EL TIEMPO DEL FIN HA LLEGADO


Y a la medianoche se oyó un clamor: !!Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Mateo 25:6

¿Estamos seguros de que el arrebatamiento de la Iglesia ocurre en esta primavera? Bueno, a decir verdad, CASI SEGUROS.

Tan seguro como puede ser un hombre falible. Tan seguro como cualquiera puede ser bíblica e históricamente, considerando los límites de nuestra comprensión humana.

“Bíblicamente hablando, no vemos cómo eso podría suceder en otro momento”.

Dicho esto, Dios es soberano y no necesita nuestra aprobación ni nuestra comprensión. Él es Dios y hace lo que quiere, cuando quiere y como quiere. Si él quiere hacerlo en cualquier otro momento, lo único que podemos hacer es inclinarnos ante él y decir: “¡Padre, hágase tu voluntad!”

Lo que Dios hace está siempre de acuerdo con su Palabra escrita. Él nunca lo contradice y nunca se contradice a sí mismo. Es por esto que podemos confiar (fe) en Su Palabra escrita (para aquellos que aún no lo han hecho, lo invito a leer nuestra reflexión  “¡El” Tiempo del Fin “ha llegado!”).

Además de la evidencia bíblica e histórica que hemos presentado, solo se necesita un poco de sentido común para comprender que el comienzo de este período llamado en la Biblia “La Gran Tribulación” y el consecuente “Arrebatamiento de la Iglesia” está a pocos días.

CLAROS HECHOS: SENTIDO COMUN

1. Cuando leemos en Apocalipsis 6:10, que habla de las almas debajo del altar de Dios, es decir, los mártires que murieron por Su palabra y claman:


¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra? Apocalipsis 6:10

No podemos evitar pensar en los más de 50 millones de bebés que nunca verán la luz del día, asesinados intencionalmente por sus propias madres cada año (aproximadamente 125,000 abortos por día en el mundo) con el pretexto de que la mujer tiene derecho a hacer lo que quiera con su cuerpo (esto puede ser cierto en el de ella, pero no en el cuerpo de un bebé indefenso).  Cuando pensamos que hay un movimiento de madres asesinas que hablan sobre su aborto y dicen lo orgullosas que están de haber cometido semejante acto de odio, cobardía y egoísmo. 

No podemos dejar de pensar en los cientos de mártires de Jesús que murieron decapitados, quemados, desollados, lanzados desde alturas y acribillados por el Estado Islámico entre los años 2014 y 2018 y que confesaron a Jesús antes de ser ejecutados.

2. Armas letales sofisticadas de las superpotencias China y Rusia y Estados Unidos.

Cuando vemos la sofisticación y el alcance de las nuevas armas que están sacando (en mayor proporción que Estados Unidos) China y Rusia no solo pueden destruir ciudades, sino también países enteros en segundos, y quienes están en posesión de tales armas (por no mencionar los grupos en cuyas manos podrían caer).

3. El amor de muchos (millones) se enfrió por completo.

Cuando nos damos cuenta del odio creciente en gran parte del mundo hacia todo lo que huela o luzca a “cristiano”, todo lo que huela o luzca a “conservador”, todo lo que procure guardar la moral o cualquier cosa que sea “pro vida”.

4. La humanidad buscando a su Salvador.

Cuando estamos viendo con nuestros propios ojos una especie de fascinación y renovado interés que ha despertado la figura de Alejandro Magno entre cientos de miles de personas alrededor del mundo, pero particularmente en las zonas más próximas al imperio que forjó hace 2,350 años atrás (Europa, Asia Central y el Medio Oriente).


Cimientos de los muros de un edificio monumental que datan de la era de Alejandro Magno, enterrados y olvidados durante siglos, en la ciudad egipcia nombrada en su honor.

Las nuevas teorías surgidas recientemente respecto de su muerte, los nuevos estudios y descubrimientos, la evidente realidad de que su cuerpo no ha sido encontrado por el accionar humano (ni lo será) y los afanados intentos de arqueólogos por precisar la ubicación de su tumba dejan mucho que pensar sobre lo que dice la Biblia al respecto.

5. Imágenes que están cobrando vida.

Cuando aprendemos qué tan rápido se está desarrollando la inteligencia artificial (los chinos tienen ya a un presentador de televisión que anuncia las noticias como un humano, se ve como un humano, pero no lo es), y hasta imparte instrucciones.

Imaginen lo que será un ejército de humanoides equipado con inteligencia artificial y capaz de atacar con precisión con varias armas (ya existen prototipos de robots asesinos:

Y si “caen en combate”, ¡qué importa! Después de todo, no son verdaderos humanos.

6. Apostando a ser dioses.

Cuando escuchamos lo que está sucediendo en la ingeniería genética, ahora podemos “manipular” el genoma humano para “elegir” ciertas características físicas del niño por nacer. El científico chino que recientemente manipuló los genes de bebés desapareció al principio. Más tarde se dijo que se arriesgó a la pena de muerte. Según la información más reciente, ahora estaría bajo la protección del gobierno chino. Por supuesto, China no permitirá que nadie le eche la mano.

Pues claro!! China ya tiene la mayor población del mundo. ¡Imagínese si todos sus ejércitos estuvieran entre 2,5 my 3 m! ¡Esto nos llevaría al tiempo de Génesis capítulo 6, Deuteronomio 2:11-20 y Samuel 17:4.

Teniendo en cuenta estos pocos ejemplos, no es necesario ser un genio para convencerse de que está cerca la intervención directa y palpable de Dios en los asuntos humanos … antes de que destruyamos a los demás, al planeta y a nosotros mismos.

¡Aquí es donde estamos hoy y hacia dónde nos dirigimos si Dios no interviene rápidamente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.