El Misterio del 666

En escatología existe un tema que mantiene locos al establecimiento de profecía: es el número 666. Durante años y años, han intentado patéticamente adivinar la identidad del Anticristo en base a este número, y se dan a la tarea de sumar el valor numérico de las letras que forman su nombre o título. Por ejemplo, se han inventado erróneamente que, como la tiara o corona papal de oro contiene insertas las palabras “VICARIUS FILLI DEI”, cuyo valor numérico en latín suma efectivamente 666, entonces, que va, no hay duda! El anticristo debe ser el Papa.

Luego otro desfile de ignorantes hizo circular un cálculo similar con el valor numérico de las letras latinas en el escudo de armas del príncipe Carlos de Inglaterra. Asimismo, hace varias décadas, a otro idiota se le ocurrió la teoría de que el ex-presidente Ronald Wilson Reagan era el Anticristo, porque cada uno de sus nombres contiene 6 letras. ¡HOMBRE!

Hay incluso un sitio de Internet que contiene los nombres de todas las personas famosas, cuyas letras suman 666. La última vez que entré a ese sitio había más de 300 nominados. TODO lo que hacen es adivinar y especular. Ellos NO SABEN NADA. Son puras conjeturas. El que de verdad SABE, no necesita adivinar. El que adivina, es porque NO SABE. Así que, ¿dónde cariños está la supuesta maestría de estos señores? No sólo este tipo de “adivinanzas pueriles” está por debajo de la dignidad y la integridad de cualquier serio estudioso de la Biblia, además de rayar en una supina estupidez sino que es completamente antibíblica.

En ninguna parte de la Biblia se nos enseña o sugiere que se aplicar la operación aritmética de suma para calcular el valor numérico de las letras que corresponden el nombre de ningún hombre del cual se sospeche pueda ser el anticristo. En ninguna parte la Biblia dice que 666 representa el “valor numérico” de las letras, en el nombre de este individuo. Eso es PURO INVENTO. Los presuntos expertos en profecía han inventado totalmente esta mentira que, como todo lo demás que han inventado, a través de años han terminado por creer. Los mentirosos siempre caen en sus propias mentiras. Está claro, entonces, el porqué del llamado de atención bíblico en ese pasaje: “ESTO ES para la mente que “tenga” SABIDURÍA”. El que tenga entendimiento, cuente el número DE LA BESTIA, PORQUE ES EL NÚMERO DE HOMBRE. Y su número es 666”.

depositphotos_3706799-stockafbeelding-666-getal-van-het-beestLa palabra en griego para “cuente” en ese pasaje es “psephizo”. Y “psephizo” significa “tomar pequeñas piedras”. La palabra griega para “número” es “arithmos”. Y “arithmos” literalmente significa “UN NÚMERO QUE SE LEVANTA o se EXHIBE” a medida que es contado, acción similar al conteo de votos en una elección.

Es una derivación del verbo en griego koiné “airo”, que significa “levantar”. Entonces, lo pertinente, en lugar de lo que erróneamente se ha enseñado y se ha creído, que CONTAR significa en sentido lato “SUMAR”, CONTAR en realidad significa LEVANTAR el número: SEIS, la primera vez, SEIS, la segunda vez y SEIS, la tercera vez, igual que lo haríamos si estuviéramos a orillas de un río y levantáramos piedrilla por piedrilla, haciendo un total de 3 veces. El único lugar en la Biblia donde se menciona 666 en relación al Anticristo es Apocalipsis 13:18. Nos DICE claramente, que seis es “el número del hombre”. Esto se basa en que el hombre fue CREADO EL DIA SEXTO (6) (Génesis 1:27,31). Al igual que el siete es el número de perfección porque Dios acabó su creación en el día SÉPTIMO (7) (Génesis 2:2).

Por lo tanto, 666 representa el número de veces que la semilla de Satanás se habría de manifestar en la tierra COMO UN HOMBRE. Él habría de encarnarse en un cuerpo humano y aparecer en la tierra, como un hombre, un total de tres veces. Por lo tanto significa 6 (vez primera), 6 (segunda vez) y 6 (tercera vez). Por lo tanto, es 666. Apocalipsis 17:8 DICE que el Anticristo es uno que ERA (ya vivió), Y NO ES (está muerto hoy, no existe), y ASCENDERÁ (saldrá) del pozo del abismo”, reapareciendo resucitado de los muertos, como un milagro portentoso pero engañoso (falso) permitido por Dios. Este sujeto, poseído por Satanás, y en quien mora el ESPÍRITU DEL ANTICRISTO, ya ha APARECIDO en el planeta COMO HOMBRE DOS VECES (66) a lo largo de la historia, pero bajo distintas personalidades humanas.

