Guerra entre guerras: la batalla de Israel contra el eje iraní-chiíta.

Las líneas rojas de Israel en el Líbano y Siria.  

La “Guerra entre guerras” es un esfuerzo militar y de inteligencia israelí en curso para interrumpir la acumulación de fuerza del eje iraní-chií en todo el Medio Oriente.

.
Soldados israelíes en la región norteña de Mount Dov después de que una patrulla de las Fuerzas de Defensa de Israel fue atacada por los agentes terroristas de Hezbollah. El ataque de Hezbollah mató a dos soldados israelíes e hirió a otros siete, 28 de enero de 2018. Crédito: Basal Awidat / Flash90.

La campaña militar de bajo perfil de Israel contra el eje iraní-chiíta en Siria continúa, a pesar de los cambios en el entorno geoestratégico.

Pero el uso del poder aéreo israelí para interrumpir la acumulación de fuerzas enemigas aún tiene que cruzar hacia el Líbano. Es posible que esto pueda representar uno de los escenarios de escalación regional más importantes en un futuro próximo.

Esta llamada “Guerra entre guerras” es un esfuerzo militar y de inteligencia israelí en curso para interrumpir la acumulación de fuerzas del eje iraní-chií en todo el Medio Oriente. Esta campaña, que se ha convertido en una completa doctrina de activación de la fuerza, ha visto al establecimiento de defensa israelí emplear un enfoque que diferencia a Siria y el Líbano.

En Siria, Israel lanza frecuentes ataques aéreos impulsados ​​por la inteligencia dirigidos a los emplazamientos militares iraníes. Los ataques también destruyen las transferencias de armas iraníes que usan a Siria como zona de tránsito en su camino hacia las bases de Hezbollah en el Líbano.

El alcance de la campaña preventiva de ataques aéreos de Israel en Siria es enorme, como lo describió recientemente el ex Jefe de Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel, teniente general. Gadi Eizenkot. Eizenkot le dijo a The New York Times que los aviones israelíes habían disparado 2,000 municiones aire-tierra contra objetivos en Siria solo en 2018.

Esto ha interrumpido claramente los planes de Irán para construir un ejército chiíta en Siria bajo su mando, compuesto por 100,000 miembros de milicias. Irán también planeaba construir fábricas de misiles, sitios de lanzamiento, instalaciones de almacenamiento de armas y una red de posiciones de ataque transfronterizas a lo largo de la frontera de Siria con Israel.

El ataque aéreo israelí del 12 de enero en el aeropuerto internacional de Damasco, aparentemente dirigido a un depósito que alberga cohetes Fajr 5 de fabricación iraní y otros proyectiles, es la última indicación de la determinación de Jerusalén de imponer sus líneas rojas en Siria contra el atrincheramiento de un eje radical chiíta.   Los comentaristas han elogiado la “Guerra entre guerras”, afirmando que no puede resistir la presión rusa y el creciente riesgo de conflicto con un estado sirio reconstituyente. Están subestimando la resolución israelí.


Irán se prepara para recrudecer su respuesta a los ataques israelíes contra sus instalaciones militares en Siria. El secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní, contraalmirante Ali Shamkhani, aseveró que “los misiles de precisión en manos de la resistencia en Gaza y el Líbano están dispuestos para convertir toda acción estúpida posible en un infierno de fuego”.

El alto mando militar y el gabinete de Israel están totalmente comprometidos con el objetivo de negar a Irán un punto de apoyo militar en Siria. De acuerdo con la lógica de ese objetivo, el costo a largo plazo de permitirle a Irán la oportunidad de construir un segundo frente de guerra en la frontera de Israel junto con la base de ataque iraní en el Líbano sería mayor que cualquier consecuencia de las huelgas de “Guerra entre guerras” .

En el Líbano, sin embargo, Israel emplea un enfoque muy diferente. Hezbolá, el principal representante de Irán en la región, disfruta del monopolio del poder político y militar allí, con la ayuda de la Fuerza Quds de Irán. El eje Hezbollah-Irán ha importado unos 130,000 proyectiles al Líbano, convirtiendo al país en una gran base de lanzamiento de cohetes dirigida a Israel. Esto representa un salto exponencial en comparación con los 10,000 cohetes que estaban en el arsenal de Hezbollah en la víspera de la Segunda Guerra del Líbano en 2006.

