiano, que recientemente nos escribió sobre la cuestión de la salvación, citó a Mateo 5:29 como “prueba” de que la salvación se puede perder:

"Si tu ojo derecho es una ocasión para que te caigas, lánzalo y tíralo, porque es beneficioso para ti que uno de tus miembros perezca, y todo tu cuerpo no debe ser arrojado a la Gehena".

Tuvimos que enseñarle a ese cristiano que Jesús lo había declarado antes de sufrir en la Cruz, que había quitado todos los pecados del mundo para siempre y que había resucitado de entre los muertos (Juan 1:29; Hebreos 9:12)Hebreos 9:261 Juan 3:5).

El versículo que citó no podía referirse a ” perder la salvación ” porque cuando Jesús dijo eso, nadie había sido salvo.

Aparentemente, este cristiano, que insistía en que la salvación (Jesús) podía perderse, no lo sabía.  Sin embargo, se sintió “comprometido” con la misión de “corregirnos” y continuó discutiendo al respecto con nosotros.

Lamentablemente, el caso de este individuo no es un caso aislado. Hay millones de personas que han calentado bancas en las congregaciones semana tras semana, año tras año, durante 20 años o más, y que no conocen los detalles más básicos del ministerio de Jesús y/o el evangelio.  Esta es la razón principal por la que todos estos millones de personas están confundidos, citan versos de la Biblia de manera incorrecta y fuera de contexto, y es por eso que son tan fácilmente engañados y víctimas de los muchos lobos que se disfrazan de ovejas…

Esta trágica situación es el resultado de la religión, de las denominaciones “cristianas” (todas inventadas por hombres pecaminosos y mortales), y solo es un testimonio del lamentable estado en que se encuentran la iglesia y sus llamados “líderes”.

Lo que vamos a enseñar aquí debería decirse en todas las iglesias, en todas las escuelas dominicales de todo el mundo, en lugar del menudo montón de estiércol inútil y sin sentido que se enseña y se predica en sermones en las iglesias hoy en día.  Disculpen a los que son hermanos en la fe que leen este blog por decirlo tan duro, pero eso es exactamente lo que enseñan las congregaciones hoy en día: ¡”mierda”!

1. Jesús era judío (Mateo 1:1-22Lucas 2:4-7).

Él no era americano. Él no era británico. Su madre María era judía. Sus hermanos y hermanas eran judíos.  Su padre, José, era judío.  Sus 12 apóstoles eran judíos.  Su cultura era judía.  Jesús no habló con acento británico, como es el caso en la mayoría de las películas “cristianas” que se han filmado de su vida.  Tampoco habló con acento australiano, ni francés.  Hablaba arameo, que es bastante similar al hebreo.  Jesús no pensó ni habló como estadounidense, pensó y habló como judío.

2. La salvación (Jesús) viene de los judíos (Juan 4:22).

La salvación no viene ni de Roma, ni de Alemania, ni de Inglaterra, ni de Ginebra, ni de París, ni de Grecia (Macedonia) … ¡no viene de ningún otro lugar, sino de los judíos!

3. Los 3 años y medio del ministerio público de Jesús tuvieron lugar en Israel (Mateo 15:24).

Jesús nunca salió de Israel durante su ministerio público. A partir de entonces, todo lo que dijo en los evangelios iba dirigido a los judíos. Repetimos: cada palabra que Jesús pronunció en los evangelios estaba dirigida a judíos, no a cristianos.

De hecho, no había aún cristianos durante el ministerio de Jesús, ¡ni uno solo!

Aunque los cristianos pueden aprender muchas cosas y beneficiarse de las enseñanzas de Jesús… entiendan … él nunca ministró a cristianos ni enseñó a cristianos.  Él habló a los judíos que estaban familiarizados con la ley del Sinaí y que aún vivían bajo esta ley. Todo lo que Jesús enseñó debe ser entendido en este contexto.

