En la ONU, la batalla por Jerusalén se libra sin tregua

Las armas de la Guerra de los Seis Días se callaron hace 52 años. Las cicatrices de una ciudad una vez dividida se han pavimentado, literalmente, con nuevas carreteras y modernos edificios de apartamentos.

La mayoría de los israelíes no saben dónde estaban las fronteras de 1948 a 1967, cuando la parte oriental de Jerusalén, incluida la Ciudad Vieja, estaba bajo control jordano.  Pero en las Naciones Unidas, la batalla diplomática por una Jerusalén unida se libra eternamente casi mensualmente, ya sea en foros de la ONU en Ginebra, en París o en la sede de la ONU en Nueva York.

Este mes de julio, el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO reafirmará, como lo hace todos los años, que la cuna histórica del judaísmo, donde se encuentran los lugares más sagrados del Monte del Templo y el Muro Occidental, no es parte del Israel soberano. Tampoco, de acuerdo con la ONU, la Ciudad Vieja o cualquier parte de Jerusalén que Israel arrebató a Jordania en la Guerra de los Seis Días de 1967.

En marzo, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU hizo una declaración similar. En diciembre, la Asamblea General de la ONU aprobó no menos de cinco resoluciones que denuncian la soberanía israelí sobre las líneas anteriores a 1967 en Jerusalén oriental.

La Biblia hebrea, uno de los libros más leídos del mundo, podría hablar de los profundos vínculos judíos con Jerusalén y el Monte del Templo. La Knesset podría haberse anexado al este de Jerusalén en 1980. Las banderas israelíes podrían sobrevolar y los israelíes podrían celebrar anualmente la unificación de la ciudad en el Día de Jerusalén. Pero estos son marcadores sin sentido para la comunidad internacional, que aún tiene que reconocer la soberanía israelí sobre la ciudad.

La mayoría de los 193 estados miembros de la ONU se solidarizan con los palestinos. Sostienen que el este de Jerusalén es “Palestina ocupada” y la capital de un futuro estado palestino. Esto incluye la Ciudad Vieja y el Monte del Templo, los lugares religiosos más sagrados del judaísmo. El Monte del Templo, con su compuesto de la mezquita al-Aqsa en lo que se conoce como el Islam al-Haram al-Sharif, es el tercer sitio más sagrado del Islam.

El gran conflicto de Jerusalem, entre Israel, y Palestina.

La Guerra de los Seis Días había transcurrido menos de un mes antes de que la Asamblea General aprobara una resolución que condenaba las acciones israelíes en Jerusalén oriental y sus intentos de incorporarla al Israel soberano.

En el registro de sitios del Patrimonio Mundial, la UNESCO enumera singularmente a Jerusalén como una ciudad sin una autoridad soberana, por lo que no aparece ni en la lista de sitios de los israelíes ni de los palestinos. Jordania lo registró como sitio de Patrimonio Mundial en 1981 para protestar por la anexión de Israel a la zona el año anterior. La propia Jordania se había anexado a la parte oriental de la ciudad en 1951, pero después de perder ese territorio a Israel en 1967, renunció a todas sus reclamaciones en 1988. El Monte del Templo / al-Haram al-Sharif está bajo la soberanía israelí, pero El Jerusalem Wakf Islámico controla el sitio.

Sin embargo, se entiende que el Reino Hachemita de Jordania tiene una relación de custodia con al-Haram al-Sharif y los santuarios sagrados musulmanes en Jerusalén, un entendimiento respaldado por el tratado de paz de 1994 entre Israel y Jordania.

EN 1949, la ONU admitió a Israel como un estado miembro sin definir sus límites territoriales. Por lo tanto, las referencias al estado de soberanía de Jerusalén de ese período a menudo se remontan a la resolución 181 de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 1947, que dividió lo que había sido el mandato de Palestina en territorios para un estado judío y árabe. Sin embargo, la Resolución 181 separó a Jerusalén en su propia entidad, señalando que: “La Ciudad de Jerusalén se establecerá como un corpus separatum bajo un régimen internacional especial y será administrada por las Naciones Unidas”.

En 1949, la Asamblea General aprobó una resolución con ese espíritu, que pedía un régimen internacional en Jerusalén. Una segunda resolución de ese año reservó dinero para prepararse para tal cambio de estado.

En los últimos 52 años, las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Jerusalén, incluida la resolución 2334 en 2016, han sostenido que Jerusalén oriental es un territorio palestino ocupado, pero posteriormente no ha aceptado que Jerusalén occidental esté bajo la soberanía israelí.

“Porque el SEÑOR ha escogido a Sion; la quiso para Su habitación” (Sal. 132:13).
“…pues ahora he escogido y consagrado esta casa para que Mi nombre esté allí para siempre, y Mis ojos y Mi corazón estarán allí todos los días” (2 Crón. 7:16).

Varias resoluciones de la ONU usan un lenguaje vago que podría aparentar negar la soberanía israelí en el oeste de Jerusalén, hablando más globalmente de la ciudad santa de Jerusalén.

Pero la cuestión del estatus es también una cuestión de historia. En ningún lugar se han desarrollado más la historia y los lazos religiosos y culturales con Jerusalén que en la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, donde la Autoridad Palestina y los estados árabes intentaron reclamar el Monte del Templo únicamente como un sitio religioso musulmán. Dos veces al año, el Comité Ejecutivo de la UNESCO aprobaría resoluciones rechazando la soberanía israelí sobre Jerusalén y, en algunos casos, sobre el Monte del Templo y el Muro Occidental. Un compromiso alcanzado en los últimos dos años ha reducido el calor en ese tema, ya que la junta ejecutiva comenzó a pasar textos neutrales, trasladando las declaraciones sobre el estado de Jerusalén a un anexo.

Justo cuando la batalla de la UNESCO se extinguió, la atención se centró en la Asamblea General, donde se han aprobado textos que se referían de manera similar al Monte del Templo únicamente como al-Haram al-Sharif desde 2015.

La reubicación por parte de Estados Unidos de su embajada de Tel Aviv a Jerusalén el año pasado podría ser como un faro de luz durante una tormenta diplomática sobre Jerusalén.

El domingo, hace cincuenta y dos años, los paracaidistas israelíes se maravillaron de que el Muro Occidental estuviera en manos de los judíos. Pero en la ONU, hay muy pocas manos con derecho a voto que estén de acuerdo en que Jerusalén debe permanecer en esas manos.

Así dice el Señor Omnipotente: Esta es Jerusalén. Yo la coloqué en medio de las naciones y de los territorios a su alrededor.  Ezequiel 5:5

Fuente: https://www.jpost.com/jerusalem/At-the-UN-the-battle-for-Jerusalem-is-eternally-waged-analysis-591425

<iframe src="https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2FPROFECIAS.ISRAEL.ANTICRISTO%2Fposts%2F1926053184168439&width=500" width="500" height="677" style="border:none;overflow:hidden" scrolling="no" frameborder="0" allowTransparency="true" allow="encrypted-media"></iframe>

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.