Aquellos mensajeros veloces

En un mensaje publicado con precedencia establecimos que el “ay” en Isaías 18 está dirigido principalmente a Siria. La destrucción de Damasco, predicha hace unos 2.800 años en el capítulo 17 de Isaías, nunca ha tenido lugar; por lo tanto, su cumplimiento está muy retrasado.

Isaías 18:2 dice acerca de Siria:

“El que envía por el mar, y en naves de juncos, envía sus mensajeros a través del mar! ¡Vayan, mensajeros veloces, surcando los cielos, a esa gente de gran estatura y de brillante piel! ¡Vayan al pueblo siempre temible! ¡Vayan a esa gente fuerte y atropelladora, cuya tierra es surcada por los ríos!”

¿”Naves de juncos”? ¿De qué cosa semejante a naves de juncos estaba hablando Isaías?

Teniendo en cuenta que el profeta escribió su profecía hace unos 2.750 años, debemos preguntarnos “¿Qué estaba tratando de describir?” “¿Qué pueden resultar ser esos juncos”?

Hemos pegado algunas fotos a continuación. Se parecen mucho, de acuerdo a la visión de Juan en Apocalipsis 9 y a lo que él seguramente conocía y asimilaba mentalmente usando figuras y cosas conocidas de su tiempo (2 mil años atrás), con los misiles lanzados (ver el mensaje del cual este es su secuencia: “El clásico invento de los 200 millones de chinos”).

Recuerda que Juan vivió en el siglo primero de la Era Cristiana.  En su visión o éxtasis del año 96-97 A.D., en la Isla de Patmos, él vio nuestro tiempo por adelantado.  Pero él nunca vio una computadora, misiles ni plataformas de lanzamiento.  Hizo lo mejor que pudo, equiparando las figuras e imágenes vistas en su visión con cosas que él conocía y con las cuales estaba familiarizado en su tiempo, para describir armas y tecnología modernas, pero siempre con el lenguaje y formas de su época.

Esto es precisamente lo que ocurre en Apocalipsis 9:13, bajo la sexta trompeta:                                    

Ciertos “mensajeros” se sueltan, lo que termina destruyendo UNA TERCERA PARTE DE LA HUMANIDAD de aquel momento.

En Apocalipsis 9: 13-19, obtenemos dos detalles adicionales muy importantes:

Los mensajeros están ubicados en el área del Éufrates [v. 14]. Los mensajeros no son ángeles, son ARMAS [verso 16].  La palabra “ángeles” angelos en el Griego koiné en ese versículo, significa “mensajero”.  Se ha especulado erróneamente que se trata de ángeles malignos ya que se dice que están atados. Pero la escritura enseña claramente que todos los ángeles caídos (malos), excepto Satanás; están todos sujetos a prisiones de oscuridad aguardando su juicio (Judas 1:6).  Los ángeles al servicio de Dios (los que no pecaron) están todos en libertad.

Entonces, no es un secreto para nadie, que según informes de inteligencia comprobados, el Iraq (tierra de Sinar, Babilonia) gobernado por Saddam tenía armas de destrucción masiva. El solo utilizó armas químicas y biológicas contra los kurdos iraquíes ANTES de la invasión estadounidense.

Sin embargo, cuando comenzó el ataque estadounidense contra Irak (2003), esas armas desaparecieron misteriosamente.  Las tropas estadounidenses las buscaron por todas partes hasta el cansancio, pero regresaron sin nada.  Toda esta información jamás la escucharás en ninguna de las redes principales, pero hay evidencia, e Israel lo sabe, de que fueron transportadas a Siria.

El Éufrates TAMBIÉN CORRE A TRAVÉS DE SIRIA.

En Isaías 18:2 tenemos una clara profecía de que Siria lanzará tales “mensajeros” (misiles pre-programados), durante el período que viene, el período de la gran tribulación.

En los versículos 5 y 6 se nos dice que causarán una destrucción generalizada:

“Pero antes que lancen el ataque y mientras estén madurando sus planes como uvas, él los cortará como con podadora. Podará los zarcillos que se extienden.  Su poderoso ejército quedará muerto en el campo para que lo devoren las aves del monte y las fieras salvajes. Los buitres andarán desgarrando cadáveres todo el verano y las fieras roerán huesos todo el invierno”.