La mayoría de los proyectiles en el inventario de Hezbollah no están guiados, e Irán ha hecho un nuevo impulso en los últimos meses para entregar sistemas de orientación al grupo. Esto permitiría a Hezbollah convertir algunos de sus proyectiles en misiles guiados de precisión, que podrían usarse para amenazar estratégicamente a objetivos israelíes vitales como aeropuertos, puertos marítimos, centrales eléctricas, bases militares y edificios de alto perfil.

La determinación de Israel de impedir que Hezbolá mejore su potencia de fuego de esta manera se vio expresada el 17 de septiembre, cuando los aviones de combate israelíes atacaron un envío iraní de componentes de kit de guía cerca de Latakia, en la costa de Siria. Ese ataque provocó un masivo fuego antiaéreo sirio, derribando un avión de inteligencia ruso y matando a 15 miembros de la tripulación. El incidente provocó una gran crisis ruso-israelí que aún no se ha resuelto.

Los iraníes parecían entonces cambiar de táctica, volando componentes de guía en vuelos de carga directamente al Aeropuerto Internacional Rafic Hariri de Beirut.

A fines de septiembre del año pasado, el Primer Ministro israelí Netanyahu y la Unidad de Portavoces de las FDI expusieron la existencia de múltiples sitios subterráneos para la conversión de cohetes no guiados en misiles de precisión. Uno de los sitios era adyacente al aeropuerto.

“Los miembros principales de Hezbollah tomaron la decisión deliberada de cambiar el centro de gravedad del proyecto de misiles de precisión, en el que han estado trabajando durante un tiempo, al área civil en el corazón de Beirut”, declaró el IDF el 27 de septiembre.

La disuasión mutua permanece vigente.  Tres meses después de estas advertencias, Netanyahu dijo a fines de diciembre de 2018 que Hezbolá había cerrado estos centros de conversión, y agregó que la organización tiene “a lo sumo, unas docenas de misiles guiados de precisión”  en este momento. 

2019-02-06 (1)Netanyahu dijo que las fuerzas de seguridad de Israel han impedido que Hezbolá posea miles de misiles.

Estos desarrollos ilustran el hecho de que, a diferencia de Siria, Israel es muy reacio a emplear el poder aéreo en el Líbano para imponer sus líneas rojas, y prefiere confiar en los mensajes y la disuasión a través de discursos y medios de comunicación, así como a través de posibles actividades presuntas que son más discretas que el poder aéreo.

Esta es una indicación de que la disuasión mutua entre Israel y Hezbolá sigue vigente. Un acuerdo no escrito entre Israel y Hezbollah comenzó a cristalizarse en 2014, luego de que Israel supuestamente golpeó un convoy de armas de Hezbollah en la frontera entre Siria y el Líbano y Hezbollah lanzó bombas en la frontera dirigidas a un convoy de las FDI que viajaba en Har Dov, causando daños pero sin lesiones.

Tras el incidente, Nasrallah dijo en una entrevista que los ataques israelíes en el Líbano o cerca de él provocaban rápidas represalias, dando a entender que este no era el caso con respecto a las ataques en Siria.  Esta comprensión silenciosa se volvería irrelevante si el Líbano se convierte en el sitio de operaciones de conversión de misiles de precisión. Las múltiples advertencias de Israel a Nasrallah y sus partidarios iraníes han entregado ese mensaje.

Hezbollah, por su parte, sintió la necesidad de reponer su propia disuasión contra Israel al lanzar un video a principios de diciembre con imágenes satelitales de Google Earth y coordenadas de objetivos sensibles en todo Israel, amenazando con atacarlas. El video incluyó un fragmento de un discurso de Nasrallah en el que advirtió que su organización “responderá” si Israel golpea objetivos en el Líbano.  La capacidad de Israel y Hezbollah de desactivar aparentemente la “crisis de misiles [de precisión] del Líbano” de 2018 sin ir a la guerra no es garantía de que repitan tal reducción de nivel este año.

Parece seguro asumir que el recién nombrado Jefe de Estado Mayor de las FDI, el teniente general Aviv Kochavi, que ha supervisado la acumulación de fuerzas de Hezbollah como jefe del Comando del Norte y como comandante de la Inteligencia Militar, continuará ocupado con este tema durante su mandato.

Por ahora, Israel ha podido imponer sus líneas rojas en la producción de misiles de precisión en el Líbano mediante el uso de la disuasión y los mensajes. No está claro si esas mismas tácticas serán efectivas la próxima vez que el eje iraní intente establecer fábricas de misiles de precisión en suelo libanés.

Fuente: https://www.jns.org/israels-red-lines-in-lebanon-and-syria/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.