Y, sin embargo, recibimos constantemente mensajes de cristianos aterrorizados que piensan que tendrán que soportar la Tribulación debido a lo que Jesús dijo a sus compatriotas judíos: 

” Por lo tanto, cuando vean la abominación que causa la desolación, de lo cual el profeta Daniel habló, establecida en el lugar santo … los que estén en Judea huyan a las montañas” (Mateo 24:15).

Disculpa hermanito y/o hermanita, pero ¿ desde cuándo vives en Judea?

Si tú eres de Canton, de Ohio, de París, de Sevilla, de Soweto o de Katmandú, es evidente que no estás “en Judea”, y por lo tanto, la declaración hecha por Jesús no te concierne.

4. Los cristianos son de naciones no judías (llamadas “gentiles”). Estas son personas que vinieron a la fe (confianza) que salva a creer en el Mesías judío.

El primer “gentil” que se convirtió en cristiano lo hizo 7 u 8 años después de que Jesús resucitó de los muertos y ascendió al cielo (Hechos 11:26).

5. La ley del Sinaí, que incluye los 10 mandamientos y el sábado de 24 horas, se dio solo a israelitas por nacimiento (Éxodo 20:2Éxodo 20:8-10).

Se le dio solo a Israel (a las 12 tribus) unos 1,500 años antes del nacimiento de Jesús. No había un solo cristiano en ese momento. Por lo tanto, la ley del Sinaí, que incluye los 10 mandamientos y el sábado de 24 horas, nunca fue entregada a los cristianos.  Si Dios hubiera querido que todos vivieran bajo la ley del Sinaí, él habría instruido a los israelitas a “predicar la ley en todas las naciones (por lo tanto, a los gentiles)”. Pero él nunca dijo eso.

6. ¡ Ningún gentil ha vivido bajo la ley del Sinaí, nunca! Con la excepción de un número muy pequeño de personas que, por elección, se convirtieron en prosélitos hebreos. Ruth fue una de esas personas (Ruth 1:16-17).

clip_image002_thumb8La ley del Sinaí, por lo tanto, era desconocida para el 99.9% de los gentiles (Hechos 10: 44-48). 

Hasta que el evangelio fue predicado a los gentiles, todos eran paganos que adoraban a “dioses” y “diosas” falsos como Baal, Astarte, Asherah, Ishtar, Bel, Molok, Dagon, Marduk, Zeus (Júpiter), Hera, Artemisa (Diana), Atenea, Afrodita (Venus), Apolo (Sol Invictus), Hermes (Mercurio) o Dionisio (Baco), etc, etc., – vea Hechos 14:12 y Hechos 19:28.

De hecho, ningún gentil vivió bajo la ley de Sinaí antes o después de la resurrección de Jesús (Hechos 15: 5-11). Ningún caballero ha observado los 10 mandamientos. Ningún cristiano ha vivido bajo la ley de los 10 mandamientos (Hechos 15:23-29Romanos 3:27-28Gálatas 5:4).

7. La ley entró en vigor en Sinaí – sólo para los judíos – desde el primer Pentecostés (Shavuot), después del Éxodo, hasta el segundo Pentecostés (Shavuot), después de la resurrección de Jesús (Éxodo 19:1, Éxodo 11Éxodo 20:1-2 , Hechos 2:1-4).  Entonces, fue abolida por Jesús.

La única razón por la que Jesús hizo esta declaración a los judíos (no a los cristianos) acerca de arrancar el ojo derecho es porque los estaba preparando para la nueva experiencia de nacimiento y mostrándoles cuan imposible era entrar en el reino de Dios a través del cumplimiento de la ley del Sinaí (Romanos 5:20Gálatas 2:16Gálatas 3:10Gálatas 3:24-25Gálatas 5:4).

8. Los 10 mandamientos no son el cumplimiento de la ley.  El amor (Dios) es el cumplimiento de la ley (Romanos 13:9-10).

9. Jesús cumplió la Ley, siendo Dios (amor supremo) y amando más que nadie (Juan 15:13). Él no lo logró al “observar” los 10 mandamientos (Juan 5:18).