Siria será el agresor. Su capital, Damasco, será destruida completamente en represalia.

Pero para que no empieces a pensar que estamos dejando volar demasiado nuestra imaginación, pues HAY UNA TERCERA PROFECÍA MUY SIMILAR Y MUY MUY SUGESTIVA en Zacarías 5: 1-11 que describe “la maldición que se extiende sobre la faz de toda la tierra” matando a MUCHAS personas como un “vuelo”  “rollo” o “Megilah”, que también se asemeja muchísimo a la forma de los modernos misiles. (Ver fotos abajo).

Alcé otra vez la vista, ¡y vi ante mí un rollo que volaba!  El ángel me preguntó: «¿Qué es lo que ves?» Y yo respondí: «Veo un rollo que vuela, como de diez metros de largo por cinco de ancho».

 Entonces el ángel me dijo: «Esta es la maldición que caerá sobre todo el país. Según lo escrito en el rollo, alcanzará tanto al ladrón como al perjuro.  Así que he desencadenado esta maldición para que entre en la casa del ladrón y en la del que jura en falso por mi nombre. Se alojará dentro de su casa y la consumirá, junto con todas sus vigas y sus piedras, afirma el Señor Todopoderoso».


Zacarías 5:1-4 (NVI)

Sabemos que esto es evidentemente simbólico, ya que las meguilas NO VUELAN.  Pero, que gran coincidencia, que en el contexto de estos versículos de Zacarías 5:1-11 se vincula también este “porta-rollo volador”, el cual trae una maldición sobre TODA la tierra con la tierra de Sinar (versículo 11), que se refiere, una vez más, al área del Éufrates en Siria y a la tierra de la antigua Babilonia.

La única pregunta que queda es:

¿Quién es la nación descrita como “de gran estatura y de brillante piel”, “al pueblo siempre temible”; la nación de gente fuerte y atropelladora, cuya tierra es surcada por ríos”, a los que se envían algunos de estos” mensajeros”?

Seguro suena como los Estados Unidos.

No hay duda alguna de que, para cuando el Anticristo empiece su reino en el mundo (o en lo que haya quedado de él), no solo los Estados Unidos sino las grandes superpotencias que existen hoy (Rusia y China), habrán de ser, no totalmente destruidas, pero sí gravemente diezmadas.

Esto, a su vez, creará un vacío de poder que el anticristo resucitado llenará con entusiasmo.

Apocalipsis 9:18 establece claramente que cuando se lancen estos “mensajeros” pre-programados – desata a los 4 mensajeros (juncos, portamensajes, rollos o meguilas) que están asentados a orillas del Eufrates para la hora, día, mes y año (ya están programados) matarán a la TERCERA PARTE DE LA POBLACIÓN DEL MUNDO.  Obvio, se trataría de la tercera parte de la población del mundo que haya quedado luego de la desaparición global de la iglesia (el cuerpo de Cristo), y de la población mundial que haya quedado luego de las catástrofes globales de las 5 primeras trompetas y el primer ay.

La población de los EE.UU., actualmente alrededor de 300 millones, que para entonces se habrá reducido drásticamente debido a la desaparición de millones de creyentes nacidos de nuevo, 300 millones ni siquiera se acerca a un tercio de la población mundial.

Entonces, claramente, estos “mensajeros” tendrían que infligir DAÑOS MUY GRAVES en China e India, que en conjunto representan aproximadamente el 40% [casi la MITAD] de la población mundial, así como también en Rusia.

No hay duda de que Estados Unidos, como resultado del viaje de estos mensajeros voladores (muy semejantes a porta-pergaminos antiguos), sufrirá daños gravísimos, y que a raíz de ello, dejará de ser una superpotencia, que desde el punto de vista político y militar no podrá hacer absolutamente nada, y que será tomada y gobernada por el Anticristo, al igual que el resto del mundo que haya quedado o sobrevivido a estos juicios globales [Apocalipsis 13:7].

ARTICULO RELACIONADO:

No obstante, como nación apenas sobrevivirá, al igual que las otras superpotencias. En Isaías 18:7 leemos que esta nación (Estados Unidos) traerá regalos al Señor, al Monte Sión, durante el Milenio.

Bendito sea el Nombre de Jesús, por siempre!!!