Es un ESPÍRITU, pero se ha encarnado dos veces ya, a través de dos hombres (66), en distintas fases o tiempos de la historia mundial y que ambos propiciaron, lideraron y llevaron adelante una revolución mundial de globalización para ser del mundo UNO SOLO, a través de la mezcla de razas, costumbres y culturas, a fin de que el mundo fuera UNO SOLO, gobernado y liderado por UN HOMBRE (6), en vez de DIOS (7). APARECERA EN LA TIERRA, POR TERCERA Y ÚLTIMA VEZ (TERCER Y ÚLTIMO 6), como EL TERRIBLE e INFAME ANTICRISTO resucitado de LOS MUERTOS. Por lo tanto, “CUENTE” no indica que debamos sumar nada. Se supone que LEVANTEMOS EL NÚMERO 6 TRES VECES, COMO SI CONTARAMOS PIEDRAS recogidas del suelo. Entonces, lo que realmente debe hacer quien estudie la profecía bíblica, y quien lea detenidamente este capítulo escatológico lo que debe hacer es “LEVANTA UN 6”, luego “OTRO 6”, y de nuevo “EL ULTIMO 6”. No sumes nada.

0001-killing-lionEn toda la historia, sólo dos encarnaciones (6-6) han cumplido históricamente esta descripción a la perfección en cada detalle, sin obviar un solo requisito:

Nimrod bar Cus y Alejandro el Grande o Alejandro Magno. De los dos, el segundo, cumple asombrosamente y a cabalidad con la descripción bíblica que plasmaron en sus libros Daniel y Juan, concerniente al Anticristo por venir. Esa encarnación es la de Alejandro el Grande (Alejandro Magno).

¿Porqué Alejandro?  En apocalipsis 13:2, Juan describe a la bestia como “un leopardo”. El profeta Daniel 7:6 describió a Alejandro como “un leopardo”. Apocalipsis 13:2 nos dice que dicha bestia semejante a un leopardo tiene pies como de oso y boca como boca de león, pero la bestia misma es “como un leopardo”. La descripción es tomada, literalmente, de la referencia de Daniel a Alejandro. Ninguna otra persona en la Biblia, es llamada un leopardo, o es tan siquiera asociada con un leopardo. Esta descripción se aplica solamente a Alejandro. Por tanto, es Alejandro Magno y no el que se me ocurra, o el que yo quiero que sea, aquel a quien Dios señala en las sagradas escrituras como el terrible y satánico Hijo de Satanás, a quien él le dará su poder y grande autoridad para reinar por los últimos 42 meses de esta dispensación humana, o sea 3 ½ años, igual que los 3 ½ años del ministerio de Jesús en la tierra.

El Anticristo posiblemente habrá de presentar o someter al escrutinio de la humanidad irredenta presa a ser engañada, un caso convincente sobre sí mismo, que coincidirá con el Jesús histórico, punto por punto:

el-mosaico-de-issos_7e7969ddJesús es la semilla de la mujer y el Alejandro la semilla de Satanás (Gen. 3:15).

Ambos se destacaron en la oratoria.

Ambos fueron elogiados por su sabiduría e ingenio.

Ambos hicieron o harán milagros, señales y prodigios.

Ambos tuvieron y tendrán 3½ años para realizar su obra en la tierra.

Ambos demostraron y demostrarán gran valentía.

Ambos son capaces de movilizar a sus seguidores a lograr más de lo normal.

Ambos hicieron peregrinación a Egipto. Ambos son históricamente famosos y mundialmente admirados.

Tanto el uno como el otro cambiaron la historia, desde una perspectiva diferente.

Ambos reclamaron y posiblemente reclamarán concepción divina.

Ambos tuvieron padrastros terrenales y mortales en su primera venida, José el carpintero y el Rey Filipo.

Ambos fueron acusados de ser hijos ilegítimos.

Ambos murieron a los 33 años.

Ambos tendrán una Segunda Venida.

Ambos aparecieron primero como hombres naturales, pero regresarán como hombres sobrenaturales, etc.

Ambos serán la encarnación de la plenitud de sus respectivos padres, Dios y Satanás.

Ambos harán las “obras” de sus respectivos padres. Ambos tienen gran autoridad.

Ambos dicen y dirán ser cada uno “Hijo de Dios”.

Ambos, en sus respectivas épocas, fueron adorados como Dios.

Ambos recibieron culto y adoración durante sus vidas, y después de su desaparición.

Ambos son representados en numerosas estatuas y pinturas.

Ambos son reyes.

Ambos buscan las almas de los hombres.

Ambos “sellan” a sus seguidores.

Ambos tienen cicatrices de heridas infligidas.

Ambos aborrecen a Roma, aunque por motivaciones y razones distintas.

En ambos, sus cadáveres NO se descompusieron.

Ambos tienen tumbas vacías.

Ambos serán resucitados de entre los muertos.

Ambos gobernarán al mundo.

2018-14-07-16-29-30

Pero, a diferencia de Jesús, quien utilizó medios pacíficos, el mero poder de su Palabra y su Espíritu, para difundir su mensaje, este hombre poseerá gran poder y habilidades militares. Así que, cuando este hombre reaparezca resucitado de entre los muertos, el mundo quedará tan fascinado, boquiabierto y sorprendido, al igual que tan contento y emocionado de que al fin puedan desafiar al Salvador, que este el hijo de Satanás ganará su lealtad sin mucho esfuerzo. El carisma y espectacular atracción de su enigmática e histórica personalidad atraerá como imán a millones de seres humanos que se volcarán a él y le jurarán lealtad.

«Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos». Lucas 4:5-7

Video explicativo:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s