10. Después de cumplir la Ley por medio de Su perfecto y supremo Amor (Su sacrificio), Jesús abolió la Ley del Sinaí para siempre (Mateo 5:19, Romanos 3:27-28Romanos 10:42Corintios 3:13, Gálatas 3:24-25 , Efesios 2:15Colosenses 2:13-17Hebreos 10:8-9).

La reemplazó con un nuevo y mejor pacto llamado Nuevo Testamento(Jeremías 31:33-34Hechos 2: 1-4Efesios 2:11-22).

11. Desde entonces, a ningún judío o gentil que haya venido a la fe que salva en Jesús se le ha enseñado a vivir bajo la Ley del Sinaí.

A los cristianos se les enseñó específicamente, una y otra vez, a no vivir bajo la ley (Hechos 15:23-29Gálatas 3:10Gálatas 5:4Efesios 2:11-15Colosenses 2:13-17).  En contraste con la Ley del Sinaí que fue dada solamente a los judíos, el Nuevo Testamento habla a todos (Efesios 2:11-15).

m13c4f1Por eso Jesús ordenó a sus discípulos que “salgan al mundo entero y prediquen el evangelio” (Marcos 15:16). 

Y para “salir y hacer discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo” (Mateo 28:19). Dios nunca ordenó esto con respecto a la ley (la Torá).

12. La única “ley” dada a los hijos de Dios que nacen de nuevo es la del amor (Mateo 22: 36-40Romanos 13: 9-10).

El único “mandamiento” dado a los hijos de Dios que han nacido de nuevo es amar a Dios con todo nuestro corazón y amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos, porque Dios es amor (Juan 13: 34-35Juan 15:12Santiago 1:25).  No hay otro“mandamiento” para los cristianos, punto.

13. ¡La Ley del Sinaí, señores, nunca salvó a nadie, NUNCA! (Romanos 5:20 , Gálatas 2:16 Gálatas 2:21Gálatas 3:21).

14. La ley de Sinaí nunca ha justificado a nadie (Salmo 53:1 , Romanos 7: 8 , Romanos 7: 10-11 , Hebreos 7:19).

15. La ley de Sinaí era perfecta porque el que la dio es perfecto, pero no era completa; apenas era la sombra de la verdadera ley perfecta del Reino de Dios, que es el Amor, es decir, Dios mismo (Salmo 19:7Mateo 22:37-40Hebreos 7:19Hebreos 10:1Santiago 1:25).

16. Dios escogió salvar a la humanidad y ser justos por gracia mediante la fe (confianza) en Jesucristo (Génesis 15:6Efesios 2:8-9Hebreos 11:6).

La gracia de Dios (Su bondad inmerecida) que nos salva nos es otorgada por Jesús, y solo por Jesús (Juan 1:17). Jesús no vino a condenar, sino a salvar ( Juan 3: 16-17).

17. Para ser salvo eternamente, el hombre debe nacer del Espíritu y adquirir una nueva naturaleza, que es la naturaleza misma de Dios, a través de la experiencia del nuevo nacimiento (Juan 3: 5-6Romanos 8:9)Efesios 4: 301 Pedro 2:32 Pedro 1:4).

El nuevo nacimiento ocurre dentro de nosotros cuando invitamos sinceramente a Jesús a nuestros corazones, recibiéndolo como el único Dios y Salvador, depositando en Él una confianza total en Su capacidad de salvarnos por la eternidad (Juan 1:12Juan 3:16Juan 5:24).  Cuando nacemos de nuevo, somos “sellados para la salvación” con el Espíritu Santo viniendo a residir en nuestros corazones (Romanos 8:92 Corintios 1:21-22Efesios 1:13-14Efesios 4:30).

Hay otra experiencia que usualmente ocurre al mismo tiempo que el nuevo nacimiento (o después), que se llama “ser lleno con el Espíritu Santo” (Hechos 2:4Hechos 10:44; 46Efesios 5:18Judas 1:20).

Esta experiencia suele ir acompañada de una maravillosa sensación de plenitud y la capacidad de hablar idiomas desconocidos. Esta es una gran bendición, profundamente deseable, pero no necesaria para la salvación (Hechos 16:31Romanos 10:9).

18. No hay otro camino a la salvación excepto a través de Jesús (Juan 14:6Hechos 4:11-12Romanos 10:9). Y lo que nos de la gana de “pensar” (nuestra muy sabia opinión) no cambia esta verdad ni un ápice.

Sin Jesús, todos están perdidos. No importa a qué religión pertenezcas o no, o si te consideras una “buena persona” (Juan 3:18).

19. La salvación no es:

Jesús + las aguas del bautismo (Hechos 4:12)

Jesús + mi pertenencia a una denominación cristiana (sea ​​cual sea)

Jesus + buenas obras

Jesús + la observancia de la ley de Sinaí

Jesus + los 10 mandamientos

Jesus + el sabbath

Jesus + obediencia

Jesus + circuncision

Jesus + leyes dietéticas

Jesus + maría

Jesus + los “santos”

Jesus + los “sacramentos”

Jesús + el don de “hablar en lenguas”

Jesus + cualquier cosa o cualquiera

La salvación es: ¡Jesús, y solo Jesús! PUNTO!!

20. Ser una “buena persona” (según los estándares mundiales) nunca ha salvado a nadie y nunca salvará a nadie (Tito 3:5).

Hay muchas “personas buenas” que leen esto en este momento y se dirigen al infierno, a menos que se arrepientan, reciban a Jesús en sus corazones como el único Dios y Salvador, y depositen su confianza (con respecto a su salvación) solo en El.

21 . La salvación (Jesús que vive en nosotros) no puede perderse de ninguna manera, nunca:

A. Jesús (la Salvación) no se puede perder porque, para empezar, es un don que no merecemos (Romanos 6:23).

B. Jesús (la Salvación) no puede perderse porque Él nos lo ha prometido (Juan 3:16Juan 10:28-29).

C. Jesús (la Salvación) no puede perderse porque la Salvación (Jesús) es eterna.  Solo podría perderse si fuera “temporal” (Juan 3:16Juan 5:24Hebreos 7:25Hebreos 10:14).

D. Jesús (la Salvación) no se puede perder al cometer pecados porque Dios ya no cuenta los pecados de los que están en Cristo (Romanos 4:8 , 2 Corintios 5:13).

E. Jesús (la Salvación) no puede perderse al cometer pecados, ya que no solo Dios ya no cuenta su número, sino que no guarda ni registra el “recuerdo” de nuestros pecados (Salmo 103:12Isaías 1:18Jeremías 31:33) -34Hebreos 8:12).

F. Jesús (la Salvación) no puede perderse al cometer pecados porque la gracia es siempre más grande y más abundante que el pecado (Romanos 5:20).

G. Jesús (la Salvación) no se puede perder porque ya no hay ninguna condena para los que están en Cristo Jesús (Romanos 8: 1).

H. Jesús (la Salvación) no puede perderse porque Dios (Jesúses mucho más grande que todos los pecados de todos los tiempos combinados (Juan 8:28Mateo 16:16).

I. Jesús (la Salvación) no se puede perder porque nadie en el cielo, ni en la tierra ni debajo de ella, puede acusar a un hijo de Dios a quien Dios mismo ha redimido con su sangre y que ha justificado para siempre (Romanos 8: 33-34).

Estas verdades bíblicas son indiscutibles y todos, absolutamente todos los cristianos que viven en los 4 puntos cardinales de esta tierra, deben (o deberían) saber.  Sin este conocimiento de lo Alto, sin este conocimiento de la Verdad, lo único que harán es tropezar y tropezar una y otra vez por su incapacidad para entender las Escrituras (especialmente los Evangelios).

Este ABC de la fe debe enseñarse en todas las iglesias, de todas partes, en todas las casas donde se reúnan creyentes, en todas las asambleas de judíos mesiánicos, y en todas las escuelas dominicales de la tierra. 

RELACIONADOS:

Porque toda esta pléyade de falsas doctrinas, todas las confusiones y divisiones que plagan al cristianismo y al judaísmo mesiánico contemporáneo tienen su raíz y su origen en no haber entendido estas verdades bíblicas básicas.

Y por eso es que estamos como estamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.